Inicio Críticas de Discos TOM PETTY – ‘Wildflowers & All The Rest’

TOM PETTY – ‘Wildflowers & All The Rest’

La obra maestra de Tom Petty, por fin completa.

Tres años después de la muerte de Tom Petty, y de solventarse las disputas legales por la gestión de su patrimonio musical, sus fans por fin podemos disfrutar de su obra maestra al completo.

Desde que Wildflowers vio la luz en noviembre 1994, sabíamos que la intención del autor era haber publicado un álbum doble de 25 canciones, pero que a petición de Lenny Waronker de Warner Bros, con quien acaba de fichar, aceptó hacer una selección de 15 temas para que encajaran en un solo CD y tener más posibilidades comerciales. Es un gesto que sorprendió a Rick Rubin, productor del álbum, teniendo en cuenta el carácter rebelde de Petty a la hora de lidiar con las discográficas. En cualquier caso, la estrategia funcionó y Wildflowers se convirtió en uno de los discos más exitosos, y venerados, de su carrera.

Cuatro de las canciones descartadas aparecerían dos años después en la banda sonora de la película She’s The One, pero todavía quedaban seis más que nunca habían visto la luz. En sus últimos años de vida, una de las fijaciones de Petty era publicar de una vez por todas la versión completa de Wildflowers, e incluso habló de hacer una gira dedicada exclusivamente al álbum.

Aunque llegue tarde, la aparición de Wildflowers & All The Rest viene a completar un puzle que llevaba décadas sin resolverse, y al mismo tiempo sirve como homenaje póstumo a su enorme talento.

Sería redundante volver a loar las virtudes de un disco que lleva 25 años entre nosotros, pero sólo diré que sigue emocionándome como el primer día. La fragilidad de su matrimonio, y quizá la crisis de los 40, llevó a Petty a crear una colección de canciones introspectivas, a veces oscuras, pero a mismo tiempo dotadas de una gran calidez, algo acentuado por la magistral producción de Rubin. Composiciones como ‘Time To Move On’, ‘It’s Good To Be King’, ‘Crawling Back To You’, ‘Wake Up Time’ son absolutamente brillantes, y, aunque técnicamente se trataba de un disco en solitario, en ‘You Wreck Me’, ‘Honey Bee’, ‘Cabin Down Below’ escuchamos a sus Heartbreakers rockeando más que nunca.

Los diez temas de ‘All The Rest’ poseen prácticamente el mismo nivel de calidad. No son los típicos descartes, sino que cualquiera de ellos podría haber sido incluido en el disco original sin que éste se resintiera. La magnífica ‘Leave Virgina Alone’, o las beatlelianas ‘Something Could Happen’ y ‘Somewhere Under Heaven’ demuestran que Petty pasó por un estado de gracia durante la creación del álbum.

No soy un gran amante de la publicación de maquetas de un artista, pero en este caso las 14 grabaciones caseras incluidas en la versión deluxe de Wildflowers & All The Rest me han resultado reconfortantes. Es como sentir a Petty más cerca que nunca, y sorprende el nivel de elaboración de algunas, con varias pistas de voz y diversa instrumentación. Es difícil escuchar susurrándote al oído ‘Hung Up And Overdue’ y que no se te haga un nudo en la garganta.

Menos trascendente es la inclusión de cortes del álbum grabados en directo, aunque me ha hecho especial ilusión que hayan incluido la divertida ‘Girl On LSD’. Tuve la suerte de asistir a uno de los conciertos de la gira Dogs With Wings en 1995, y todavía recuerdo las risas del público a medida que Petty iba cantando sobre sus novias adictas a diferentes drogas. Un recuerdo mágico asociado a un disco mágico al que siempre merece la pena acudir.

JORDI MEYA