Nat Simons, tras su triunfal disco Lights, cantado en inglés y producido por todo un Gary Louris de The Jayhawks, ha decidido pasarse al castellano y realizar una transformación totalmente glam en Felina.

Hagamos un ejercicio de bella nostalgia. ¿Os acordáis cuando de adolescentes acudíais a un disco, y os daba más que música? Seguíais cada vídeo que lanzaba el artista, cada single, investigabais sobre el por qué de ciertos símbolos visuales en la portada. Devorabais los créditos. Dejemos el pasado y fijemos el reloj en el presente.

Nat Simons se ha transformado en Felina. Aúna en su nuevo disco rock alternativo, electrónica y todos esos elementos que parecían haberse perdido en algún lugar de los noventa. Los reactualiza, los hace vigentes, y nos da ese factor de duda en cuanto al personaje que conjura esas letras llenas de arcanos, obscuridades y redención. Porque al final y al cabo, los grandes discos suelen ser viajes que transitamos varias veces para apegarnos a ellos, y Felina cumple esa acometida.

La entrevista, realizada por Skype, me hace confundirme más. Visto los vídeos ‘Televisión’ y ‘Finale’, no sabía qué esperar. ¿Una persona rara o extraña? ¿La cantante de sus dos primeros discos, de raíces americanas en inglés? Terminamos hablando más de una hora. Nat Simons demuestra que maneja los códigos de esta reinvención. Me encuentro con la persona, pero con muchas ganas de ver un concierto para que saque Felina, ese alter ego glam y lleno de sombras, que se ha inventado. A veces habla de Felina como cuando Vincent Furnier hablar de Alice Cooper, como una proyección, una tercera persona. En otras habla como el personaje fuera tan atractivo, que pudiera devorarla. Bienvenidos a la nueva era de Nat Simons.

Ahora que te has pasado al español,  no tienes miedo de que las letras autobiográficas, el público se entere de lo que dices.
NAT SIMONS “Bueno, es curioso porque eso me pasaba antes. Pero el espíritu de Felina es todo lo contrario al miedo, es ir a la yugular y sin pensar en las consecuencias. Es ser directa. Cambié mucho, pasé un año muy jodido, lo pasé muy mal. Fue como un renacer. Toda la rabia que tenía contenida, toda la tristeza salió en forma de canciones. No me gusta la palabra catarsis porque la usan mucho, está muy manida pero realmente fue catártico. Y es curioso porque la mayoría de estas letras, el noventa por ciento, son autobiográficas. Aunque tienen parte de ficción, pero la ficción también tiene parte de realidad. Ya te contaré, porque va más allá del disco, la historia de Felina. Además me gusta mucho que la gente dude dónde empieza Felina y dónde acaba. A partir del disco nació el relato. Una mezcla de ambas cosas. Realidad y ficción”.

«Realmente creo que ese es el espíritu de Felina, esa dualidad. La luz y la sombra. La euforia y el estar totalmente abatido» NAT SIMONS

En Facebook escribiste un relato donde contabas si tú encontraste a Felina o si ella te encontró… explícaselo a los lectores.
“El título de Felina vino a mí. Después de esa época que te conté, me empezaron a pasar una serie de cosas, como señales. Como si el título estuviera predestinado. Como si el título tuviera que ser ese. Como si la vida misma me lo fuera diciendo, por ejemplo el cartel de Cat People. La cuestión es que quería escribir una canción sobre un personaje. Me he inspirado mucho en Marc Bolan, en todos esos personajes del glam. Pero también me he inspirado de la gira, en los excesos del rock and roll. Una cosa real y un poco ficcionada. Y así es como nació el tema de ‘Finale’. Y aquí es donde nace este personaje de ficción. No tenía nombre, pero de repente empezaron a pasarme cosas y señales que me indicaban que ese nombre era Felina. Pero va más allá. La cosa es que una vez que escribo este tema me empiezo a dar cuenta que ese personaje se trata de mí. Estoy escribiendo sobre mí misma sin darme cuenta. Te lo digo porque atravesé una época de depresión, pero también de euforia de subirme a un escenario. Empecé a tener una dualidad. Todo esto me inspiró a escribir un relato de esa dualidad. He contado cosas reales pero las he mezclado con un poco de ficción. Tiene una línea muy fina, la realidad con la ficción se mezcla de una forma muy natural. Ha pasado de ser una canción a ser todo un relato. Esto ha hecho que el disco sea conceptual y que haya traspasado a lo transmedia. Hice un relato y luego hice un cómic, que eso aún no lo he contado. Te lo estoy contando a ti (risas)«.

