Caminas descalzo y la hierba te habla. El búho observa, la maleza aguarda. Es un lenguaje innato, algo que no puedes comprender. Un conocimiento milenario que ha pasado de generación en generación. Es real, e inexplicable, pero es muy posible que Xerión hayan logrado musicalizarlo en su nuevo álbum A Essência Do Abismo.

Son ya muchos años siguiendo los nebulosos pasos de Xerión, la histórica formación del black metal galego. Desde que editaran un compartido con Foscor, nunca he perdido la oportunidad de seguirles el rastro, por muy desdibujada que, deliberadamente, quedara impresa su huella en la escarcha. Su compromiso con la herencia cultural folklórica es innegociable, y es por esta razón que su propuesta se ha ido tornando difícil de catalogar, aunque si algo ha permanecido inmutable ha sido su apuesta por el más puro underground, una militancia estrictamente seguida desde que se fundaran en el lejano 2001.

Daga (teclados) y Nocturno (voz, guitarra, bajo, batería) han dado forma este año a A Essência Do Abismo (Nigra Mors), su quinto largo, así que, pasado el solsticio de verano, nos ha parecido el momento propicio para hablar con la enigmática banda sobre cómo tiempos anteriores y su lluvioso entorno influye en sus vidas, y sobre todo, en sus canciones.

Con los cuervos como únicos guías, nos internamos en la espesa niebla de la Ourense más profunda, donde Nocturno nos espera sentado entre bosques frondosos, en plena comunión con sus ancestros y todo lo que le rodea.

A Essência Do Abismo está claramente delimitado por las partes Essência y Abismo, con el quinto corte ‘A Essência Do Abismo’ actuando de bisagra entre ellas. ¿Qué habéis querido mostrar con ello y qué nos contáis en el nuevo álbum?
NOCTURNO “Separé el trabajo en esas dos partes ya que cada una muestra más claramente una de las dos caras que siempre ha tenido este proyecto: la primera muestra más lo tradicional y ancestral, la esencia, y en ella pueden encontrarse los textos más centrados en la Naturaleza y en la Noche; la segunda ahonda en la vertiente más nihilista, en el abismo existencial, con una música más cruda y sucia, si bien hay momentos en el que ambos mundos se entrelazan y confunden”.

Leí en una entrevista vuestra en Friedhof Magazine que el nuevo álbum “está influenciado por músicas europeas del Renacimiento y el Barroco”… ¿Pues ampliarme esa idea? ¿Dónde podemos apreciarlo?
“La música antigua europea, medieval, renacentista y barroca, forma parte de nuestras vidas en otros proyectos musicales que Daga y yo llevamos a cabo. Durante la gestación de este trabajo estuvimos inmersos, por unos u otros motivos, en la música de Heinrich Ignaz Biber y en la de los vihuelistas españoles del siglo XVI, así como en la adorada lírica medieval galaico-portuguesa. Poco a poco fue impregnando los temas de A Essência… hasta el punto de sentir la necesidad extrema de incorporar en algunos temas algunas melodías, caso de ‘K.L.Z.’, o bases armónicas sobre las que desarrollamos nuestras ideas, como en ‘Invernia’ y ‘Liçom De Tebras’. Hay además modos de componer muy de esos periodos, como el contrapunto imitativo y contrapunto invertible, como puede escucharse en ‘Na Procura Da Essência’ o el propio ‘A Essência Do Abismo’”.

Con el paso del tiempo vuestra música ha ido requiriendo de más elementos técnicos, pues partiendo del black más descarnado habéis ido incorporando muchos más pasajes folk. Daga y tú seguís siendo los dos principales miembros de Xerión, pero O Rei Celta No Exilio colabora puntualmente, y habéis recibido más ayudas, sobre todo en directo. ¿Resultan esenciales a estas alturas? ¿Y se limitan a realizar lo que les pedís, o estáis abiertos a escuchar sus propuestas?
“En este trabajo contamos también con la voz de Analitika Sordida Pestilentia de Sordida Nox y VRK en el tema ‘Na Memória Do Esquecimento’. La formación estable de Daga y Nocturno, con las incursiones de O Rei Celta No Exílio, está ahí, si bien el tema de las colaboraciones también está siempre presente, ya que nunca sabes lo que te puede deparar la vida, y si hay posibilidad de que alguien más sume a este proyecto, bienvenida sea. Generalmente todas acaban aportando algo propio, enriqueciendo con su visión y buen hacer el resultado final, ya que es muy raro que contemos con alguien para que haga exclusivamente lo que se le pide… para eso lo hacemos ya las que aquí estamos”.

