Inicio Críticas de Discos BURY TOMORROW – ‘Black Flame’

BURY TOMORROW – ‘Black Flame’

Un buen equilibrio entre agresividad y comercialidad

Supongo que no habrá sido fácil para Bury Tomorrow ver como bandas de su escena como Bring Me The Horizon, Architects o While She Sleeps iban escalando posiciones mientras ellos quedaban relegados a un eterno segundo plano. Supongo que también tenían asumido que quizá era el precio a pagar por hacer una música más pesada que la de todos los demás juntos, pero, aun así, seguro que pensaban que tenían menos de lo que merecían. Por eso no sorprende que Black Flame, su quinto trabajo, resulte también el más accesible, sonando casi como una apuesta definitiva para ganar el terreno perdido.

Pese a ello, el quinteto de Southampton no ha vendido su alma al diablo y ha conseguido encontrar un buen equilibrio entre agresividad y comercialidad. También han conseguido algo meritorio, y es que a pesar de moverse dentro de los cánones del metalcore -la originalidad no es una de sus virtudes-, el álbum suene fresco gracias a la calidad de sus composiciones y un sonido de lo más robusto, con un tratamiento bastante especial de las voces, sobre todo en las partes melódicas, con un eco envolvente, y unas guitarras cortantes que quitan la respiración.

Quien quiera caña burra la encontrará en ‘Knife Of Gold’, ‘Stormbringer’ o la rotunda ‘Overcast’, pero el protagonismo cae en estribillos gigantescos (‘My Revenge’, ‘The Age’, ‘Peacekeeper’) al estilo de Killswitch Engage. Y con sólo diez canciones, Black Flame consigue despedirse justo podrías a empezar a aburrirte de él.

DAVID GARCELL