Muchas gracias.
“Y todo esto ha sido gracias a que tuve un momento de parón en el 2020 y me he dado tiempo para pensar y reflexionar más sobre los temas. Sobre todo lo que he vivido, que fue una experiencia muy fuerte. Eso me ha ayudado a seguir escribiendo”.

Y has llegado a tener miedo de que Felina en el futuro te capture como personaje. Como les ha pasado a tantos, a Bowie, a Bolan…
“Sinceramente me da un poco de miedo. Con el miedo de la enfermedad mental, en el sentido de que me voy a creer que soy Felina realmente. Intento mantenerme con eso muy realista. Al final intentaré acabar con el personaje como hizo Bowie en un momento, de una manera poética”.

Claro, a Ziggy Stardust lo mató en un concierto…
“De momento Felina no ha muerto y de hecho en el cómic sale victoriosa. Me gustaría que hubiera una segunda parte y que siguiera. No me gusta que las cosas queden así. Ya que he creado un relato y algo tan conceptual, me gustaría que haya algo en el siguiente disco. Eso me estimula muchísimo”.

En tus dos primeros vídeos se ve mucha oscuridad, los que iban a ser cinco contando una historia del final al principio y por desgracia no se ha podido desarrollar al completo. Lo digo en cuanto a que en uno te corrompes como Fausto por el Diablo y en el otro se ve mucho de esa dualidad que comentas. Has pasado de un disco como Lights a la oscuridad.
“Sí, totalmente. De hecho, también reflejan un poco esa época en la que escribí. Y el director, que ya había trabajado con Igor Paskual, es un tío al que también le gusta mucho la oscuridad. Y cuando le conté todo el relato, al final es un poco la visión de él del mismo. Desde el primer disco Home On High, siempre tuve muy presente en todo lo visual y en todo lo fotográfico a David Lynch. Incluso la música más de carretera. A mí me encanta David Lynch. Y cada vez que hago algo cinematográfico, le cito. Y da la casualidad que a este hombre también le gusta mucho David Lynch. Entonces en ese sentido sí que se llegó a lo más oscuro. Y es lo que yo le decía, y al final no se acaba haciendo,  ‘Vayamos de lo más oscuro a la luz’. O sea, vamos a ir de ‘Televisión’, que es más tenebroso, a lo más dorado, al glam. Que el final sea una explosión de color. No pudo pasar porque pasaron una serie de cosas ajenas a mí. Fue una mierda porque iba a ser una cosa muy bonita, una especie de serie, más transmedia.  Pero al final las cosas son más complicadas, sobre todo cuando hay una pandemia. A las personas les salen otros trabajos y ya no les interesa, porque es más artístico y hay que mojarse más. Fue una pena. Pero de todas maneras, yo creo que al final he tenido mucha suerte en encontrar a otro artista, que es el me ha hecho las fotos del disco y que ha entendido muy bien lo que yo quería. Ha reflejado muy bien lo que es la imagen de Felina, que es mucho más plástica. Me gusta mucho el cine de terror y psicológico, pero también quería una imagen de Felina mucho más plástica. Como se ve en las fotos, es oscura pero también es glam”.

Hablando de David Lynch, yo creo que Felina podría ser un personaje de Corazón Salvaje, donde parece que todo va hacia el horror pero al final se salva…
“Sí, Felina podría ser eso. Empieza en la oscuridad y acaba en la luz. Sale victoriosa, ha sido un poco como mi experiencia personal. Tiene mucho de Lynch. Este disco, aunque no tenga ya ese rollo de carreteras que he abandonado, tiene en común con Lynch ese lado perturbador. Con este disco quería incomodar al espectador, que al escucharlo no se quedara indiferente. Siempre guardo un poco de esa inspiración lynchiana a la hora de componer. No solo en lo audiovisual”.

