En noviembre de 2018 hicimos una de las entrevistas más memorables que hayamos publicado nunca. En los camerinos del Gasteiz Calling, pudimos ser testigos de la explosiva personalidad de Fat Mike en todo su esplendor. Gracias al lanzamiento del nuevo disco de NoFX, ahora tuvimos la oportunidad de volver a vernos las caras vía Zoom. Y pese que ha dejado las drogas, la charla, de nuevo, no tuvo desperdicio. 

NoFx publican mañana el decimocuarto disco de su carrera. Pero si piensas que a estas alturas ya no van a ofrecerte nada nuevo, piénsatelo dos veces. En Single Album, Fat Mike se confirma como uno de los compositores más originales y creativos que haya dado el punk rock.

Sin desmerecer en absoluto la labor musical de El Hefe, Eric Melvin y Erik Sandin, quizá el secreto de que el grupo se haya mantenido a un gran nivel durante cuatro décadas -pese a nunca haber pegado un pelotazo a lo Green Day y hacer bandera de una actitud irreverente que cada vez chirría más con el clima de la corrección política- es que sus compañeros hayan sabido gestionar el genio y la locura de su líder. Que no tiene que ser nada fácil.

Ejemplificando que no es un músico como los demás, el año pasado Fat Mike decidió abortar su idea de publicar un disco doble y reconvertirlo en uno sencillo, aconsejado precisamente por el cantante de una banda de la que odia su música, pero al que quiere como persona (en la entrevista podréis descubrir cuál).

Mike describe Single Album como “un disco oscuro”. Y lo es. En él habla sin tapujos de todas sus miserias, exponiéndose con un valor que ya casi nadie tiene. Lo mismo que hizo durante los 40 minutos de charla que mantuvimos el pasado lunes en la que no esquivó ninguna pregunta y que nos permitió descubrir que, por mucho que nos divirtiera Fat Mike, el nuevo Sober Mike es un tipo en quien podemos confiar.

Hola Mike. No sé si te acordarás de mí, pero hace un par de años tuvimos una entrevista muy interesante en Vitoria, en el festival Gasteiz Calling.
FAT MIKE “No, lo siento. Seguramente no me acuerdo porque iba muy pasado”.

Sí, te habías metido una pastilla y te metiste un rayote delante mío.
“Es muy posible, pero me alegro de que fuera una buena entrevista. Pero bueno, mis días de cocaína ya son cosa del pasado. Al menos durante los próximos nueve meses. Me encanta ya no meterme mierda, pero también me gusta la fiesta, así que ya veremos”.

La verdad es que tienes buen aspecto.
“He perdido 10 kilos. Me siento genial”.

Antes que nada quiero felicitarte por el nuevo disco de NoFx. Me encanta.
“¿Te encanta?”.

Sí, especialmente las letras. Creo que son las mejores que has escrito nunca.
Oh, muchísimas gracias. Significa mucho para mí que lo digas. Es muy complicado componer un nuevo disco después de tantos años”.

Para mí es como un disco con Cokie The Clown al frente de NoFx.
“Sí, tío. Tienes toda la razón. Una vez hice el disco de Cokie The Clown es como si hubiera abierto mi corazón y mi mente al público”.

Pero quizá tiene más mérito sabiendo que has dejado las drogas. Ahora quizá eres más consciente de las consecuencias de lo que dices.
“Bueno, sí, pero este disco se grabó en 2019. Escribí todas las canciones estando drogado, de madrugada. Y me drogué cada día que estuvimos en el estudio. Así que en este disco no era ‘Sober Mike’ todavía. Estaba deprimido, como cuando hice el disco de Cokie. Me sentía muy solo, y quizá por eso las canciones son tan personales. Pero ahora, que estoy limpio, he escrito 40 canciones en los últimos cuatro meses”.

¿Y crees que son mejores que las que escribías drogado?
“Sí, me gustan más que las de Single Album. Y me gustan más las letras. Me resulta muy extraño que todavía siga teniendo cosas sobre las que escribir”.

“En el nuevo disco canto sobre meterme una raya en el coño de una transexual. Es una locura escribir sobre eso” FAT MIKE

Una de las cosas que más me gustan de las letras de Single Album es cómo juegas con distintos planos de realidad. Es como una peli de Charlie Kaufman metida en un disco de punk rock.
“¡Oh! ¡Charlie Kaufman! Pero en mi caso las historias son mucho más reales de lo que pueda parecer”.

