Ya sea en su faceta más íntima o en las más guitarrera y contundente de sus últimos trabajos, la música que Dave Eugene Edwards lleva cultivando al frente de Woven Hand siempre ha estado cargada de un fuerte componente espiritual. Su mezcla de influencias tan dispares como el folk sureño, el post-punk, la música tradicional de los nativos americanos, o incluso sonoridades cercanas al stoner, le convierten en un artista tan particular como inclasificable.

Por ello, no es de extrañar que algunos de sus conciertos se hayan llevado a cabo en marcos tan poco habituales como el de una iglesia. Precisamente grabó en una su álbum en directo editado en 2010, Live At Roepaen, en la localidad holandesa de Ottersum, del que hoy rescatamos este sobrecogedor ‘Whistling Girl’, una de sus composiciones más hermosas.

Artículo anteriorThe Muffs publicarán nuevo disco en octubre
Artículo siguienteCrónica – Rose Tattoo (Barcelona)