A mí ‘Televisión’, el primer vídeo que sacaste de esa historia, al principio me daba mal rollo, me generaba una sensación extraña. Como cuando ves una película que te está gustando pero no sabes qué va a pasar y te revuelve. Un poco como Cronenberg.
“Sí, es eso, totalmente. Además me he inspirado mucho en Cronenberg y el concepto de La Nueva Carne. También se ve en ‘Finale’ aunque esté el relato de Fausto, que es el relato de Felina, en la parte del vídeo que sale la gente con las cámaras, como obsesionados, con la tecnología. Tanto para ‘Televisión’ como con ‘Finale’, nos inspiramos en Cronenberg, ese rollo de La Nueva Carne. En 2020 vi prácticamente todas las películas de este director y me encantó. Tiene muchas cosas con un mensaje. Me gusta mucho el arte con mensaje, que te deje pensando. Además que está muy presente ahora, son películas de hace muchos años pero ahora está mucho más presente que antes, esto de la mezcla entre la tecnología y el humano. ‘Televisión’ es una crítica al final. Yo quería perturbar, por eso quise que saliera primero. Todo el mundo me decía que sacara ‘Big Bang’ primero”.

Aunque el estilo sea diferente a los discos anteriores, hay una marca tuya. Hay una especie de estilo único en la forma de crear armonías, da igual que lo adaptes al country o al rock alternativo. Tus armonías siempre son muy reconocibles, para bien. ¿Cómo creas esas armonías y cómo las encajas en los diferentes tipos de música, de géneros musicales que haces? Porque en todas ellas, estás escuchando una canción y, aparte de tu voz que es muy reconocible, las melodías las ubicas y dices “Vale, es Nat Simons”. Como que tienes una especie de marca de fábrica.
“Realmente es algo muy bueno y que no me había dado cuenta. Antes componía mucho con la guitarra, incluso por la calle se me ocurrían melodías, sin instrumento ni nada. E inmediatamente las grababa. Ahora he cambiado un poco a la hora de grabar, he agregado más elementos y más estímulos. He empezado a tocar el piano y me han salido melodías diferentes, pero además he experimentado componer con ritmos. Por ejemplo, componer sobre un ritmo de batería. Incluso con otra persona. Eso no lo había hecho nunca. Me pasó con Anxel (P. Sol), que nos fuimos a una cabaña en Los Pirineos, ahí perdidos. Y nos pusimos a tocar. Él se ponía a tocar y a mí se me ocurrían melodías. Tengo facilidad para eso, escucho algo instrumental y mi cabeza inmediatamente ya está pensando en una melodía. Me pasa constantemente. Entonces tenía esa facilidad de que en cuanto él tocaba algo, yo le hacía una melodía. Eso ha llevado a que me salgan cosas diferentes, nuevas. Pero al final es como dices tú, sigo manteniendo mi esencia, mis influencias están ahí. Por ejemplo, ‘Big Bang’ es una canción que nació siendo americana. Es una canción que hice con la guitarra y ha derivado en otra cosa. Es curioso cómo las canciones han ido evolucionando, han ido transformándose en otra cosa. Algo que no pasó con “Lights””.

