Hace un año y medio Stone Temple Pilots presentaban en sociedad a su nuevo vocalista, el casi desconocido Jeff Gutt. Después de haber publicado un disco homónimo con material nuevo y haber girado por Estados Unidos, el grupo llega a España preparado para convencer a los todavía escépticos.

Toda la suerte que Stone Temple Pilots pudieran tener en sus primeros años de vida vendiendo millones de discos de su debut Core (1992), a pesar de tener a la crítica en contra, y solidificando una carrera llena de hits a lo largo de los 90, la han pagado de sobras. Pocos grupos han tenido la desgracia que sus dos vocalistas, Scott Weiland, primero, y Chester Bennington, después, ya no se encuentren entre nosotros.

Sin embargo, los hermanos Dean y Robert DeLeo y el batería Eric Kretz no dejaron que tanto infortunio les hundiera, y en marzo del año pasado volvían a la escena con un disco titulado simplemente Stone Temple Pilots en el que debutaba el nuevo cantante Jeff Gutt. Si bien, el grupo había empezado su búsqueda mucho tiempo atrás y solicitaron que cualquiera que se sintiese cualificado les mandara una cinta de prueba, Gutt hizo una audición después de que varios músicos se lo recomendaran al grupo.

Unas semanas antes de que la banda actúe en el Download Madrid Festival, tuvimos la oportunidad de charlar con Gutt para que nos contara cómo lleva su nueva vida.

¿Cómo valoras tu experiencia hasta ahora como cantante de Stone Temple Pilots?
JEFF GUTT “Ha sido increíble. He estado en sitios que nunca hubiera esperado, como España que será maravilloso. Y simplemente estar en una banda de este calibre musical y profesional es una pasada. Estaba acostumbrado a gestionarlo todo yo, y con esta banda, llego y todo está perfectamente preparado”.

¿Te ha sorprendido la reacción de los fans?
“La verdad es que todo es mérito de las canciones. Generan una energía increíble que percibes desde el escenario. Hay pocas cosas comparables. Siendo yo mismo un fan de STP lo comprendo perfectamente. Sobre todo cuando vamos a países donde hacía tiempo que no habían ido, como en la gira por Sudamérica, la respuesta de los fans es increíble”.

¿Cómo describirías las personalidades de Eric, Robert y Dean?
“Eric es el bromista. Siempre te hace reír. Y los hermanos se llevan muy bien, lo cual es una anomalía en el rock’n’roll (risas). Son músicos puros. Su lenguaje es la música. Ojalá algún día llegue a ese nivel. Para mí es un poco como estar en Led Zeppelin (risas). Todo es como un sueño”.

Entrar como cantante en un grupo muy establecido es un trabajo realmente complicado. ¿Ha sido más sencillo de lo que esperabas?
“Yo llevaba muchos años trabajando en la industria aunque no fuera conocido. Tenía mucha experiencia tanto en el estudio como en directo. Había tenido otros trabajos, pero principalmente me había dedicado a esto, así que, en ese sentido, estaba preparado para entrar en una banda como ésta”.

Pero al principio había escepticismo por tu paso por la tele en el programa The X-Factor, algo que en el mundo del rock no está muy bien visto.
“La verdad es que necesita mucho valor para salir y cantar para millones de personas en directo. No hay mucha gente capaz de eso. Para mí The X-Factor es sólo otra cosa que hice. También estuve en una banda que se llamaba Dry Cell y nos ficharon al mismo tiempo que a Linkin Park. De hecho, conocí a Chester en ese tiempo. Para mí entrar en STP ha sido como la luz al final del túnel. Poder ayudarles a seguir adelante es todo un honor”.

