Inicio Críticas de Discos MONDO INFIEL – ‘Poliedros’

MONDO INFIEL – ‘Poliedros’

Cada tema es un mundo en sí mismo.

Si estáis al tanto de lo que se cuece en cuanto a stoner, psicodelia y progresivo underground de nuestro país, es posible que os suene el nombre de Adolfo Alcocer. Integrante de bandas como Electric Riders o Pow Pow Pows, hace tiempo que no teníamos noticias suyas. Es ahora cuando ha decidido reaparecer con un proyecto colaborativo bautizado como Mondo Infiel. 

Su debut es una obra gigantesca en todos los aspectos donde encontramos un auténtico «quién es quién» de nuestra escena. Ya solo echándole un ojo a los créditos te puedes entretener un buen rato curioseando la lista de nombres ilustres que han dejado en mayor o menor medida su firma en Poliedros. Miembros de Arenna, The Soulbreaker Company, Viaje A 800, Atavismo… Vamos, de lo mejorcito que tenemos por aquí.

Antes de entrar en materia, hay que dejar bien claro que estamos ante cualquier cosa menos un disco fácil. Se necesita mucha predisposición por parte del oyente para sentarse y escuchar del tirón la hora y cuarto de este doble LP. De hecho, viene con premio para quienes adquieran el vinilo, ya que incluye un tema extra (‘El Ser De La Necesidad’) que no encontraréis en el CD ni en su versión digital.

‘Punto Cardinal’ se abre con un diálogo entre dos guitarras a modo de preámbulo que te va hipnotizando hasta que la canción comienza a caminar con unas cadencias muy Led Zeppelin. Sobre ellas planea la voz de Txus de Arenna, quién se encargará de hacernos de guía principal en la mayor parte del álbum, y cuyo registro melódico se muestra majestuoso en castellano. A continuación viene la sombría ‘Tu Principio Y Mi Fin’ comandada por las espectrales voces de Arrate Morales y Miren Martirena. El tono oscuro gira en la parte final gracias a un espectacular solo cortesía de Isaiah Mitchell, guitarrista de Earthless y ahora también en The Black Crowes. Todo un lujazo.

Pero la cosa no se queda ahí. ‘La Sorberbia Es Una Máscara Visible’ es con diferencia el momento más accesible de todo el álbum. Su estructura más convencional y las palmas de acompañamiento hacen que entre con más facilidad. Algo que contrasta con los ritmos pesados cercanos al stoner de los propios Arenna de ‘Durmiendo Entre Los Brazos Del Horror’, donde encontramos otra exhibición a las seis cuerdas por parte de José Ángel Galindo de Viaje A 800.

Al legendario grupo de Algeciras nos remite también ‘Fuego Funeral’, donde se respiran esos aires tan andaluces. No es casualidad viendo que José Ángel repite también acompañado de las palmas del batería de Viaje Andrés Rodríguez y un solo de slide por parte de Sandra Hidalgo de Atavismo. ‘Un Mundo Sin Nosotros / Ratas’ conseguirá dejarte todavía más descolocado con sus cajas ritmos y sintetizadores. Y si hemos mencionado a Atavismo y Viaje A 800, el señor José Francisco Moreno (Poti para los amigos) no puede faltar a la fiesta. Dicho y hecho. En la parte final deja impreso su sello en forma de furioso punk rock.

Como habrás podido intuir, cada tema de Poliedros es un mundo en sí mismo. Pero es que la canción que le da título podría ser una galaxia entera. Dividida en 4 movimientos, sus 21 minutazos suponen un laberinto dónde no sabes lo que te espera al doblar cada esquina. Exceso progresivo que solo aguantarán quienes lleven muchas horas de vuelo en este tipo de ejercicios imposibles. Por supuesto, a su lado los 12 de ‘Delirio Policromo’ parecen un paseo por el parque. Sin ser tan enrevesada y a pesar de su agradable introducción de blues sureño, tampoco te lo va a poner sencillo con esa ambientación fúnebre que significa el cierre de esta aventura.

