Inicio Críticas de Discos RYAN ADAMS – ‘FM’

RYAN ADAMS – ‘FM’

Mantiene la buena nota que lleva en este curso.

Puede que medio mundo le haya dado la espalda, pero nadie podrá negar que Ryan Adams está de vuelta en 2022. Ya hemos venido informando de su recuperada hiperactividad en los últimos meses con los aún calientes Chris y Romeo & Juliet. Y por lo visto el de Jacksonville está aún lejos de echar el freno.

Si contamos desde su reaparición en diciembre de 2020 con Wednesdays, este recién estrenado FM supone la quinta referencia que Adams pone en circulación en menos de dos años. Al igual que ha ocurrido con sus últimos lanzamientos, las circunstancias tras haber sido apartado de la industria (recuerden el escándalo por las acusaciones de varias mujeres por abuso emocional y conducta sexual inapropiada) le siguen obligando a autoeditarse a través su sello PAX AM.

Respecto al contenido de esta nueva entrega, nos encontramos ante la versión más directa, sencilla y asequible que le hayamos escuchado en bastante tiempo. Tras la abrumadora cantidad de material que presentaban sus dos últimas referencias (ambas dobles, ahí es nada), es de agradecer que por esta vez Ryan haya optado por el clásico formato de diez canciones despachadas en media hora. Algo que ya da una ligera pista acerca de lo que vamos a escuchar.

Porque aquí la apuesta va de capturar esa magia que logre atraparte en apenas tres minutos y medio a base de guitarras y melodías contagiosas. Lo que viene a ser power pop de manual, para que nos entendamos. Ahí funcionan a las mil maravillas la playera ‘I Want You’, con un aire muy Matthew Sweet, ‘Wild And Hopeless’, ‘Do You Feel’ y una ‘So Dumb’ que te acaba ganando por su empuje en la recta final. Pan comido para un compositor de su calibre.

El propio título da a entender de algún modo que nuestro hombre sigue abonado a ese sonido ochentero perfecto para las emisoras y que tan arraigado permanece en su última etapa. De ello dan buena cuenta precisamente las tres mejores piezas del lote. ‘Fantasy File’ y su romántico saxofón por un lado, y ‘Hall Of Shame’ y ‘Fairweather’ por el otro. Dos medios tiempos hipnóticos cocinados entre las tinieblas que ponen pausa a un disco que se pasa en un suspiro.

Eso sí, con semejante ritmo de producción, hubiera sido conveniente que Ryan se dejara aconsejar por alguien que le ayudase a hacer criba, más aún teniendo en cuenta la cierta homogeneidad que muestra últimamente. Por eso mismo no se puede situar a FM al lado de Gold o Cold Roses, pero al menos sirve para mantener la buena nota media que lleva en este curso.

GONZALO PUEBLA

Reseña
Ryan Adams
7
Artículo anteriorLa joya del día – ‘Decider’
Artículo siguienteEntrevista a Baz Francis – Bola mágica