Ya me creo que son reales, pero me gusta que parece que las propias canciones sean conscientes de que son canciones. No sé si me explico…
“Creo que cantar sobre estos temas ayuda a la gente. Creo que ayudan a que la gente no se sienta tan sola. Porque se dan cuenta que hay otra gente que quiere hacer cosas chungas. Llevo la bandera del punk y llevo la bandera de los freaks, porque ése soy yo. Si no fuera por Rocky Horror Picture Show y Hedwig And The Angry Inch, no sabría muchas cosas que sé ahora. Los artistas tenemos la obligación de cantar sobre cosas personales, no sobre lo que creemos que la gente quiere escuchar”.

Desde luego. Para mí resulta muy decepcionante cuando termino de escuchar un disco y no he aprendido nada sobre su autor. Es como ¿quién eres? ¿Por qué has hecho este disco?
“Es curioso porque el resto de la banda me echó la bronca por las letras. Me dijeron ‘¿Todas las canciones tienen que ser sobre ti?’. Y les dije ‘Tíos, he escrito todas las canciones de NoFx ¿sobre qué queréis que escriba?’. No voy a escribir sobre Donald Trump, sería aburrido de cojones”.

El disco empieza con ‘The Big Drag’, que tiene una estructura muy extraña. Cuéntame cómo la escribiste.
“Como el resto. De madrugada, estando solo… Normalmente lo que hago es grabar con el teléfono, y voy escribiendo la letra mientras toco una guitarra acústica. Y me di cuenta que todavía no quería cambiar de acorde. Quería que la gente sintiera que estaba en el mismo acorde demasiado tiempo. ¡Voy a cambiar de acorde cuando me dé la puta gana! No hay ninguna estrofa que dure lo mismo que otra. Es una de mis canciones favoritas de NoFx. Es la única del nuevo disco que no todavía no me aburre. Todavía no sé a dónde va. La batería original la programé con un teclado, y no sé si lo has notado, pero en cada acorde, el ritmo cambia. Y el bajo nunca se asienta, está todo el rato moviéndose”.

Sí, te provoca mucha inquietud.
“¡Me encanta que uses esa palabra! Quería que fuera así porque el mundo es muy inquietante. Mi parte favorita es el piano, porque nunca sabes cuándo va a aparecer. Si lo escuchas con cascos, te va saliendo por la derecha, por la izquierda… Creo que nunca he escuchado una canción parecida. Nunca la podremos tocar en directo porque no tiene ningún sentido. Me encantaría, pero ya veremos… También dijimos que nunca tocaríamos ‘The Decline’, pero era distinto”.

Y hay otras cosas novedosas. Nunca habías grabado un tema como ‘Doors And Fours’.
“¡Y hay más! Como sabrás éste iba a ser un disco doble de 23 canciones, y entre las que quedaron fueras hay muchas cosas distintas. Letras que pasan de una canción a otra, y no te das ni cuenta… Pero por ejemplo, en éste, en ‘Fish In A Gun Barrel’ empiezo cada frase en un momento distinto. Es como si la estuviera cantando mal, pero lo hice aposta”.

Ya, hay muchos detalles como ése. Parece como si hubieses estado más inspirado que en otros discos.
“Creo que sí. Hacer Cokie The Clown hizo que muchas de las ‘normas’ de NoFx saltaran por la borda. Y también tiene mucho que ver con las drogas. Para ‘Fish In A Gun Barrel’ estuve tres horas seguidas tocando el mismo ritmo, probando empezar cada frase en un sitio distinto. ¡Me estaba volviendo loco! Pero lo interesante es que una vez te acostumbras, no podrías escucharla de otra manera. ¿Y qué me dices de ‘Linewleum’? No creo que nadie haya hecho algo igual antes. Nadie ha hecho una versión de una canción propia, cambiando los acordes, las melodías y la letra. ¡Todo el álbum es una puta locura!”.