Muchos grupos prefieren salir a la carretera para rodarse con un nuevo miembro y luego es cuando graban un disco. Sin embargo, vosotros empezasteis al revés.
“Para nosotros era muy importante ver si seríamos capaces de escribir música juntos, porque no querían apoyarse sólo en lo que habían hecho en el pasado. Creo que fue muy positivo hacerlo así. Naturalmente me intimidaba porque había mucha presión, pero afortunadamente todo funcionó muy bien. Mi intención era dejarme llevar y hacerlo todo simple, sin pensar en lo que Scott o Chester habían hecho antes”.

¿Cómo te enteraste que habías sido el elegido? ¿Te lo dijeron de inmediato o tuviste que esperar?
“Tuve que esperar como un año. Vendí mi casa y mi coche en Michigan y me fui a Los Angeles porque estaba seguro de que conseguiría el puesto. Cuando me enteré primero de que estaban buscando a un nuevo cantante, estaba a punto de salir de gira con el grupo que tenía en ese momento, y estuve fuera unos cuantos meses, pero cuando volví, me lo tomé como una misión. Por suerte, no tuve que mandar una cinta de prueba, sino que logré que me citaran directamente. Y por suerte, todo salió bien (risas)”.

¿A quién fue la primera persona que pudiste decirle ‘soy el nuevo cantante de STP’?
Oh, no creo que se lo dijera a nadie. Sólo a mis padres y a mi hijo, pero después de que hubieran pasado unos cuantos meses. Tenía que mantenerlo totalmente en secreto. Pero molaba andar por Los Angeles siendo el nuevo cantante de Stone Temple Pilots sin que nadie lo supiese (risas). Miro con cariño ese periodo porque sé que ya no volverá”.

¿Te dieron alguna pauta sobre cómo tenías que cantar?
“La verdad es que no. Al principio me dieron un listado de siete canciones, pero una vez superé eso, no conseguí que me pasaran un posible setlist, así que tuve que aprenderme todas sus canciones (risas). ¡Y tío, tienen un montón! (Risas). Fue mucho trabajo. Y un poco duro porque tiendo a guardarme mis emociones y mis preocupaciones, y me costó abrirme a ellos”.

“No tuve que esforzame porque mucha gente me había dicho antes que mi voz se parece a la de Scott” JEFF GUTT

Dean y Robert dijeron que era muy importante poder encontrar a alguien que pudiera componer con ellos. Pero para eso se necesita un gran nivel de confianza.
“Al final se trata de encontrar los momentos adecuados. Empezaron mandándome lo que llamo ‘paisajes musicales’, y eran realmente hermosos. Así que me dediqué a escoger las mejores ideas para cada uno. Intenté no ponerme más presión. Pero empecé a escribir canciones cuando era muy joven, así que sé cómo funciona el proceso. Al final sólo hay 7 notas, sólo se trata de impregnarles tu personalidad”.

Supongo que lo más difícil es encontrar la manera de hacer las canciones tuyas, sin que se pierda la esencia que les daba Scott Weiland.
“Por suerte, no tuve que esforzame porque mucha gente me había dicho antes que mi voz se parece a la de Scott. Así que me salía de manera muy natural. Además, tengo tan interiorizadas canciones de STP como ‘Trippin’ On A Hole In A Paper Heart’ que me salen solas. Me hubiera costado mucho más si hubiera sido otro grupo”.

En los conciertos tocáis los temas más conocidos y también algunos nuevos. ¿Hubo alguna canción que les pediste por favor poder tocar?
Mmm… Siempre les dije que quería tocar ‘Glide’ (del disco Nº 4 –ndr.), pero sólo he logrado que la tocaran una vez (risas)”.

¿Y tienes un disco favorito del grupo? Aparte del que has grabado tú, claro.
(Risas) Va cambiando. Me encanta Core porque tuvo un gran impacto en ese momento de mi vida. Toda la música de esa época lo tuvo. Fue cuando decidí coger una guitarra, y no la solté durante un año. Es un disco que me inspiró a ser músico. En cierta manera se ha cerrado el círculo”.

JORDI MEYA