De Deviltook primero nos llamó la atención los miembros que integran esta nueva banda de black metal. Después, la propia música comprendida en su debut At War With Gods. Además de entrar en contacto con ellos, estrenamos en primicia su nuevo single, ‘Addicts Of Faith’.

Amplios son los currículos de los cuatro personajes implicados en Deviltook. Así, por citar sólo algunas de sus formaciones, podríamos sacar a la palestra nombres como Aposento, Mixomatosis, Vepkóç, Itnuveth, Svipdagr o Carnivoracy. Lo curioso, y más atractivo, es que de la unión entre Lacuercus (batería, guitarra), Berserk (voz, batería), Gastaroth (bajo) y Volundr (guitarra) podríamos esperar death clásico, mucho brutal seguramente, grind, o black elegante o de aires folk, pero en cambio, aquí han querido escupirnos a la cara su vertiente black más raw y áspera.

Antes de diseccionar este proyecto con su cuatro cuerdas, os dejamos con su nuevo sencillo, ‘Addicts Of Faith’, para que os pongáis en situación. Seguro que esta premiere os ayuda a comprender mucho mejor en qué coordenadas se sitúa esta negra conjura de veteranos de nuestro extremo.

¿Cómo acaba gente de Itnuveth, Mixomatosis o Aposento formando una nueva banda? Cuéntame cómo se crean Deviltook…
GASTAROTH “Básicamente es un círculo cerrado, el metal extremo, y algunos nos conocíamos de hace tiempo. De hecho, la banda se creó con gente de Empanadilla De Pus, El Kaso Urkijo y algunos de los nombrados anteriormente, por motivos personales tuvieron que dejar la banda, y al final, en 2019 se consolidó ya el grupo con los miembros actuales. Algunos no se conocían personalmente, pero cuajaron a la perfección en todos los aspectos dentro de la banda”.

Así, ¿tiene Deviltook el estatus de banda con todas las de la ley, con ensayos y fechas de por medio, o más bien lo veis como un proyecto paralelo y de estudio?
“No, Deviltook se creó siempre como banda de estudio más que nada por las distancias entre los miembros del principio y los que la han consolidado. No es, ni ha sido, ni será, banda de directo; de estudio sí”.

La lista de combos en los que estás enrolado es alucinante, y los demás no se quedan cortos tampoco… ¿Cuadrar agendas fue el primer hándicap en este grupo?
“Si se planifica, si va alguno con alguna de sus bandas prioritarias como son las de directo de bolos o de giras, pues es normal que se espere, pero en este caso, al ser de estudio, nos vamos pasando el trabajo unos a otros y se va desarrollando todo”.

La premisa inicial de Deviltook me ha gustado mucho: black metal noventero sin florituras, exento de intros, teclados y demás distracciones… y de lo más rasposo.
“Sí, buscábamos hacer algo así, a todos nos gusta ese estilo más crudo sin muchas cosas modernas, o mezclada en estilos, algo rápido, crudo y punzante, y bueno, ha salido así este trabajo, y muy contento con el resultado final. Estuvimos trabajando con el técnico Carlos de Parrika Beats de Zaragoza, y le dijimos qué buscábamos y fue bueno trabajar en conjunto”.

Una de las cosas más guapas aquí es que, aunque todos tenéis amplia experiencia en el metal extremo, incluso en el black, lo cierto es que Deviltook no suena como ninguno de vuestros otros grupos. Imagino que ahí estaba la diversión…
“Exacto, se busca algo nuevo, no una repetición de algo donde hemos tocado o compuesto. El trabajo a distancia ha hecho que cada uno haga su parte sin tener nada que ver con lo que hacíamos y partiendo de una base, tonalidad y afinación”.

