Inicio Críticas de Discos TITUS ANDRONICUS – ‘The Will To Live’

TITUS ANDRONICUS – ‘The Will To Live’

Dan un leve giro de timón para entregar un excelso disco de ROCK en mayúsculas.

Titus Andronicus, liderados desde 2005 por el incombustible Patrick Stickles, pasaron de entregar obras gigantes en tamaño y calidad, a ir por la vía directa en su anterior trabajo, Obelisk

Madness Live!

Si en discos como el canónico The Monitor (2010) o el excelso y extenso The Most Lamentable Tragedy (2015) asimilaban influencias de todo tipo (rock, indie, punk, un punto grunge…), en Obelisk se inclinaron al punk garajero, mucho más a la yugular y quizás un poco rutinario para lo que nos tenían acostumbrados.

Ahora, nos entregan, por decirlo de alguna manera, la síntesis perfecta de ambas almas con The Will to Live, un álbum que da un pequeño giro de guión y los lleva a terrenos cercanos al arena rock sin renunciar a sus señas de identidad, ni a su particular sonido.

Estamos hablando de un disco de ROCK en mayúsculas, en el que vuelven a abrirse a diferentes estilos. Sin duda, la producción de Howard Bilerman (que también ha trabajado con Arcade Fire o Godspeed You! Black Emperor) algo ha tenido que ver, que junto a Stickles y sus secuaces han perpetrado aquí una obra de una magnitud gigantesca.

Quizá por venir de New Jersey reconocerás la influencia del Boss en varios compases, aires del punk rock de The Gaslight Anthem, pero también aromas de los Pearl Jam del No Code en adelante, o de Arcade Fire. Sin olvidar, dicho sea de paso, esos festivos temas de pub rock (prefiero de taberna) que no podrás dejar de corear con una buena pinta de cerveza en la mano, como ‘Baby Crazy’. Los canallas, encima, se atreven con ‘We’re Coming Back’ de Cock Sparrer, que sirve de casi final, pues aún quedará ’69 Stones’, un low tempo al piano.

Su inspiración se nota desde la primera nota de la épica e instrumental ‘My Mother Is Going To Kill Me’, a los certeros y directos ‘(I’m)Screwed’ y ‘Bridge and Tunnel’, la stoniana ‘I Can Not Be Satisfied’ o la cercana a Arcade Fire,  ‘An Anomaly’. También en ese inicio tan springteeniano de ‘All Through the Night’. Todo ello con un sonido muy natural, quizás demasiado saturado de instrumentos, con un piano casi omnipresente, que no deja ni un hueco al vacío.

En la era del algoritmo es muy probable que este disco no tenga la notoriedad que merece, ni tendrá las de ganar dentro de la industria. Es un disco que no es hijo de su tiempo, pero a Titus Andronicus eso les da igual. Y a mi también. Hablamos de un disco concebido para el disfrute masivo del rock and roll, pensado para el gran público, pero que probablemente solo llegue a unos pocos. Pero también me da igual, y a ti también debería.

Olvida malos rollos y pincha The Will to Live. Te sentirás reconfortado sabiendo que el rock and roll sigue vivo. Y lo más importante, cuando acabes de degustar sus 51 minutos tendrás una sonrisa de oreja a oreja, y te quedará con ganas de más.

JOAN CALDERÓN

Reseña
Titus Andronicus
8
Artículo anteriorHablamos con Sergio Picón, director del AMFest que hoy arranca
Artículo siguienteBury Tomorrow presentan su nuevo disco con ‘Abandon Us’
titus-andronicus-the-will-to-live-critica-disco-nuevo-reviewTitus Andronicus - 'The Will To Live' (Merge) Estilo: Rock Fecha de lanzamiento: 30/09/2022