No hay nada más difícil que romper con viejos hábitos. Pero después de años de negatividad y frustraciones, los escoceses Bleed From Within han conseguido revertir esa espiral negativa y grabar Fracture, su mejor disco.

A veces la culpa de todo la tiene una cosa tan tonta como un peinado. El flequillo que lucía el cantante Scott Kennedy en sus primeros años, muy al estilo del de Oli Sykes en aquellos tiempos, hizo que las comparaciones con Bring Me The Horizon fueran constantes. Y aunque a nivel musical podía haber algunas similitudes, viendo la evolución musical de ambos grupos queda claro que sus intenciones eran muy distintas. Mientras los primeros se han ido alejando progresivamente del metal, Bleed From Within se han ido endureciendo. Aun así, es comprensible la frustración que los de Glasgow pudieran sentir al ver que ni grabando un disco más comercial como Uprising (2013) no podían cumplir las expectativas que la industria y los medios habían puesto en ellos. Pese a todo, el combo escocés no se rindió, y tras un cambio de formación, se tiró durante meses abriendo para bandas como Lamb Of God, Of Mice And Men o As I Lay Dying presentando su siguiente disco Era (2018), y poco a poco fue recuperando la autoestima y ganó estabilidad. Por primera vez el grupo podría grabar su siguiente trabajo con la misma formación, con Kennedy, Craig ‘Goonzi’ Gowans (guitarra), Steven Jones (guitarra), Davie Provan (bajo) y Ali Richardson (batería). Este nuevo empuje es el que han plasmado en Fracture (Century Media). Ahora sólo cabe esperar que el coronavirus no les afecte demasiado… Como mínimo, cuando charlamos con Steven –con un parecido asombroso a Frank Turner-, parecía estar con la moral más que alta.

¿Cuándo fue la última vez que viste al resto del grupo en persona?
STEVEN JONES “Hace ya dos meses. Seguramente sea el tiempo más largo sin verlos desde que entré hace cinco años. Y lo estoy disfrutando (risas). No, es broma, tengo ganas de poder quedar ya”.

¿Has estado tocando mucho en casa?
“Sí. Quiero estar preparado para cuando podamos volver a tocar. Lo hago cada día”.

¿No os habéis planteado ensayar con Zoom o algo así?
“Es gracioso que lo digas porque lo hemos hablado, aunque no sabemos si es del todo factible. Pero en general intentamos ser optimistas. Seguimos haciendo planes para los próximos meses. Queremos estar preparados para cuando sea posible salir de gira de nuevo”.

Al contrario que otros grupos, vosotros habéis conservado la fecha prevista para el lanzamiento, el 29 de mayo. ¿Cómo se tomó esa decisión?
“A ver, es decepcionante tener que cancelar todos los festivales y teníamos que anunciar una gira abriendo para una banda que admiramos mucho, y eso también se ha ido al traste por ahora. Pero llevábamos desde diciembre con el plan de lanzamiento y no queríamos esperar más. Entiendo por qué otros grupos están retrasando los lanzamientos, pero para nosotros la música sigue siendo algo que la gente quiere, y si podemos aliviar a la gente, ni que sea un poco, creo que merece la pena”.

En parte Fracture es un buen álbum para quien quiera liberar su rabia. Es posiblemente el disco más heavy que habéis hecho.
“Sí, estoy de acuerdo. Tenemos algunos elementos más atmosféricos, pero en conjunto es nuestro trabajo más bestia”.

¿No crees que hay una especie de imagen errónea sobre vuestra música? Quizá por el nombre o por la imagen de los primeros discos se os tiene como una banda de metalcore comercial, pero en realidad sois una banda de metal.
“Sí, desde luego. Para mí es interesante esa opinión porque no sé muy bien cómo nos percibe la gente. Por lo que te puedo decir, antes de que me uniera al grupo, yo creo que al menos aquí en Glasgow sí que consideraba a Bleed From Within como una banda de metal. Quizá en España es distinto. Quizá en Uprising había coros más grandes, y la verdad es que en directo eso funcionó muy bien, pero en este disco creo que hay un muy buen equilibrio entre eso y la faceta más cañera del grupo”.

