Inicio Críticas de Discos JACK WHITE – ‘Entering Heaven Alive’

JACK WHITE – ‘Entering Heaven Alive’

Se le nota un tanto encorsetado dentro de los parámetros que él mismo se ha autoimpuesto para este proyecto.

Tal y como estaba planeado, Jack White vuelve ser noticia con la edición de su segundo plástico de este año, tan solo tres meses después de haber hecho lo propio con Fear Of The Dawn. Del mismo modo en el que estaba anunciado, el contenido de esta nueva entrega es radicalmente opuesto a su inmediato predecesor.

En abril nos encontramos al White con el que estamos más familiarizados desde que optó por cortar por lo sano con The White Stripes y arrancar su carrera en solitario. Ahí teníamos al de Detroit desatado en su laboratorio experimentando con todo tipo de cacharrería a su alcance. Pedaleras, teclados, loops, samplers… No hay duda de que se lo pasó pipa. Por desgracia, a su faceta más histriónica le cuesta todavía encontrar un equilibrio entre el formato de canción clásico y el querer ir más allá en busca de nuevos sonidos. Algo que esperaba corrigiese con Entering Heaven Alive.

 En su quinto álbum de estudio, Jack ha apostado por una faceta con la que no se le suele asociar tan de primeras, pero que sin embargo siempre ha formado parte de su lenguaje musical. Aquella que le acerca al folk, al country y al blues más tradicional. Por tanto, nos encontramos ante la que probablemente sea su referencia más “conservadora”, si obviamos aquella colección de rarezas llamada Acoustic Recordings 1998–2016. Para entendernos; si Fear Of The Dawn fue el equivalente de Mr. Hyde, Entering Heaven Alive lo sería de Dr. Jekyll. Las dos caras de una misma moneda.

Y precisamente ahí reside el principal handicap de esta entrega: su excesivo formalismo. Uno escucha cortes como ‘A Tip From You To Me’, ‘Help Me Along’ o ‘Please God, Don’t Tell Anyone’ y aplaude la intención de White por mostrar su habilidad a la hora de manejar otros registros donde las guitarras acústicas, el piano o las cuerdas cobran más peso de lo habitual. El problema es que ninguna de ellas deslumbra como sí logra hacerlo (por momentos) con su material más arriesgado.

A lo largo del disco, a nuestro hombre se le nota un tanto encorsetado dentro de los parámetros que él mismo se ha autoimpuesto para este proyecto. Por eso mismo choca que los puntos más interesantes surjan cuando, precisamente, busca desmarcarse de ellos. El mejor ejemplo es ‘I’ve Got You Surrounded (With My Love)’. Un sinuoso blues de aires modernos en el que se cuelan guitarras eléctricas y pianos de escuela jazzística. Por su espíritu aventurero, hubiera encajado mejor en el anterior volumen.

Otros momentos que logran despuntar ligeramente son la divertida ‘Queen Of Bees’, cuya melodía parece sacada de una serie de dibujos animados gracias a su ritmillo circense, el tono intimista de ‘Love Is Selfish’, y la elegancia de ‘A Madman From Manhattan’ con un toque más actual. Aunque para curiosa la adaptación de ‘Taking Me Back (Gently)’, el single que abría Fear Of The Dawn y que aquí traslada a un formato lo-fi que complementa de maravilla a su versión eléctrica.

Una vez más, Jack White nos vuelve a dejar unas cuantas pinceladas de su indudable genialidad, pero el resultado sigue dejando a medias. Una lástima que sus ambiciones previstas para este 2022 hayan resultado ser más grandes de lo que realmente tenía por ofrecer.

GONZALO PUEBLA

Reseña
Jack White
6
Artículo anteriorOFF! vuelven con nueva formación y nuevo disco
Artículo siguienteCrónica – The Stadium Tour (Detroit)