Una cosa buena que tiene Felina es que tiene  personalidad, al disco le rodea una atmósfera, hay misterio. Últimamente en esta era de las pantallas, por desgracia, falta el factor de sorpresa y misterio en el artista. Yo creo que en Felina construyes muy bien eso, un misterio que te enreda y te invita, como si fuera un viaje. Tú entras en la canción ‘Televisión’ y hasta la despedida es como un viaje. Le has dotado al disco una característica única que es que tenga misticismo, que tenga magia. Hay discos de  los noventa, como el primero de Garbage o de PJ Harvey, que tienen ese algo. . En este álbum consigues la magia del rock and roll. Como pasa con Bowie, cuando escuchas a Ziggy Stardust y luego pasas a Aladdin Sane y no entiendes nada al principio pero luego se transforma. Emulas el glam con sus luces y sus sombras, ¿Cómo has notado esa atmósfera de la que te estoy hablando?
“Bueno, he vivido una experiencia muy fuerte dentro del rock and roll, que ya poca gente lo puede vivir y yo lo agradezco, haber vivido una gira como la del 2018. Ver lo de dentro, los excesos del rock and roll, de sentirte un poco como una estrella. Recuerdo que decía, esto lo voy a vivir intensamente porque quizá que no vuelve a pasar. Como tocar en pabellones, con todo eso que había detrás. Creo que al meterme de fondo en el glam, que ha sido gracias a gente como Igor (Pascual) o como Anxel, he descubierto cómo también estaba inspirado en esos excesos del rock y en esas luces y sombras. Como lo he vivido todo desde lo más luminoso a lo más oscuro, ha sido transmitir todo lo que tenía adentro, desde la parte más sensible cuando estaba más bajo a la parte más arriba, más eufórica. Yo creo que ha sido simplemente abrirme y soltar todo eso. Realmente creo que ese es el espíritu de Felina, esa dualidad. La luz y la sombra. La euforia y el estar totalmente abatido. Al final creo que he vivido un poco como los personajes de esa época, pero en el 2018. Porque era lo que estaba sintiendo dentro mío. Luego, buscar el sonido ha sido muy interesante porque tenía bastante claro lo que quería, algo más eléctrico, más directo, más visceral, más crudo. Y juntarlo con la producción de Edu Baos que venía de otro mundo pero que también entiende lo que es el rock. Ha sido una fusión muy interesante. Porque con la electrónica salía algo más perturbador. Yo le decía, ‘Tío, esto no tiene que sonar pop, por favor. Esto tiene que sonar rock, porque las canciones son  incisivas, muy directas, no tienen pelos en la lengua’. Además, a mí me inspira mucho el rock de los noventa, sobre todo el femenino como PJ Harvey que no tenían pelos en la lengua. No quería algo edulcorado o que sonara naif o amable. Quería algo rockero. Entonces de esa mezcla de la producción de él con lo mío, ha salido algo muy interesante y creo que con personalidad. Yo no quería que se pareciera a nada de lo actual”.

Sí. Cuando salgo y veo a los adolescentes mirando los canales de tik tok, lo veo como muy vacío. No hay profundidad y no hay esfuerzo.
“No hay un valor o una cosa fuerte como antes, como cuando te sumabas a un movimiento, como por ejemplo el punk. La gente se preocupaba por lo social, salía a la calle, tenía cosas importantes para decir. Y ahora es todo superficial”.

Yo no digo que no haya nada bueno en el reggaetón. En realidad le he dado más oportunidades al trap y he encontrado cosas que están bien. Tal vez exista algo como el reggaetón alternativo. Pero como ven a las mujeres, a nivel mainstream, es repulsivo.
“A mí me jode mucho cuando la gente dice que el reggaetón es el nuevo rock. Para mí no se puede comparar. Aparte la complejidad que tiene una canción más orgánica, no es lo mismo que usar un ordenador. Hemos ido hacia adelante en muchas cosas, pero para atrás en otras. Como has dicho tú, sobre cómo se ve sexualmente a la mujer ahora. Es curioso porque si te fijas, Felina va un poco de eso, como alguien que viene a salvar el rock and roll. Podría ser como Ziggy, que vino de otro mundo y al llegar a este se corrompía. Pues Felina podría ser la salvadora del rock and roll (risas)«.