¿Y cómo componéis esas canciones? ¿Es un trabajo grupal o más bien tenéis a alguien que lleva la voz cantante en este aspecto?
“Después de mí, el más veterano de la banda es Volundr. Aparte, él tiene más experiencia en composiciones black, ya que yo podía hacer algunos temas pero siempre sonarían igual, y él compuso la base de la estructura. Luego ya pasamos el trabajo a Lacuercus para hacer la segunda guitarra, que le dio otro toque junto a la batería. Después fue creada la línea de bajo por mí, y ya voces, letras y final de batería por Berserk. Es una forma buena de trabajar a distancia y con la experiencia de cada uno, es algo que suele salir bien sin ser de libro. Cada uno hace su parte y se debate si hay algo que no cuadra o no pega, aquí tenemos mucha comunicación entre nosotros y ganas de hacer las cosas bien, no que haya el típico tocapelotas con que si ‘es así, es así’, y no sale de ahí. Aquí esta gente no tiene cabida”.

“Tenemos mucha comunicación entre nosotros y ganas de hacer las cosas bien, no que haya el típico tocapelotas con que si ‘es así, es así’, y no sale de ahí. Aquí esta gente no tiene cabida” GASTAROTH

Como decías, la batería ha sido grabada entre el cantante Berserk y el guitarra Lacuercus… ¿Qué pasó con ese puesto? ¿Estáis en vías de encontrar a alguien para que esté tras los parches de forma oficial?
“Al principio la batería iba a ser tocada por un miembro del principio de la banda que al final abandonó el proyecto, y cuando entró Lacuercus se encargó él de hacerlas y así fuimos trabajando. Cuando entró Berserk, también bastante conocedor del estilo y las baquetas, pues dijo que para el estilo podía mejorar algo, y como los componentes de la banda somos personas que sabemos escuchar y ver qué se puede mejorar, pues hizo una prueba con una y ya a la batería de Lacuercus, que ya nos gustaba, con los toques de Berserk ya cuajó a la perfección todo ese trabajo”.

Ya que hablamos de Mark Berserk, vuelve a obsequiarnos con una buena ristra de berridos dolorosos, esta vez ultra rasgados… ¿Cuántos registros tiene este tío?
“Tiene bastantes, es buen cantante de metal extremo, igual te hace unos guturales buenos con Aposento y otras bandas donde milita en el death metal que se marca en Cult Of Self Destruction unos registros black más atmosféricos que en Deviltook los hace más rallantes e histéricos”.

En At War With Gods versáis sobre “las mentiras y la religión cristiana con todo lo que conlleva”. Imagino que, además del mero hecho de blasfemar en las letras, también os referís a todos esos aspectos de nuestra sociedad y forma de vida que, casi sin darnos cuenta, también se encuentran supeditados o tienen su origen en ese credo y sus postulados… Ese veneno que se nos va inoculando poco a poco desde pequeños, sin importar qué piense nuestra familia o nuestro lugar de procedencia.
“Sí, las letras van contra la religión cristiana y todo lo que conlleva, u otras religiones sectarias. Sí es verdad que cada tema tiene un concepto y una trama que acaba en lo mismo, pero para eso queremos que el oyente se coja la obra y tenga su propio odio a lo que lea y escuche, y la imaginación le haga llegar a lo que la música le dé”.

Una buena selección de sellos va a sacar adelante las distintas ediciones del disco… Todavía hay gente que busca que la sociedad acepte, respete e incluso comprenda el metal extremo o el heavy en general, pero yo soy de los que opino que está mucho mejor así, al margen de toda esa amplia mayoría de basura hipócrita y acomplejada. Basta con que los outsiders nos entendamos y colaboremos para que trabajos como el vuestro vean la luz, ¿no?
“La edición CD y cassette es a cargo de Base Record Production, el encargado de llevar la coedición en vinilo, la cual sale gracias a los sellos Negra Nit de Catalunya, Vinilos Paradise de Francia, War Productions de Portugal, Necromantia Records de México y Uno Producciones de Venezuela. Gracias a ellos se puede sacar en vinilo y, en agradecimiento, sus logos están en los tres formatos aparte de tener copias de los mismos. El metal extremo mundial es nuestro mundo, nuestra vida, sin modas, sin aglomeraciones, pero si tenemos algo en común, es que queremos conservar nuestro mundillo como una familia, donde casi todos nos respetamos y nos cuidamos aun sin intereses, con intereses a medias o con total interés, pero se respeta, cosa que, ahí donde hablabas, no se respeta nada”.

PAU NAVARRA