Me ha llamado la atención la producción, pues a mi parecer, intenta ser lo más real y natural posible, y por extensión, lo menos artificial y contemporánea que se pueda, claro. ¿He dado en el clavo? ¿Se trata de un intento de acercamiento a la misma tierra, de huir del plástico y la intranscendencia de hoy en día?
“Nuestra forma de grabar se ha convertido con el paso del tiempo en el proceso más sencillo y casi artesanal posible. Claro que la música ha ido buscando también esa naturalidad que, por coherencia, ha encontrado en el procedimiento que empleamos en nuestro estudio casero una forma más sincera y espontánea de ser registrada. Utilizamos programas muy sencillos, un equipo que para muchas es muy rudimentario, con la menor cantidad de efectos digitales posible y, en este caso, con una mezcla muy cruda, obviando el proceso de masterización que, por uno u otro motivo, no llegó a convencernos. Buscamos con ello una captación lo más fiel posible del momento, o mejor dicho, de los momentos, evitando en la medida de lo posible la posterior reelaboración artificial del sonido, algo que en nuestro caso ya es en parte obligado en el instante en que cada una de nosotras toca más de un instrumento. En el anterior álbum, Escarnio, Maldizer E Morte, por las características de las canciones, fuimos capaces de grabarlo en dos o tres tomas conjuntas entre Daga y yo, lo que convirtió dicho trabajo en algo muy directo y muy fácilmente llevable al escenario. La grabación de A Essência Do Abismo fue más compleja, así que trabajamos más el proceso mismo de registro y evitamos la producción posterior”.

Entre el black y el metal celta encontramos bellos momentos de ensoñación, incluso instrumentales de puro folk como ‘Prima Luna’… Sin embargo, no diría que ninguno de estos estilos predomine por encima del resto. Casi que cada nuevo trabajo está más equilibrado que el anterior… ¿Es por eso que decís que hacéis ‘metal galaico extremo’, y ya está? ¿Así, a secas?
“El problema de definir la música es que no depende solamente de tu definición y de cómo entiendas tú esa definición, sino que también la persona que la lee ha de tener un entender semejante. Si tú dices black metal, ¿qué banda o sonido te viene a la cabeza en primer lugar? A mí, Darkthrone en la época del A Blaze… o del Under A Funeral Moon, pero no es así para todas, ¿verdad? Xerión bebe de muchas influencias y estilos, ya que yo bebo de muchas influencias y estilos, y unas veces afloran más unos u otros. La más genuina es quizás el rico folklore gallego, que, a pesar de lo que muchas puedan pensar, no se reduce únicamente a lo céltico, así que el calificativo de galaico, relacionado con sonoridad o parte de las temáticas, es casi obligado. Quizás lo de ‘metal’ y ‘extremo’, dependiendo de las canciones, sobre todo si son ambientales, pueda ser más o menos discutible… pero bueno, creemos que es la mejor forma de nombrar lo que hacemos”.

Debo confesar que la parte Abismo me ha gustado algo más… Como se puede suponer dado su nombre, es algo más oscura y raw. Me ha recordado a Darkthrone y, sobre todo ‘O Augúrio Do Imutável’, a Burzum. ¿Ésas son tus principales influencias, el black más antiguo y primigenio?
“Darkthrone por supuesto, y de Burzum su álbum Filosofem. Cuando comencé a desarrollar las ideas de Xerión en 2001 partí de la sonoridad de las bandas noruegas de principios de los 90, Enslaved, Satyricon, Emperor, Ancient… aunque incorporando otras que de una manera u otra hacían que mi música fluyese de forma lógica y sencilla. Y todo ello impregnado de elementos tradicionales de la música gallega. Poco a poco, según avanzaba el proyecto, aparecieron nuevas influencias y otras se escondieron, proceso que fue mutando en cada trabajo. En el caso de la parte Abismo de este último se hizo más evidente la parte más cruda… aunque siempre con un toque Xerión, claro”.

Tocaste en Regnvm Irae, la primera banda gallega de black metal. ¿Cómo recuerdas esos días, en los que no había casi nada en este país?
“También estuvo Daga, aunque se incorporó un año más tarde. Fundamos Regnvm Irae en 1997 Iron, Lord Sade y yo. Completaba la formación en un principio Ron, quien fue sustituido por Grisworld. Como estábamos aún en nuestra época de estudiantes, pues teníamos una media de edad de 18 años, ensayábamos mucho, muchísimo, más allá de lo ecológicamente rentable. Y teníamos un buen repertorio de canciones propias y versiones que tocábamos una y otra vez en el desván de la casa de Grisworld. Teníamos un equipo muy precario, ya que las facilidades para tener algo decente por poco dinero eran casi imposibles, y más tratándose de una ciudad como Ourense. Tocamos también muy poco, ya que no había muchos sitios donde poder hacerlo, y de grabar, bueno, pues más de lo mismo. Al final hicimos una pequeña maqueta de tres temas que se movió todo lo que se pudo entre los fanzines y distribuidoras de una época en la que todo se hacía por correo ordinario, y un vídeo VHS en directo grabado en el Rock Club de Ourense y la sala Anoeta de Vigo. Duramos cuatro años, que, a pesar de las dificultades, podrían resumirse como una época de mucha ilusión y esfuerzo que, sin duda, hicieron posible estar donde estoy ahora”.