No estamos ante un álbum para todos los públicos, ni mucho menos pensado para triunfar en TikTok o reventar las reproducciones en Spotify. Pero hay que agradecer que aún queden mentes inquietas como las de Adolfo que estén dispuestas a dejarse llevar sin censurarse a sí mismo solo por agradar a los demás. Atrévete a descubrirlo.

GONZALO PUEBLA

BONUS TRACK CON… ADOLFO ALCOCER

Viendo la enorme cantidad de colaboraciones que has conseguido reunir, parece que estamos ante uno más de tantísimos discos realizados durante el confinamiento de 2020. ¿Cuándo te empezó a rondar la idea de montar algo como Mondo Infiel?
«La cosa estaba pensada desde antes de que el confinamiento tuviera lugar. No es algo que empezara a pensar en esos meses. Habíamos realizado unos cuantos ensayos ya. De hecho, la primera sesión de grabación la íbamos a llevar a cabo en abril del 2020, pero obviamente hubo que posponerlo todo. Esto se venía pergeñando desde un año antes, pero sin ningún propósito ya que no tenía una idea en firme hasta que no empecé a trabajar y dar una estructura a un montón de cosas que tenía guardadas. Todo ha ido poco a poco y paso a paso, ya que esto no era un proyecto de banda al uso. Lo mejor para ello era ir avanzando según se iba acabando lo anterior. Me permitió trabajar sin prisa y fue gratificante».

Hay muchos nombres conocidos de sobra por los seguidores de la escena nacional. Miembros de Arenna, The Soulbreaker Company, Viaje A 800, Atavismo, Híbrido… ¿Te costó mucho convencerles a todos?
«No, porque todos son amigos. Y eso se notó a la hora de proponerles el asunto. Todos se mostraron dispuestos a hacerlo sin problemas. Infinitamente agradecido».

Quizás quién más llama la atención es Isaiah Mitchell de Earthless y ahora también un grupo tan grande como The Black Crowes. ¿Cómo contactaste con él?
«Tenemos cierta relación entre ambos desde 2013, que fue cuando le conocí. Le monté una serie de conciertos por Euskadi y Navarra el verano siguiente ya que venía a Europa a tocar unos festivales con Earthless y antes de ello quería hacer algo él solo. A raíz de eso, cada vez que viene por aquí intentamos vernos un rato, chateamos por Messenger… Cuando hablé con él la primera vez le propuse una colaboración más amplia pero no pudo ser ya que no pudieron coincidir algunas cosas. Al final se quedó en dos pedazos de solos en ‘Tu Principio Y Mi Fin’ y ‘El Ser De La Necesidad’. Ésta última sólo estará disponible en el vinilo. Estuvo encantado de hacerlo y yo por supuesto que lo hiciera (risas). Es una persona de lo más modesta y accesible. Un encanto de tío».

Una vez tenías las canciones y los músicos para cada uno de los temas, ¿les dejaste aportar en la composición o se limitaron a seguir tus directrices?
«No hizo falta hablar mucho de las canciones. Las estructuras estaban hechas y cada uno fue aportando lo que quiso. Antes de encarar una canción les contaba qué visión tenía de ella. Con el background musical que tienen a cuestas al final hablamos el mismo idioma y no tenía que decirles nada. De esta manera era sencillo llegar a lo que hay en el disco. Esto es una enorme ventaja ya que puedes trabajar relajado al máximo».

Poliedros se ha grabado a tres bandas entre Pamplona, Vitoria y Algeciras, además de mezclarlo en Cádiz. ¿Fue complicado de organizar todo a nivel de logística?
«Aunque parezca increíble ha sido la grabación más fácil en la que he estado implicado por la sencilla razón de que era yo el que se desplazaba a los sitios y nadie más. Una cosa que tengo que destacar ha sido la enorme disposición de todas las personas que han estado implicadas en esto. Eso lo ha facilitado mucho. Íbamos organizando todo según se pudo, mayormente en el verano y otoño del 2020, que fue esa ventana donde nos pudimos mover libremente aprovechando vacaciones, fines de semana… Volvería a hacerlo de esta manera sin duda. Fue muy divertido y muy poco estresante. En una grabación eso es decir mucho».