Por eso lo comparaba con Charlie Kaufman.
“Es un grandioso cumplido, gracias. Déjame contarte otro detalle muy guay del disco. Otra de mis canciones favoritas es la última, ‘Your Last Resort’. Y hay una frase que dice ‘I was battened down with minor cords. As we set sail into the dark and C# minor chord’, y ahí justo toco ese acorde”.

Brutal. Me encantan estos detalles.
(Risas) Pero nadie lo pillaría si no lo contase”.

También veo influencia de Charles Bukowski. ¿Te gusta?
“¿Sabes que Bukowski escribió una reseña de un disco de NoFx?”.

¿De verdad? ¿De cuál?
“De Ribbed. Creo que fue para una revista que se llamaba Half Truth. La crítica decía ‘Puse el disco, y mi mujer que dijo que sacara esa mierda’. Y eso era todo (risas). Pero la verdad es que no leo a Bukowski. Ni tampoco escucho mucha música. Me gusta decir que me han influenciado los Beatles, pero sólo me sé como tres canciones suyas. Escribo de manera distinta a la mayoría. Para mí la melodía es la que marca los acordes, no al revés”.

¿Pero te gusta leer?
“No tanto como quisiera porque estoy muy ocupado. Me gusta Chuck Palahniuk. Soy un gran fan. Él sí me influyó en mi manera de escribir. Intento escribir sobre cosas que no escriben los demás grupos punk. En el nuevo disco canto sobre meterme una raya en el coño de una transexual. Es una locura escribir sobre eso”.

Bueno, lo loco es vivirlo. 
“Para mí eso es un martes por la noche (risas). Hago lo que me sale de las pelotas”.

‘Your Last Resort’ me parece una canción devastadora. ¿Es quizá la que más difícil te ha resultado escribir o cantar?
“Ésa la escribí un año después que el resto. Pero la que más me costó escribir es la que hablo sobre matar a mi madre en el disco de Cokie The Clown (‘That Time I Killed My Mom’ -ndr.). Hacer ese álbum fue muy doloroso. Tienes que imaginarme cantando ese tema en un rincón en el estudio de Danny Lohner de Nine Inch Nails. Viví allí durante dos meses, bebiendo vodka y metiéndome farlopa. No fue una catarsis, no fue ninguna ayuda. En comparación, grabar el nuevo de NoFx fue chupado. Pero las canciones que descartamos de Single Album te romperían el corazón. Algunas letras son… Me alegro de no haberlas publicado”.

¿Nunca verán la luz?
“No creo. Este año sacaremos otro disco nuevo de NoFx, en noviembre. Y en el siguiente, sacaremos otros dos discos más: NoFx A To Z. Cada canción empezará por una letra del alfabeto. Es algo que llevo preparando desde hace ocho años”.

“Yo sólo me he acostado con dos mujeres en 30 años. Mi primera
esposa, y mi segunda esposa. Practico S&M con mujeres,
pero soy yo el que recibe las hostias” FAT MIKE

Cambiando de tema ¿por qué decidiste dejar las drogas? ¿Tuviste un susto?
“Intentaré resumirlo. La realidad es que no estaba consumiendo demasiado, sólo alguna fiesta suelta… Desde luego mucho menos que cuando estoy de gira. Pero despedí a alguien de nuestra crew, y éste les contó al grupo que lo había echado porque yo iba drogado. Y la banda decidió darme un ultimátum: o iba a rehabilitación o no iban a grabar más conmigo. Y yo no lo entendía, porque en ese momento apenas estaba tomando. Pero me dijeron que habían oído que estaba totalmente enganchado. Así que los mandé a la mierda. Pero les dije que si querían que me ‘limpiara’, no tenía ningún problema. Así que decidí hacer un viaje en autocaravana al Grand Canyon para desintoxicarme, pero de camino paré en casa de los Avenged Sevenfold. Y en ese momento no había tomado nada, pero empecé a encontrarme mal. Y de golpe empecé a vomitar muchísima sangre, dos litros, y empezó a salirme sangre por el culo. Pensaba que iba a morir. Me llevaron al hospital. Estaba casi inconsciente. Pensaba que igual era por culpa del vodka y la farlopa, pero el médico me dijo que no tenía nada que ver; tenía una bacteria en el estómago. Pero antes hasta había llamado a mi hija porque pensaba que iba a morir. Y luego, mi exmujer, me llamó para decirme que tenía que ir a rehabilitación. Así que fui. Y resulta que me encanta estar limpio”.

