Inicio Críticas de Discos NECK DEEP – ‘All Distortions Are Intentional’

NECK DEEP – ‘All Distortions Are Intentional’

Han apuntado en la buena dirección, pero no han dado en la diana.

De entre la horda de bandas de pop punk salidas de Reino Unido en los últimos años, Neck Deep es la única que ha conseguido un impacto significativo en Estados Unidos, la meca del género. Y con su cuarto álbum, si la pandemia lo permite, es muy posible que siga esta meritoria -teniendo en cuenta la competencia que hay ahí- buena racha.

Pese a haberlo grabado ‘en casa’, en los estudios Monnow Valey de Gales, la banda ha contado con la ayuda del productor americano Matt Squire, un especialista en colar hits en las listas con Panic! At The Disco, Good Charlotte o Ariana Grande. Con él se han asegurado un sonido apto para todos los públicos, pero por suerte no ha enterrado a los músicos bajo mantos de efectos, sino que podemos seguir apreciando que Neck Deep son humanos. Lo cual es muy apropiado teniendo en cuenta que All Distortions Are Intentional es un disco conceptual alrededor de una historia de amor.

La pena es que a pesar de la importancia que, en especial, el cantante Ben Barlow ha querido darle a la narrativa del álbum, una vez escuchado, sinceramente, es que poco se nota. Es más, incluso podría haber jugado en su contra, pues en su segunda parte las canciones pierden chispa en favor del sentimentalismo. De la octava canción, ‘What Took You So Long’ a la última ‘Pushing Daisies’, Neck Deep sacan su vena más pop y romanticona. No son para nada malos temas, pero tanto tema seguido con tempos más bien bajos y más guitarras acústicas que eléctricas, le restan un dinamismo que hasta entonces sí habían logrado.

Porque lo cierto es que en su primera mitad, la banda firma algunas de sus mejores canciones. ‘Sonderland’, ‘Fall’, ‘Lowlife’, ‘Telling Stories’, ‘When You Know’ o ‘Sick Joe’ son justo lo que esperas de una banda como ésta, gracias a sus melodías pegadizas y energía juvenil. Incluso la más oscura ‘Quarry’ demuestra que si se arriesgasen a salir del casillero del pop punk podrían hacer cosas interesantes.

En varios aspectos se nota que han intentado madurar, pero quizá tendremos que esperar al próximo disco para ver si lo han conseguido. Han apuntado en la buena dirección, pero no han dado en la diana.

MARC LÓPEZ