Por todos es sabido que hablar de Queens Of The Stone Age es hablar de Josh Homme. A lo largo de sus más de dos décadas de carrera, el pelirrojo de Palm Desert ha sido el único miembro fijo de la formación, lo cual no ha impedido que por su filas haya deambulado un sin fin de músicos de primer nivel.

Pero probablemente la mejor alineación de QOTSA que haya llegado a pisar un escenario fue la que encarnaron en la gira veraniega por festivales europeos de 2002, meses antes de la publicación de su alabadísimo Songs For The Deaf. En esa ocasión, además de su por aquel entonces socio Nick Oliveri al bajo, Homme contó con Troy Van Leeuwen a la guitarra (que en adelante sería un fijo en la banda), Dave Grohl a la batería y Mark Lanegan a las voces. Un auténtico all-star que como podemos ver en este ‘Song For The Dead’, resultaba de lo más imponente.

Artículo anteriorGreta Van Fleet posponen su concierto en Barcelona
Artículo siguienteThe Damned Things 2.0 presentan credenciales con ‘Cells’