Inicio Críticas de Discos CANCER BATS – ‘Psychic Jailbreak’

CANCER BATS – ‘Psychic Jailbreak’

Los canadienses golpean con la misma fuerza de siempre.

Cancer Bats presentan su nuevo disco, 'Psychic Jailbreak'

¿Puede un perro andar con tres patas? Está claro que sí, sobre todo si no le queda otro remedio para sobrevivir. Sobre todo si el perro en cuestión se llama Cancer Bats.

El anuncio el año pasado de la salida guitarrista y fundador Scott Middleton para dedicarse a su familia y su trabajo podía abrir algunos interrogantes de puertas afuera, pero en el interior de la banda las cosas estaban bastante claras. Si de lo que se trataba era de escribir y grabar un nuevo disco, lo que podía parecer un gran problema no lo era tanto. Al fin y al cabo el bajista Jaye R. Schwarzer ya tenía un gran peso compositivo aunque no lo pareciera, y él mismo estaba totalmente capacitado para hacerse también cargo de las guitarras en el estudio. Y con la pandemia por medio, tampoco había la urgencia de encontrar un sustituto para salir de gira.

Por todo ello si alguien esperaba que el cambio de formación fuera a suponer un cambio en su sonido comprobará rápidamente que no ha sido así. Los canadienses golpean con la misma fuerza de siempre en las 11 canciones que componen su séptimo álbum. Ya en la inicial ‘Radiate’ nos saltan encima con una canción que puede recordar a los Refused más salvajes, pero con unas guitarras bien gruesas que en la parte del solo rozan el sludge.

Y es que una vez más Cancer Bats hacen gala de su amor tanto por el hardcore como por el doom con un estilo que podría dar pie a que se llamaran Black Flag Sabbath. Estamos ya tan acostumbrados que quizá no nos sorprenda, pero alternar pasajes a toda leche con otros en los que priman la pesadez y el groove con absoluta naturalidad no es nada fácil. Como tampoco lo es desgañitarse como lo hace Liam Cormier y darle tan duro a los timbales como Mike Peters durante 40 minutos.

Toda la energía que transmiten en temas como ‘Lonely Bong’, una oda a la carretera con mención al desaparecido Rocksound Bar de Barcelona, ‘Friday Night’, ‘Crocodriles’ o ‘Shadow Of Mercy’ o la pegadiza ‘Pressure Mind’, se transforma en intensidad cuando bajan un poco el ritmo como en la oscura ‘Hammering On’, a dueto con la cantante folk Brooklyn Doran, o en ‘Psychic Jailbreak’ en la que van retorciendo riffs a su antojo. Nueva munición que incita al mosh y el headbanging hasta desfallecer.

Si siendo tres han sido capaces de superar el reto de manera tan brillante, imagina lo que harán siendo cinco, después de haber fichado a Stephen ‘Stevis’ Harrison de Fever 333 y a Nick Sherman. Ojalá podamos verlo pronto.

JORDI MEYA

Reseña
Cancer Bats
8
Artículo anteriorSteel Panther actuarán en Barcelona y Madrid en julio
Artículo siguienteLa joya del día – ‘Kicked Off The Plane’