Inicio Críticas de Discos MEMORIAM – ‘To The End’

MEMORIAM – ‘To The End’

Las brasas de Bolt Thrower siguen ardiendo.

Foto: Timm Sonnenschein

Memoriam nació de las cenizas de los míticos Bolt Thrower hace apenas cinco años. Y lo hizo como una especie de homenaje póstumo a su último batería, Martin ‘Kiddie’ Kerns, desaparecido repentinamente en 2016 y cuya muerte provocó de hecho el fin de la banda de Coventry.

Karl Willetts decidió seguir adelante con este nuevo proyecto y es sorprendente cómo en tan poco tiempo desde su creación han sacado tantos trabajos, ¡pues este To The End es ya su cuarto disco de estudio! Semejante cantidad de inspiración musical no siempre va acompañada de calidad, pero en este caso hay que destacar que no es así. Willetts es un zorro viejo y lo sigue demostrando.

‘Onwards To Battle’ nos anima a eso, a entrar en batalla. Y sin apenas darte cuenta ya estás metido en el fregao a base de bien. Mientras te sacudes el polvo y la sangre de tus enemigos la cosa sigue igual mientras te recuerdan que ‘This War Is Won’ (mejor, que ya tenemos demasiadas derrotas a nuestras espaldas).

La voz de Willetts sigue sonando poderosa y profunda, pero cabe destacar el trabajo impecable de Scott Fairfax con las seis cuerdas. Algo que podemos seguir apreciando en cortes como ‘No Effect’ (¡Para cantarla a pleno pulmón!) y ‘Failure To Comply’ (sin duda una buena letra de protesta en estos tiempos inciertos). En ‘Each Step (One Closer To The Grave)’ encontramos algo más de lentitud en un tema tan oscuro y apesadumbrado como su título indica, y que en algunos momentos les acerca más al doom que al death. Uno de los mejores cortes del disco, sin duda.

El tema que da título al álbum es otra demostración de fuerza que atraviesa de nuevo el campo de batalla. Sin compasión nos golpean con ‘Vacant Stare’ y ‘Mass Psychosis’ (¡Una canción sorprendente que bien podría haber compuesto Al Jourgensen para Ministry!), para acabar con el otro tema más doom del disco y con una de las mejores letras que han escrito en años: ‘As My Hearts Grows Cold’. Toda una declaración de sentimientos profundos, oscuros y confusos.

Si Memoriam es el testamento que Willetts ha querido dejar al mundo después de la muerte de Bolt Thower, no tengo ninguna duda de que aún le quedan brillantes páginas por escribir y que el legado será eterno. To the end, they remaind.

KARLES SASTRE