Hacer esta columna y llamarla mi ‘Hall Of Fame’ es chulo pero, seamos honestos: muchos de los discos de los que hablo aquí son tan exitosos que no necesitan que muestre mi apoyo. Muchos ya hablan por sí mismos: Appetite For Destruction, Master Of Puppets, Never Mind The Bollocks, Led Zeppelin I… ¿Quién soy yo para darles la aprobación final? Pero por otro lado, hay álbumes que han sido criminal y constantemente ignorados, y creo que ésa es la razón por la que esta columna existe.

En el mundo del heavy metal, uno piensa rápido en Slayer, Iron Maiden, Metallica o Judas Priest. Todos ellos se merecen la mayor de las consideraciones. Pero existen una serie de bandas a las que no se les ha prestado la atención que merecerían. Una de esas formaciones siempre han sido Entombed.

Entombed molan. Ésta es una declaración que todo el mundo debería de gritar tan fuerte, como cuando lo hace diciendo “Ozzy” o “Slayer” en  los conciertos de rock. Tan sólo han sido capaces de editar nueve álbumes en 31 años, pero su contribución ha sido enorme. Con clásicos del death metal como Left Hand Path y Clandestine bajo su hombro, todavía fueron más lejos y crearon su propio género, el death’n’roll, cuando editaron Wolverine Blues en 1993 seguido por DCLXVI: To Ride Shoot Straight And Speak The Truth en 1997.

Wolverine Blues está catalogado como un clásico, de la misma manera que su álbum de retorno, Uprising, en el año 2000, pero Morning Star de 2001 es probablemente su álbum más completo. Un trabajo dolorosamente ignorado. Es un álbum impecable e implacable de grandes canciones de metal. Una tras otra. Podría citar algunos temas pero, realmente, no hay unos mejores que otros. Cada canción tiene su razón de ser en el disco y son perfectas una al lado de la otra. No hay absolutamente nada de relleno. Qué secuencia más perfecta de aplastante metal. Podría citar tan sólo unas pocas decenas de álbumes tan perfectos como éste, y ésos serían ejemplos de álbumes multiplatino. Ése es el nivel al que Morning Star pertenece.

Recientemente ha habido una más que publicitada separación dentro del propio grupo, que ha dado como resultado la existencia de dos Entombeds –‘Entombed’ con tres miembros originales y ‘Entombed A.D.’ liderado por el cantante LG Petrov-. Para un fan como soy yo, me gustan las dos entidades y definitivamente no me posiciono en favor de ninguna. Aun así, lo que me gustaría ver es a Entombed renacer y recuperar lo que les pertenece. No hay un grupo de metal que lo merezca más que ellos. Así que induzco Morning Star en mi Hall Of Fame para probarlo. Si dudas de lo que digo, es que todavía tienes que escucharlo.

Artículo anteriorWilliam DuVall (Alice In Chains) presenta su disco acústico
Artículo siguienteLa joya del día: ‘Stargazer’