Inicio Críticas de Discos DEF LEPPARD – ‘Diamond Star Halos’

DEF LEPPARD – ‘Diamond Star Halos’

Han dado con la clave para seguir haciendo música con la cabeza alta.

Como le decía en la entrevista que publicamos ayer con Phil Collen de Def Leppard, las bandas de hard rock de los 80 lo tienen especialmente difícil a la hora de envejecer con dignidad. Más allá de que esa estética cuesta encajar con tipos arrugados, calvos, o con barrigas prominentes (en los peores casos, las tres cosas), musicalmente también es complicado no sonar como una parodia de uno mismo.

Def Leppard portada nuevo disco Diamond Star HalosQuizá porque a pesar de haber triunfado en la misma época, el hecho de ser ingleses siempre les mantuvo distanciados de la escena de Sunset Strip, Def Leppard han seguido un camino un poco distinto. No es que haya sido fácil, también anduvieron bastante perdidos tras la aparición del grunge, pero poco a poco han conseguido ese aura de banda clásica por encima de modas o tendencias. Su disco homónimo de 2015 ya supuso una clara mejoría respecto a sus trabajos anteriores, y siete años después este Diamond Star Halos confirma que estos ya sexegenarios han dado con la clave para seguir haciendo música con la cabeza alta.

Para empezar, el primer tema ‘Take What You Want’ es un pepinazo en toda regla, con un riff potente y un puente y un estribillo que recuerdan a sus días de gloria. A continuación ‘Kick’, un homenaje nada encubierto al glam de T-Rex’, y ‘Fire Up’, son algo más facilonas, pero pueden funcionar de maravilla en su inminente gira por estadios.

Con un tracklist que se extiende, demasiado, hasta los 15 temas, la banda tiene espacio para todo. Desde ofrecernos canciones en las que exprimen una vez más su fórmula (‘SOS Emergency’, ‘Gimme A Kiss’), a experimentar con sonidos orientales en esa ‘Liquid Dust’, que parece salida de Slang, a jugar a ser U2 (‘All We Need’), a tirar hacia el country AOR en ‘This Guitar’ y ‘Lifeless’, en las que cuentan con la voz de Alison Krauss, saliendo completamente airosos.

No todo son diamantes, ‘U Rok Mi’, ‘Open Your Eyes’, y la balada ‘Angels (Can’t Help You Now’) bajan el listón, pero, al menos, el final acaba dejando un buen sabor de boca con la juguetona ‘Unbreakable’ y la épica ‘From Here To Eternity’, un híbrido entre Queen y Pink Floyd, que se va apagando con un gran solo de guitarra.

Naturalmente su duodécimo disco no es un nuevo Pyromania o Hysteria, pero ofrece suficientes alicientes como para que, si has seguido su carrera hasta ahora, lo escuches unas cuantas veces más de las que esperabas.

JORDI MEYA

Reseña
Def Leppard
7
Artículo anteriorL’Hereu Escampa vuelven con ‘Perafita’
Artículo siguienteThe Flatliners anuncian nuevo disco con ‘Performative Hours’