Paw son uno de esos grupos que en los 90 quedaron eclipsados por los grandes nombres del grunge. Sin embargo, Dragline, su debut de 1993 es un tesoro que merece ser reivindicado.

La banda de Kansas dominaba como pocos los contrastes entre la garra y la calma y su vocalista Mark Hennesy tenía un algo especial tanto en sus interpretaciones como en sus letras, como este ‘Jessie’ dedicado a un “buen perro”.

Si nunca los habéis catado, espero que esta joya os anime a hacerlo.