Las letras de ‘Fuego Funeral’ y ‘Un Mundo Sin Nosotros’ están sacadas del libro El Ritual Del Humo de Carlos Trujillano. En general, toda la temática del disco parece girar en torno a la muerte.
«No ha sido intencionado. Lo que no tenía ninguna gana era hablar de tías, coches y clichés del rock and roll. Quería hablar de lo que estaba viviendo y cómo lo percibía. Creo que hay más temática que esa, ya que a mi manera, he hablado del abuso sobre las personas, el Alzheimer y el abandono. La letra de ‘Delirio Policromo’ está basada en un cuento de H.P. Lovecraft. Habla sobre el viaje que se metió una vez con el opio y sus sensaciones. Las letras que mencionas del libro de Carlos Trujillano, sobre todo ‘Un Mundo Sin Nosotros’, son una crítica a creerse imprescindible en algo, y claramente no es así. Esto sigue con o sin nosotros. Pero sí qué es cierto que las letras no son la alegría de la huerta porque no podían serlo en ese momento. Quizás en otra ocasión».

Musicalmente, el disco es todo un desafío para el oyente. Una hora y cuarto de duración, con cortes que llegan incluso a los 20 minutos. Queda claro que no estabas pensando en petarlo en Spotify cuando lo compusiste. En cierto sentido, es como si ya de salida el álbum estuviese dirigido a un tipo de consumidor muy concreto. ¿No te preocupa que en cierto sentido esto limite el tipo de público que pueda interesarse por Mondo Infiel?
«Aunque fueran canciones de 3 minutos, tampoco lo iba a petar (risas). El tema está, desde mi punto de vista, en que tienes que hacer lo que te salga de adentro, y a mí me ha salido esto. Venía de otro proyecto donde habíamos hecho ese tipo de formato más corto y directo. Me apetecía dar rienda suelta a las canciones. Siempre me han gustado las composiciones donde te vas encontrando cosas y se van desarrollando. Aún así hay varias canciones, concretamente dos, que tienen minutajes contenidos dentro de los estándares radiofónicos o del gusto mayoritario. La limitación ya es una cosa de cada uno y lo que se quiera imponer. Este disco si es cierto que tienes que querer escucharlo y adentrarte en él. Es como una pequeña banda sonora que se va desarrollando a lo largo de esa hora y pico. Ahí está la apuesta. Es lo que te comentaba antes con la temática de las letras. En otro momento a lo mejor son más cortas o de otra manera».

Precisamente tú que llevas ya muchos años en la escena, ¿cómo ves el boom, si es que se le puede llamar así, que están teniendo este tipo de sonidos que van desde el stoner, el progresivo, el doom o la psicodelia por todo el Estado? ¿Crees que hay más bandas con potencial  de llegar al mainstream como ha sido el caso de Derby Motoreta’s Burrito Kachimba y Rufus T. Firefly, o es algo muy de nicho?
«Ese boom del que hablas lleva más de 20 años circulando por el underground estatal. Cada uno lo interpretamos antes y ahora de la manera que podemos con mayor o menor fortuna. Es bueno desde mi punto de vista que sigan manteniéndose esos géneros vigentes y que se vayan adaptando pillando influencias de otros estilos musicales. Hay gente que opina que hay ciertos estilos que deben ser unidireccionales y me parece muy respetable, pero yo no lo veo así. Creo que hay espacio para todos ellos. Claro que hay cada vez más potencial en grupos que tienen algo que decir y pueden dar un salto, ya no digo al mainstream, sino a tener una visibilidad real. Pero ahí ya influyen otros factores ajenos al musical y nosotros podemos hacer poco en ese sentido. Los grupos que mencionas creo que por la razón que sea han sabido llegar a un espectro de gente más joven y ahí puede estar una de las razones de que hayan llegado a donde están ahora.  El apoyo de la gente es fundamental para que esto avance. De nicho es así en todos los lugares, menos en los países anglosajones donde tienen, como siempre, una visión más amplia del asunto. Nos ganan por goleada aunque poco a poco vamos abriendo la mente».