¿Crees que cuando te uniste al grupo lo vieron como una oportunidad para reconducir la banda?
“Sí, seguro. Creo que entre Uprising y Era, la banda pasó por un momento bastante chungo. La industria musical puede ser muy dura y se sentían muy decepcionados, hasta el punto que el grupo se planteó dejarlo. Pero cuando yo entré, creo que les aporté un poco de optimismo”.

¿Cuánto te llevó a ti a descubrir la cruda realidad?
“La verdad es que cuando me contaban según qué cosas no podía ni creérmelo. Hay cosas muy oscuras que piensas que no ocurren, pero ocurren. La gente es capaz de cualquier cosa por dinero y no tiene ningún escrúpulo en robarte. Por suerte, cuando yo entré, tenían un nuevo management y he tenido la suerte de no ver cosas demasiado chungas. Pero siempre tienes que ir con cuidado y mirar a tu espalda. Creo que con Era decidimos cerrar filas, hacer las cosas lo mejor que podamos y olvidarnos del resto. En parte el título Fracture va de eso, de romper con nuestro pasado y centrarnos en el futuro”.

Volviendo a Fracture, tú tuviste un papel importante en la grabación del álbum, ¿no?
“Bueno, grabamos las baterías en Middle Farm Studios con Adam ‘Nolly’ Getgood, y luego las guitarras, bajos y las voces las grabamos en nuestro estudio en Glasgow y yo hice de ingeniero. Fue un poco extraño hacerlo en diferentes sitios, pero funcionó muy bien. Hacerlo en nuestro estudio nos permitió tener todo el tiempo del mundo. Fue muy cómodo”.

“Con Era decidimos cerrar filas, hacer las cosas lo mejor que podamos y olvidarnos del resto” STEVEN JONES

¿Cuál fue el tema más complicado de grabar?
“Como guitarrista, para mí fue ‘A Depth That No One Dares’. Hay unos tappings durante las estrofas que son bastante difíciles de tocar (risas). Seguramente cuando escuches la canción no parece que sea nada especialmente complejo, pero no es fácil tocarlo bien. Pero Craig es muy buen guitarrista y a menudo él acaba grabando muchas de las guitarras”.

En ‘Night Crossing’ tenéis a Matt Heafy de Trivium. ¿Es amigo vuestro o fue algo que movió vuestra discográfica?
“Hace como un año, Matt colgó la portada de Era en su Instagram diciendo que era uno de sus discos favoritos. Alucinamos mucho, claro. No sé exactamente cómo fue, pero nos acabó dando su email y el pasado verano, durante la temporada de festivales, coincidimos en un día libre en Luxemburgo y quedamos en un bar. Acabamos todos borrachos (risas). Fue como si fuéramos viejos amigos, conectamos mucho. Y creo que Matt dijo que si queríamos que en nuestro próximo disco hiciera algo, se lo dijéramos. Pasados los meses, Scott le mandó un email y le dijo que teníamos una parte para un solo en ‘Night Crossing’, y dijo que lo haría. Nos reunimos todo el grupo para ver desde el ordenador cómo grababa el solo (risas). Tener a alguien tan respetado en nuestro disco mola mucho”.

Desde luego. Esperemos que pese a la pandemia, todo salga bien. Sería una pena que os perjudicase.
“Sí. Tenemos muchas ganas de que la gente escuche el disco y aunque quizá hasta final de año no podamos presentarlo, creo que todos tenemos ganas de defender este álbum tanto como podamos. Por lo que estamos viendo, la gente está hablando de él, así que creemos que tendrá una buena acogida. No vamos a renunciar a este disco tan fácilmente. Trabajamos muy duro en él y no estamos preparados, ni queremos, simplemente aparcarlo y pasar a otra cosa por el coronavirus. Seguimos estando muy ilusionados con Fracture”.

JORDI MEYA

Artículo anterior666 – ‘666’
Artículo siguienteCROSSFAITH – ‘Species’