¡Quién te lo iba a decir!
“Ya… Te diré otra cosa que no suelo contar. El médico y el terapeuta me preguntaron que por qué estaba en rehabilitación, que mis órganos estaban bien, y que por lo que veían, no era un alcohólico o un adicto a las drogas. Su diagnóstico es que mi problema era que cuando me ocurría algo malo, me gustaba drogarme. Y tenían razón. No sabía afrontar las malas situaciones; iba directo a la botella”.

Pero al mismo tiempo, parecía que podías parar cuando querías, lo cual no es muy común.
“Es que tengo muchísimas cosas por hacer, y no puedes hacerlas si estás tirado todo el rato. Lo que pasa es que todo el mundo piensa que siempre voy drogado, pero es ¡porque sólo me drogo cuando estoy de gira!”.

¿Hiciste la rehabilitación tu solo o estabas en grupo?
“La hice en Malibú”.

¿En la típica clínica lujosa para famosos? 
“Sí, era un sitio pijo de cojones (risas). Mi exmujer, Erin de Fat Wreck, pagó la mitad; en parte fui por eso. Pero me encantó. Trabajábamos en grupos y aprendí muchas cosas”.

¿Hiciste amigos?
“Sí”.

¿Alguien que conozcamos?
“En teoría no puedes decirlo… Pero uno es un cocinero muy famoso que tiene 80 restaurantes por todo el mundo”.

¿Y que tiene mal genio?
(Risas) La verdad es que es un tío guay”.

No quiero que se me pase preguntarte por tu relación con Avenged Sevenfold. De entrada, me parecería la típica banda que odias.
“Ellos saben que odio su banda (risas)“.

¿Cuándo surgió la amistad?
“Coincidimos hace años en el Warped Tour. Y jugábamos a póker. Y su cantante, Mmmm… (Risas) es muy buen jugador. Luego empezamos a jugar juntos a golf, y resulta que es un tío cojonudo. Debe ser el metalero más inteligente de la historia. Fue él quien me convenció de que el disco nuevo tenía que ser sencillo, en lugar de un doble. Le mandé todas las canciones, y me dijo que sería un gran disco sencillo, pero un mal disco doble. Así que le hice caso. Y NoFx es su banda favorita, por eso les pedí que tocaran en el álbum”.

¿Aceptarías producirles un disco?
“¡Me encantaría! Creo que son una banda increíble en todos los aspectos, pero necesitan a alguien para escribir buenas canciones. Pero por eso son tan populares. Escriben canciones que gustan a los fans del metal. Pero tengo que insistir en que son tíos cojonudos”.

¿Son republicanos?
“No, para nada. Sólo pasa que son de Orange County. Pero hemos hablado mucho de política y no lo son. No sé qué pasa en el metal… Megadeth, Metallica… Urgh… Kirk Hammett mola, pero el resto están como un cencerro. Por eso nunca verás a un músico de metal empezar un sello, y en cambio muchos músicos punks tenemos sellos… Somos mucho más listos”.

En ‘Doors And Fours’ hablas de los estragos de la heroína en la escena punk de Los Ángeles a principios de los 80. ¿Qué piensas cuando ves a Pat Smear de los Germs tocando con Foo Fighters?
“¡Estoy flipando con que me preguntes eso! Tío, eres bueno, me encanta esta entrevista. Mira… (Me enseña un mensaje de móvil a través de la pantalla- ndr.) Ayer hablé con Pat por primera vez en cinco años (risas)“.

Ahora el que alucina soy yo… Te juro que no lo sabía (risas).
“Ya… (Risas) Voy a abrir un museo del punk rock en Las Vegas en septiembre, y llamé a Pat por si me podía mandar una guitarra, y le moló tanto la idea que va a ser uno de los inversores”.

¿Qué habrá en el museo?
“¡Tengo de todo! Las botas de Sid (Vicious), guitarras de los Misfits, tengo letras manuscritas de los Necros, tengo la correa de Jerry A de Poison Idea… ¡Todo el mundo quiere formar parte del museo! Ya que no puedo girar, hago otras cosas. El mundo necesita un museo del punk rock. Será increíble”.