Y cómo se siente que personas como Ryan Adams, como Tommy Stinson, escuchen tu música y te digan que les gusta.
“Lo de Ryan Adams, por ejemplo, fue un shock. Cuando me escribió, no lo esperaba. Pasó durante la pandemia, porque me escribió en el momento en el que estábamos todos acá en España encerrados, no podíamos ni salir. En esa época subí una versión de un tema suyo y al tío le gustó tanto que además de compartirlo me escribió por privado y me empezó a seguir. Todo eso así de golpe, me hizo reaccionar como una adolescente (risas). Dije ‘¡Wow no me lo puedo creer!’ gritando. Fue como algo muy surrealista. Fue de las mejores cosas que me ha pasado en pandemia, que me escribiera Ryan Adams y que me dijera que le gustaba lo que hacía. Por lo menos Internet tiene algo bueno, que te puedes conectar con alguien que está tan lejos y para mí tan grande, como Ryan Adams. Siempre ha sido mi artista favorito de la actualidad, es una persona que me ha influenciado un montón, que de los momentos malos me ha sacado, porque su música me ayuda muchísimo a recuperarme de momentos muy jodidos. Y al final tengo una cosa con él, siento que le debo algo. Eso que me escribiera, fue muy fuerte. Me ha cambiado bastante. Y lo de Tommy Stinson, a mí esas cosas que me pasan me parecen surrealistas, que alguien que lo ves tan lejano, tan en otro mundo, te diga cosas buenas, es como también una señal de que debo seguir haciendo música, porque esta gente respeta lo que hago. Y te da motivación para seguir creciendo, seguir haciendo cosas. Incluso a mí me da motivación de ir para afuera y hacer cosas. Porque a veces me pasa que me hacen más caso afuera que aquí (risas)«.

¿Has llegado a pensar en hacer una colaboración con Ryan Adams, has llegado a hablar algo?
“La última vez que hablé con él se lo he dicho. Le comenté que estaba haciendo nuevas canciones y que había pensado en cómo sería producirlas juntos. No esperaba que me contestara, y me dijo que sería una idea fantástica. Y pensé, “ahora mismo lo veo como algo precipitado pero lo tengo en mente”. A nivel personal sería algo muy grande. Sería como un triunfo. Ya lo de Gary Louris fue muy grande, ya puedo morir tranquila. Pero si me produce Ryan Adams, que es mi ídolo musical, sería como lo más grande. No te diría como Dylan, que es un Dios inalcanzable, pero está ahí”.

¿Cuál es el disco de Dylan que más te ha influenciado? No el que más te gusta o tu favorito, sino el que más te ha influenciado a nivel musical y  nivel lírico.
“Dylan me ha influenciado en varias etapas, pero sobre todo lo que más me ha influenciado es cuando se pasó a lo eléctrico, con los mensajes más cañeros, cuando deja un poco de lado su mensaje de protesta, que también me gusta. Pero me flipa mucho más Dylan cuando da ese paso e incomoda a los fans. Que es un poco también el espíritu de Felina. En la primera época me fijaba mucho en las letras de Dylan, en todo lo que escribía y volvía a sus letras una y otra vez. A la hora de escribir en inglés, es la persona que más me ha influenciado. Ahora ya no, porque estoy escribiendo en castellano, pero creo que aún sigo manteniendo ese espíritu, de ser más directa. Pero creo que el disco que más me ha influenciado es Blonde On Blonde la época de cuando se va a Londres, la gira esa. Es que tengo varios discos en directo. Toda esa época es la que más me ha influenciado.

Volviendo al disco. ¿Cómo va a ser Felina en directo? ¿Vamos a ver una Nat Simons diferente?
“Se me ocurren muchas ideas para el directo, hasta se me ocurre sacar la dualidad en el escenario, eso sería brutal. No sé si se podrá, pero a lo mejor molaría mucho que en algunos momentos salga Nat y en otros salga Felina. Eso sería artísticamente muy potente. Yo creo que no va a tener nada que ver con lo anterior en cuanto a lo escénico, sería algo más visual, teatral, más glam. La gira de Lights estaba más basada en las voces y en los arreglos. Esto va a ser más show. Quiero ofrecer un espectáculo, quiero llevar el disco al escenario y eso tiene que ser potente. Tiene que tener ese espíritu de Felina. Eso sería más artístico”.

En el último vídeo, de la canción ‘Macabro Plan’, tú sales como Felina y la banda sale normal. ¿La banda también se va a transformar en directo?
“Pues eso espero, en el vídeo los dejé a ellos con su personalidad, pero me gustaría meterles en el ambiente, los quiero meter en el mundo de Felina, que vayan acorde”.