Poliedros es bastante ecléctico. Se podría decir que es un álbum de progresivo pero esconde mucho más. ‘Punto Cardinal’ podría ser la prima hermana de ‘Achilles Last Stand’ de Led Zeppelin, hay palmas flamencas en ‘Fuego Funeral’ al estilo de Viaje A 800 y que tantos otros han imitado, punk garajero en ‘Ratas’… ¿Te interesaba reflejar  de alguna manera toda esa variedad de estilos?
«Yo no quería hacer un álbum homogéneo o de estilo. Adoro algunos grupos que tienen la capacidad de poder hacer eso, pero para mí coarta la capacidad de expresarte, de dar rienda suelta a lo que tienes dentro . Quería intentar hacer algo lo más variado posible dentro de mi capacidad para interpretar distintos estilos. Eso es lo que me lleva a pensar que esto es un disco de rock progresivo sin hacer un ejercicio de estilo o como mandan los cánones . El tema es lo que me iba pidiendo cada canción. Si el riff de ‘Punto Cardinal’ tiene aires Led Zeppelin, ¿por qué no le voy a integrar algo que se salga de ese estilo y veo que no es un pegote simplemente para rellenar? Ahí está la parte central y el solo que son lo más alejado de Zeppelin que pueda haber. Y lo de las palmas pues te digo lo mismo, que ha coincidido con que Viaje A 800 lo ha metido en alguna canción. Pues cojonudo. Esa parte tiene mucho de ellos ya que hay dos «viajeros» tocando».

A pesar de que se escuchan otras voces en el disco, al final es Txus de Arenna y Dr. Sax quien hace la voz principal y acaba dándole cierta unidad a todo, al menos de cara al oyente. ¿Tenías claro que debía ser así o hubieras preferido tener un cantante distinto para cada tema?
«Sí, Txus era y es el adecuado para cantar estas canciones. De alguna manera le he sacado de su zona de confort y al cantar en castellano ha sorprendido a más de una persona que le ha descubierto en otro registro y da esa uniformidad de la que hablas. Tiene mucho talento y capacidad como cantante para hacer cosas muy guapas. Lo sé desde hace bastante tiempo. Cuando he creído que hacía falta otra voz la hemos utilizado. Ahí está Poti cantando ‘Ratas’ en clave Lagartija Nick o las maravillosas voces de Arrate y Miren en ‘Tu Principio Y Mi Fin’. También alguna cosa que me he atrevido a cantar yo… Lo que te decía antes; ir dando a cada canción lo que necesitase».

Tienes ya una banda base montada con miembros de The Soulbreaker Company y Arenna , lo cual significa que vamos a poder ver a Mondo Infiel sobre los escenarios. ¿Cuáles son vuestras intenciones?
«La idea era haber empezado a tocar en primavera, pero el retraso del disco por el tema de fabricación nos ha hecho resituar todo para después del verano. Haremos una gira de presentación de unos diez conciertos en otoño. Hemos cerrado ya unas cuantas fechas y esperamos tener todo atado en mayo. El grupo será Asier Fernández a la guitarra, Andoni Ortiz de batería, Illán Arribas al bajo, Txus en las voces y teclados y yo mismo. Estamos ensayando ya dentro de las posibilidades que hay y realmente tenemos ganas de presentarlo en directo, si es posible con proyecciones, pregrabados… Un plus más».

GONZALO PUEBLA

Reseña
Mondo Infiel
9
Artículo anteriorJoyce Manor anuncian nuevo disco con ‘Gotta Let It Go’
Artículo siguienteEntrevista a Angelus Apatrida – Diez años de ‘The Call’