Pero no te escabullas… ¿Qué te parece ver a Pat con los Foo Fighters?
“Creo que es lo más guay del mundo. Pat estuvo en los Germs, luego en algunas bandas, y luego en Nirvana. Déjame que te cuente algo que quizá no sepas. Él fue el primer guitarrista de Foo Fighters, y después lo dejó, a los cuatro o cinco años. Después entró Chris de No Use For A Name, y al cabo de cinco años, aparece Pat en un ensayo y les dice ‘Vuelvo a Foo Fighters’ (Risas). Y así fue. ¿Se puede molar más? Los Germs eran mis héroes, y poder conocer a Pat, y que sea un tío tan cojonudo, es lo más. Y los Foo Fighters son unos tíos cojonudos, de verdad”.

¿Pero te pasa como con Avenged que no te gusta su música?
“Creo que The Colour And The Shape es un disco increíble. Gil Norton, el productor de ese álbum, es genial. Ésta sí es la banda a la que me encantaría producir”.

Pues ya tienes dos clientes potenciales, Avenged Sevenfold y Foo Fighters.
“Me encantaría, pero nunca ocurrirá”.

Volviendo al disco, en ‘Birmingham’ haces una referencia a Horace And Pete, la webserie de Louis C.K.. ¿Qué opinión tienes sobre la cultura de la cancelación? Sinceramente creo que si fueras más famoso en el mainstream, ya te habrían cancelado.
“Bueno, ya me cancelaron cuando ocurrió lo de Las Vegas y eso que no fue nada (En 2018 bromeó acerca de la matanza en un concierto en Las Vegas diciendo“Al menos eran fans de la música country y no del punk” -ndr.). Pero tienes razón, podrían cancelarme en cualquier momento. Lo que pasa es que no puedes cancelar a nadie del punk rock. A nosotros nos cancelaron muchos conciertos, y fue una putada, pero ya está. Pero Louis C.K. es una gran influencia para mí. Y he hecho dos veces el podcast de Doug Stanhope. Para mí son genios, y los dos son muy políticamente correctos, lo que pasa es que la gente no se da cuenta. Tenemos eso en común. Yo también soy muy políticamente correcto, pero la gente no lo ve”.

¿Has conocido a Louis C.K.?
“No, pero me encantaría. Es un genio. He visto Horace And Pete dos veces. Es increíble. He hecho mis pinitos como cómico. He ido a un par de open mikes y no me fue mal, la gente reía. Pero me encantaría hacerlo más. Quiero sentir lo que es fracasar ante el público. Ser un buen cómico es durísimo. Estoy escribiendo una sitcom, y es dificilísimo, espero que alguien la compre”.

Bueno, en parte un concierto de NoFX es parte comedia, parte punk rock.
“¡Eso es justo lo que es! Es pura improvisación cómica. Si tocamos hora y media, hablamos 40 minutos y tocamos 50”.

A mucha gente le molesta.
“En un país extranjero lo entiendo, pero es lo que hacemos, es lo que somos”.

¿Qué opinas del caso Marilyn Manson? ¿Le conoces?
“Sí. Una vez me regaló una gran polla negra. (Se queda en silencio 15 segundos, pensativo -ndr.) Tengo una frase en una canción nueva que dice… Deja que te la lea porque es muy retorcida: ‘Las estrellas del rock son violadores profesionales. Todos los grupos que conozco tienen al menos un miembro que invita chicas borrachas al autobús para poder violarlas. Y nadie se lo echa en cara’. Esto es lo que siento”.

Ésa una letra es muy contundente. ¿Incluye a NoFx?
“No. Por eso puedo cantar sobre ello. Yo sólo me he acostado con dos mujeres en 30 años. Mi primera esposa, y mi segunda esposa. Practico S&M con mujeres, pero soy yo el que recibe las hostias. Y mi banda… Han follado con algunas chicas, pero en nuestro backstage no hay mujeres, en nuestro autobús no hay mujeres, de ninguna manera. Somos buenos tíos. Y esa letra… Todos los grupos de los que soy amigo no son así, pero ¿en el Warped Tour? ¿Las bandas jóvenes? No paran de tener tías en los autobuses. Haz lo que quieras, pero no las convenzas para hacer algo que no quieren. Usar tu fama para eso…”.

