Inicio Críticas de Discos HOY ES SIEMPRE TODAVÍA – ‘Satori’

HOY ES SIEMPRE TODAVÍA – ‘Satori’

Prepárate para un vendaval de emociones abiertas en canal.

Foto: Carlos Meira

Con permiso de Berri Txarrak, la de Catorce ha sido la separación de una banda nacional que más me ha impactado en los últimos años. No es para menos si tenemos en cuenta que los hispalenses estaban pasando por su mejor momento tras editar un señor discazo como lo fue Arcadia y recogiendo alabanzas después de mucho tiempo picando piedra.

Es por ello que a muchos nos costó encajar tan tremendo revés. Por suerte, no ha ocurrido lo mismo con José Miguel Ocón y Luis Ruiz, quienes rápidamente decidieron no perder el tiempo y crear un nuevo proyecto. Junto a ellos encontramos a Óscar Molina de Docka Pussel a la guitarra, y a Fernando Lamattina, también guitarrista de Svdestada que aquí se hace cargo de las voces.
Facturado en uno de los templos sinónimos de calidad dentro del Estado como son los Sadman Studios de Carlos Santos, el primer esfuerzo de Hoy Es Siempre Todavía se aleja por completo de lo que encontrábamos en Catorce. Olvídate prácticamente de cualquier elemento melódico y prepárate para un vendaval de emociones abiertas en canal que, más que cantadas, son gritadas a pleno pulmón.

Ya nos los avisó el propio Fernando en la entrevista que publicamos hace unos días. Sus letras y su forma de cantar, por mucha rabia que aparenten, en realidad esconden dolor y miedos contra los que batalla en ‘Aguacalma’, ‘Carnehueso’ y ‘Hojarasca’. Siempre respaldado por la compacta base instrumental que forman sus compañeros, en ocasiones tira de recursos como el spoken word para tomar algo de aire entre la tempestad.

Si bien HEST anclan sus raíces en el post hardcore, también hay ramalazos más old school con los que armar un buen pogo, caso de ‘Inercia’, la esperanzadora ‘Posdata’ o la homónima ‘Satori’. Esta última gira el rumbo hacia el ecuador con la aparición de un sospechoso habitual en este tipo de trabajos como es Kantz de Habitar La Mar, quién una vez más eleva el nivel de cualquier composición en la que participe.

Al igual que la introductoria ‘Epítome’, el álbum se cierra con guitarra y voz desgarrada, confesándonos que se han guardado ‘Tinta’ para escribirnos una línea más. Con un debut tan potente como éste, confiamos en que sean muchas más las que lleguen en el futuro.

GONZALO PUEBLA