¿Qué significa por cierto la mano roja que aparece en la portada?
“Es gracioso porque la gente cuando vio lo de la mano roja, hizo referencia a Nick Cave. Me gusta que hagan esa referencia, porque el disco tiene mucho de ese tipo de rock, más noventa. Pero en lo concerniente a la mano roja, yo quería algo sobre todo para el arte visual del disco, que fuera muy plástico y muy icónico, que tuviera su simbolismo, su personalidad, que tuviera algo que lo definiera. Una manera muy potente, visual y característica del personaje, era la garra y ponerla de un color rojo, porque para mí el rojo es un color que tiene cierto poder. Tal vez para otras personas no, pero yo cuando me visto de rojo me siento poderosa. Asociar la garra al rojo es algo muy representativo del espíritu del disco. De tener el poder en las manos. Me parece muy simbólico. El chico que me hizo las fotos, Juan Garnet, que viene de otro mundo pero también le gusta lo cinematográfico, entendió lo que quería: algo perturbador pero muy icónico. Y al final dimos con esa imagen de Felina, que tiene mucho simbolismo”.

¿Puede que en un futuro vuelvas a la americana o tal vez una mezcla de americana y glam?
“Nunca me cierro a volver a la americana. Me encantaría volver a los Estados Unidos y volver a grabar algo así, no igual que Lights obviamente, pero me gustaría volver a grabar algo con ese sonido americano. Pienso en Tommy Stinson, en Ryan Adams. Tenemos ahí varias grabaciones pendientes, que no sé si llegarán a ser disco, serán EP’s o singles, pero me gustaría hacer ese viaje de nuevo. A mí me gustaría seguir abriendo el abanico dentro del rock, porque me gusta mucho el rock, y seguir experimentando un poco. Y ver qué nuevos sonidos surgen, no quedarme encerrada en un estilo. Incluso mezclarlos, lograr algo onírico o atmosférico. Eso me interesa mucho. El rollo NIN cada vez me interesa más. Me gustaría indagar ahí, en cómo mezclan la electrónica con el rock, que lo hacen de una manera tan atemporal.

¿Hay algún disco de Nine Inch Nails que te haya llamado más la atención?
“Bueno, la canción ‘The Hand That Feeds’ me vuela la cabeza. Me encantaría verlos en directo, porque tienen un espectáculo muy ‘espectáculo’, lo que te decía de Felina. Salvando las distancias, porque no voy a llegar a hacer eso, me interesa mucho cómo afrontan el directo. Es brutal. Quiero fijarme en ellos en ese aspecto y en cómo produce Trent Reznor, que es muy interesante cómo se ha llevado a una artista pop, Halsey, a algo más oscuro. Me mola ese rollo. Me gustaría seguir indagando en ellos, me metió Anxel en el mundo NIN y me gustaría seguir descubriéndolos. Como lo que hicieron en Year Zero, que hicieron un disco transmedia, que lo llevaron a ese juego con los fans. Todo eso me ha inspirado para el relato de Felina para hacer el cómic, para hacer la serie. Trent Reznor me parece muy inspirador, me parece un tío que hace unas incursiones atemporales muy interesantes. Cómo mezcla la electrónica y el rock.

¿Y qué futuro tiene Felina a nivel discográfico? ¿Crees que Felina va a continuar contigo en el próximo disco o la vas a matar porque vas a estar harta de ella? (Risas) ¿O vas a volver a ser la Nat Simons de Lights?
“Esa es una buena pregunta. Yo creo que eso me lo va a decir el tiempo, veré cómo me va en la gira, cómo será meterme en ese personaje en directo, si me va a gustar o no. A mí me gustaría que esa historia se contara sola durante la gira que viene en 2022. A ver qué pasa con Felina. La historia va a ser contada un poco en directo y yo me voy a dejar llevar, si al final ese personaje muere, si ese personaje sigue. Pero yo quiero que la gente lo viva en directo. Que ellos mismos vean qué es lo que va a pasar. Porque la historia no ha acabado, está en un punto y aparte. Tiene que ser contada a raíz de todo lo que vaya a pasar. Eso es un misterio y no lo sé ni yo. Y con eso te dejo. (risas)».

IGNACIO REYO

Artículo anteriorLa gira ‘Revolu-Insomnio’ de Hamlet llegará a Barcelona el 23 de abril
Artículo siguienteWORTH IT – ‘Conviction’