Inicio Cómics y Libros 666

666

Apuesta por el thriller y el slasher cañí, ofreciéndonos una macarrada fuera del estilo que conocíamos.

Autor: Miguel B. Núñez
Editado por:
Sapristi

Teníamos perdido a Miguel B. Nuñez desde hacía una temporada. Autor del sorpresivo Heavy 1986 (2016) y Heavy: Los Chicos Están Mal (2017), su digna continuación; lo último que supimos de él fue una colaboración con las extintas Lizzies en el año 2018 con el cómic promocional ‘No Law City’ para su último (y definitivo) LP. Impepinable del underground madrileño, con bagaje en el mundo del rocanroleo y colaborador de muchos proyectos editoriales, es una suerte tenerle de vuelta en el terreno del cómic largo y además con una propuesta que, aunque se aleja del tempo biográfico de las obras mencionadas, suena con una melodía similar que encantará a todos sus fans.

En este 666, Miguel retoma a uno de los personajes de su universo Heavy y le coloca en una suerte de spin-off de esos trabajos pero dejando de lado el discurso de clase y reivindicativo, apostando aquí por el thriller y el slasher cañí, ofreciéndonos una macarrada fuera del estilo que conocíamos, aunque con un registro que puede resultar similar, gracias a sus referencias y la forma de retratar los años 80. Dicho esto, es la única similitud con sus dos cómics de barrio, odas a la clase obrera y al heavy metal de hace 40 años; en 666 lo que tenemos es una historia de acción, suspense, sangre y violencia que bebe de las leyendas urbanas sobre rituales satánicos y sacrificios en nombre de Satán.  

Los tebeos de la serie Heavy de Miguel B. Nuñez conectan con el lector de variadas formas, por un lado al jugar con las referenciales del mundillo y las temporales propias de la década; pero también por el subtexto de clase que emana de ambos trabajos. En ese sentido, 666 no renuncia a conectar con la parte nostálgica de los años 80 de las bases del rock de clase alejadas de la movida y la radio fórmula, de la chavalada del momento y de las historias para no dormir con las juergas y fines de semana con los colegas haciendo acampadas regadas con litros de birra y loros sonando hasta las tantas.

Teniendo este escenario es, por tanto, gracioso, divertido y, sobre todo, muy gratificante, leer este cómic desvergonzado rindiendo tributo a las historias de terror y casquería usamericanas en el personal estilo de su autor. Y ahora, por pedir que no quede: a ver si llega pronto el tercer libro de la serie Heavy. 

SAMU GONZÁLEZ