Si algo he corregido con el paso de los años es preguntar sobre tópicos como, por ejemplo, cómo la niebla o la lluvia pueden afectar las composiciones y el estado de ánimo de los miembros de un grupo gallego, pero vuestro caso parece el único en el que se busque eso, que realmente os recreéis en ello. ¿Es realmente así? ¿Crees que Xerión es una emanación directa de ahí donde vivís?
“Absolutamente sí. Para el concepto de Xerión decidí desde un principio que me dejaría llevar por las sensaciones que la Naturaleza que me rodea produjera en mí y, como bien dices, recreándome en ello. Claro que decido qué elementos aceptar y cuáles no, lo que lleva a ciertas tendencias comunes en todos estos años como pueden ser las referencias otoñales e invernales y los fenómenos asociados a ellos. Aunque últimamente la excesiva presencia solar y la sequía me están dando algunos problemas en este aspecto…”.

“Últimamente la excesiva presencia solar y la sequía me están dando algunos problemas” NOCTURNO

Muy ligado a la anterior pregunta, y tras 18 años dedicados al metal extremo en galego, ¿qué significa vuestra tierra y cultura para vosotros?
“Una unión con nuestros antepasados más directos, nuestras familias, y con sus formas de vivir y ver la existencia, desde la tradición como base para mantenerla como algo vivo, en constante y orgánico movimiento, trabajando sin fundamentalismos ni tradicionalismos excluyentes. Un estar en este lugar para intentar que, al menos, la siguiente generación, continúe con un proceso que, antes o después, estará abocado a su total destrucción”.

Si algo os encanta, eso son los splits. Habéis realizado compartidos con infinidad de grupos, tales como Foscor, Cryfemal o Decayed… ¿Qué os aporta ese formato como para que editéis tantos? ¿Alguno nuevo en mente ya?
“Creemos que es un formato que pertenece a la misma esencia de la escena subterránea, ya que nos permite poder trabajar en un proyecto común con personas y bandas a las que admiramos y respetamos. Además, por tratarse generalmente de pocos temas, en nuestro caso enfocamos en ellos aspectos diferentes a lo que habitualmente podría esperarse de Xerión, experimentando nuevos caminos y sonoridades. Ahora mismo estamos trabajando en uno nuevo con Niebla Funeraria de Asturies”.

En el digipack he leído que formáis parte del Negro Círculo Minhoto. ¿Puedes explicarme qué es eso y en qué consisten vuestras actividades?
“El Negro Círculo Minhoto es un colectivo de seis personas que enfocamos parte de nuestras inquietudes artísticas en torno al culto a la Noche, la Luna, la Naturaleza, la Galicia profunda y a la Muerte como celebración de la vida. Dentro de ese colectivo estamos Sordida Nox, VRK y Xerión. Además de colaborar unas en los proyectos de las otras, hasta la fecha hemos editado una cinta compartida muy limitada, y hemos organizado un festival en febrero de este año en el Parque Náutico de Castrelo de Minho que, alrededor de un buen cocido minhoto, se convirtió en una jornada de convivencia entre muchas de las personas y colectivos que, de una manera u otra, han estado vinculadas a nuestras bandas todos estos años”.

Es muy complicado veros en directo, ¿pero tenéis algo planeado para los próximos meses?
“Nunca fuimos una banda de tocar mucho, aunque siempre hubo épocas en las que nos dejamos ver más. Nuestras vidas han cambiado mucho desde la grabación de Escarnio, Maldizer E Morte, por lo que ahora lo de tocar en directo se ha tornado más complejo si cabe. Aun así, este año lo hemos hecho en Ourense con Perpetual, en Castrelo de Minho en el festival del Negro Círculo Minhoto, en ambos conciertos en una versión exclusivamente folk de nuestra música, y en A Coruña en el quinto aniversario del Trasnoise Fest, lo cual no está nada mal. En septiembre estaremos en el Iberian Warriors Metal Fest de Zaragoza, y quizás en algún sitio más todavía sin confirmar”.

PAU NAVARRA

Artículo anteriorSocial Distortion y Fu Manchu confirmados para el Azkena Rock 2020
Artículo siguienteProphets Of Rage tienen nuevo single: ‘Made With Hate’