Inicio Críticas de Discos CURSIVE – ‘Vitriola’

CURSIVE – ‘Vitriola’

Los estadounidenses Cursive tenían muy mal acostumbrados a sus seguidores publicando un disco cada tres años durante casi dos décadas, pero esta vez se hizo esperar más de los deseado. En los seis años que separan I Am Gemini y el presente Vitriola, los de Nebraska han trabajado en proyectos en solitario y paralelos, abierto una sala de conciertos en su ciudad e incluso fundado su propio sello, 15 Passenger.

Y sí, además de todo eso, también han sido capaces de parir otro muy buen disco como Vitriola, otra estupenda y variada colección de canciones sentidas e himnos amargos. Con la vuelta del batería cofundador de la banda, Clint Schnase, Cursive recuperan en este octavo largo la pegada de sus dos primeros trabajos, aunténticas joyas del emocore de finales de los 90, sin renunciar al lado más dramático y cinemático (‘It’s Gonna Hurt’, ‘Remorse’) de sus últimas referencias gracias a la participación del teclista Patrick Newbery y la cellista Megan Siebe, piezas fundamentales en los pasajes más densos y por momentos asfixiantes del disco.

A diferencia de sus últimos trabajos, este nuevo disco no tiene un hilo argumental claro. En el catárquico Vitriola hay crítica social (‘Under The Rainbow’ carga contra las clases privilegiadas y ‘Life Savings’ apunta al lado perverso del dinero), introspección (en ‘Ghost Writer’ Kasher se examina como letrista) y las dos cosas a la vez (‘Noble Soldier / Dystopian Lament’). En cualquier caso, una obra a la altura del aclamado Domestica y, en cierto modo, una continuación de The Ugly Organ.

LUIS BENAVIDES