Inicio Danko's Hall Of Fame Danko’s Hall Of Fame – Stryper

Danko’s Hall Of Fame – Stryper

Danko Jones analiza 'To Hell With The Devil' de Stryper.

Este mes el escogido para mi Hall Of Fame particular es To Hell With The Devil de Stryper. 1986 fue un gran año para la música heavy. El pop rock lo pagó caro cuando Slippery When Wet de Bon Jovi vendió 12 millones de copias. Metallica se solidificaron como la mejor banda de metal desde Black Sabbath con Master Of Puppets.

Van Halen debutaron con su nuevo cantante, Sammy Hagar, con 5150, mientras David Lee Roth lo hacía en solitario con Eat ’em And Smile. Aerosmith colaboraron con Run D.M.C. para reanimar su carrera con ‘Walk THis Way’ y Beastie Boys fundieron los ritmos de Led Zeppelin con la música rap en Licensed To Ill. Mientras tanto Slayer sacaron su disco más salvaje y diabólico hasta la fecha, Reign In Blood, y Stryper la banda de rock cristiano más grande que ha existido nunca, editaban su disco más exitoso hasta la fecha, To Hell With The Devil.

 Nunca he entendido como la gente puede ser tan cerrada de mente en lo que respecta a la música. La música es un reflejo de lo diversos que somos como raza humana y a través de la diversidad, deberíamos apreciar todo sobre ella.  Así que tras soltar este preámbulo hippie, ya puedo decir que amo Stryper. Sí, son maravillosos. No soy cristiano, pero tengo dos oídos que aman el rock y Stryper son buenos haciendo eso. Todavía siguen activos y haciendo muy buenos, pero mi favorito es To Hell With The Devil.

Admito que parte por lo que amo la música rock, es por su sensación de novedad. Personalidades más grande que la vida, con peinados más grandes que la vida, tocando música más grande que la vida y si encima lo adornas con trucos como maquillaje, escupir fuego, motos o arrancar cabezas a los pájaros, soy vuestro humilde fan. Lo que Stryper ofrecían era nuevo para mí, tirando Biblias al público y proclamando su amor por Jesucristo por encima de unos riffs inmaculados. Era el polo opuesto de lo que Ozzy y Alice Cooper hacían, y lo veía como algo atrevido y divertido al mismo tiempo. No dejes que el tema de las Biblias te cause rechazo.

Stryper era realmente heavies y podían competir con cualquiera. El vocalista/guitarrista, Michael Sweet lideraba ese ataque negro y amarillo con la voz más elegante a este lado del heavy. Desde luego que adoraba a Dennis DeYoung de Styx y seguro que tenían canciones que deberían/podrían haber sido canciones de Styx, pero con Oz Fox a la guitarra, un músico infravalorado y su hermano Robert Sweet (que tocaba la batería de lado en el escenario), Stryper eran una autentica fuerza del rock n’ roll, te interesara o no su mensaje.

Afortunadamente para ellos, América está en consonancia con el cristianismo y su audiencia estaba casi construida. Tuvieron problemas para dar el salto a otro tipo de público, pero To Hell With The Devil ayudó a solventar ese problema, al menos durante un tiempo. Su toque cristiano fue acogido con algo de escepticismo y el éxito que tuvieron fue equiparable a la cantidad de risas y burlas que generaron. Pero nada es más indiscutible que la música.

Por supuesto, el tema título, resume el espíritu del disco pero, aparte del mensaje, la canción es todo un mega himno de hard rock de aquellos tiempos. ‘Calling On’ you seguía el disco, mi canción favorita de todo el álbum y primer single. A pesar de que el tema es un producto de su tiempo, aguanta el paso del tiempo sin ningún problema. Otras canciones como ‘The Way’ o ‘More Than A Man’, con un aire Maiden, los riffs más poperos de ‘Holding On’ y ‘Rockin’ The World’ y las influencias Styx de ‘Honestly’ y ‘All Of Me’, mostraban que Stryper cubrían muchas bases musicales, mientras mantenían a su base cristiana feliz con las letras.

Como he dicho antes, Stryper siguen rockeando a día de hoy, editando discos. De hecho su último álbum, God Damn Evil, es un salmo metálico, más duro de lo que cualquiera de sus contemporáneos, cristianos o seculares, podrían hacer. Quizás, al final, esos rezos hayan servido de algo.