Pero la fama también provoca atracción. Es así.
“Claro, y no pasa nada por follarte a chicas. Lo que no está bien es follártelas y tratarlas como una mierda, o camelarlas para que hagan algo que no quieran. Pero el caso de Manson es distinto. Ya han salido varias mujeres diciendo que las torturó psicológicamente. Y cuando varias mujeres dicen lo mismo… Yo no voy a volver a mezclarme con él. Yo nunca le vi hacer algo así. Y conocía a Dita Von Teese cuando salía con él, y nunca me dijo nada”.

De hecho, ha dicho públicamente que con ella no era así.
“No lo sabía. Pero no quiero decir nada más porque, al final, sólo estuve con él una noche de farra hace tres años. Eso es todo. Es un tío inteligente, eso es lo que sé”.

Ya…
“Mira, mañana podría salir una mujer que dijera que vino a mi hotel y la até, y le hice cosas feas. Y claro que sería verdad. Pero estoy en el mundo del BDSM, y nunca me he follado a nadie. Nunca he puesto mi polla dentro de nadie. Es mi sexualidad. Me veo con dominatrices, eso es lo que hago”.

Vamos a ir terminando, que me imagino que tendrás cosas que hacer. En ‘The Big Drag’ tienes una frase que dice más o menos ‘Todo el mundo cree tener la razón, porque si pensaras que no la tienes, cambiarías tu opinión’. ¿Cuándo fue la última vez que cambiaste de opinión? Drogas aparte…
“La definición de la inteligencia es cambiar de opinión. Escuchar a alguien que sabe más que tú y aprender. Leí un libro que se llama El Arte De Escuchar. Yo cambio de opinión continuamente. A la gente le cuesta por una cuestión de ego, y porque es más fácil no cambiar. La gente no escucha, ni procesa lo que oye, porque sólo están pensando en lo siguiente que van a decir. La gente estúpida necesita pensar sus argumentos para defender sus ideas. Por eso nadie escucha”.

Y el mejor ejemplo son los debates políticos. Aún estoy esperando el día en que vea a un político decir a otro: ‘Pues tienes razón. Tu idea es mejor que la mía’. Creo que sería sanísimo.
“Cuando hice lo de Rock Against The Bush cambié a mucha gente de bando. En 45 minutos podía convencer a cualquier seguidor de Bush. Pero con los de Trump era imposible. Y lo es porque no se basan en la realidad. Por eso no he querido hacer canciones sobre Trump, no merecía la pena. Han sido cuatro años horribles. Todavía estamos en plan ‘¿Qué coño ha pasado?'”.

¿Y crees que ya ha terminado?
“No. Es como aquello de ‘¿Quién podía imaginar que hubiera tanto racismo?’ Los negros. Los negros lo imaginaban’. Es tan asqueroso y tan vergonzoso… Fui a muchas protestas de Black Lives Matter. Haces lo que puedes. Estados Unidos es un país con muchas cosas buenas, pero quién iba a pensar que la mitad de la población eran racistas”.

No sabes si estás al corriente de lo que ha pasado en España con un rapero que han metido en la cárcel por injurias al Rey. 
Uh, no, no estoy al tanto”.

Pues llevamos una semana de manifestaciones en protesta, y como pasó en Estados Unidos, acaban en disturbios y pillajes. Y ahora el gran debate mediático y político es sobre el uso de la violencia. ¿Cuál es tu opinión al respecto?
“Nunca he estado en una protesta violenta. No creo que la violencia sea útil. Soy más tipo de Gandhi (risas). Creo que es mejor pensar en la manera de cómo joder a tu oponente, sin tener que pelearte o romper una ventana. Tienes que sentarte a hablar. Pero claro, si nadie te escucha, es un problema”.

Es que ése es el problema.
“Ya… Pero mira, el mundo es un sitio injusto. Así es, y así ha sido siempre”.

Quizá por eso tanta gente toma drogas…
(Risas) Yo soy un gran fan de las drogas… Pero también soy un gran fan de tomarse un descanso de las drogas (risas)“.

Creo que es una gran frase para terminar, así que lo dejamos aquí. Muchas gracias, Mike.
“Gracias a ti. Te aseguro que de ésta sí me acordaré (risas)“.

JORDI MEYA