FECHA: 10 DE JUNIO DE 2019
LUGAR: SALA BUT (MADRID)
PROMOTOR: HELLO CLEVELAND

Somos muchos los difíciles de contentar un lunes. Sin embargo, el del 10 de junio fue una buena ocasión para, incluso, celebrarlo. Underoath regresaban a Madrid tras su paso por el Download Festival del año pasado, donde su directo no dejó indiferente a nadie y despertó la curiosidad de muchos. Con un último álbum, Erase Me (2018), que, como suele ocurrir en tantas ocasiones, ha sido criticado por parte de sus fans tras la madurez de la banda, y una ciudad nunca antes visitada en sala, no lo tenían fácil. Y aún así, la acogida fue bastante calurosa por parte de algo más de 200 personas que les esperaban.

Puede que los locales de Against The Waves, ayudaran a ello. Con el EP Fight Or Flee publicado este mismo año y un disco, Borealis (2016), que presentaron tanto en el mismo Download como en el Resurrection Fest, ésta era una fecha de regreso muy importante para la banda, porque tal y como habían comentado en sus redes, desde que abrieron par While She Sleeps que no habían vuelto a pisar una sala de su localidad.

Against The Waves. Foto: Blanca Gemma Fuerte

Quien pudiera cuestionar si iban a estar a la altura, su contundente directo lapidaba de forma rotunda cualquier duda. Con un setlist comprimido en tres cuartos de hora, Against The Waves llenaban el escenario con una puesta en escena impecable. Comenzando, para calentar, con ‘As Above So Below’, siguieron con una selección de alta intensidad muy equilibrada donde no faltó ninguno de sus mejores temas. Aunque era mucho el público que parecía colaborar en una conjura del Mannequin Challenge, por eso de ser lunes quizás, había también una gran parte de ellos que se mostró completamente entregada, sobre todo en momentos como ‘Radiate’ o la coreada ‘Northern Light’.

La banda, que arrastra el legado que han dejado sobre la escena metalcore, innovando en el género con la introducción de sonidos electrónicos como hicieron Dawn Of The Maya (vimos a su teclista Marta Abad disfrutando del directo entre los asistentes), nos demostró su infinita capacidad de renovar su espectáculo con los nuevos temas de este reciente EP.

Mike Mateos que, literalmente, se tiraba por los suelos y Dani DJ, que salía de la mesa de sintes y samplers para cantar frente al público, se encargaron como maestros de ceremonia de un frenético show donde primaron las canciones a los grandes discursos y que realmente, habrían sido innecesarios, pues la nueva propuesta de Against The Waves, habló por sí sola. Y si los teloneros hicieron que la espera para la llegada de Underoath fuera corta, también pasaron como un suspiro los sesenta minutos que los de Florida tenían preparados.

Underoath Foto: Blanca Gemma Fuerte

Sonaba ‘On My Teeth’, cuando la banda se disponía a salir, ante un público que de entrada se mostró frío pero que la banda consiguió transformar con temas clásicos como ‘It’s Dangerous Business Walking Out Your Front Door’. Según avanzaba la noche parecía que la sala entraba cada vez más en calor bajo un fuego que podíamos sentir en nuestras propias carnes, y al que le acompañaban los reconocibles ‘espasmos’ furiosos con los que Chris Duddley aporreaba, en el buen sentido de la palabra, los teclados. Si bien la banda pareció olvidar su faceta más oscura, no faltaron algunos de los antiguos temas más destacables de su álbum They’re Only Chasing Safety de 2004, como ‘A Boy Brushed Red Living In Black and White’, donde vimos algún discreto intento de stage diving por parte de algún fan que consiguió plantarse sobre el escenario. 

Underoath Foto: Blanca Gemma Fuerte

Al igual que Against The Waves, Underoath optaron por una ejecución consecutiva de los temas, sin apenas discursos. Spencer Chamberlain sólo hizo los honores presentando a su banda, hablando de su tierra natal y animando también al público a saltar junto a ellos. Pero quizás molesto por la cancelación del concierto de Barcelona anunciada unos días antes, hizo comentario un tanto desafortunado o con una interpretación de doble filo: “Es un placer veros a todos vosotros en Madrid, pero sólo si el próximo año traéis a un amigo por cada persona que está hoy aquí, volveremos”. Cada uno que piense lo que quiere…

Los momentos clave llegaron en la segunda mitad del concierto con temas como ‘No Frame’, de su último álbum, con una energía muy especial y el sonido electrónico haciendo vibrar los bajos en la sala, y, por supuesto, ‘Sink With You’ y ‘Writing On The Walls’ con el que finalizó el concierto. Se despidieron regalando no sólo púas y baquetas, sino también parches de la batería de Aaron Gillespie, quien también nos había cautivado con su voz tan notable y necesaria, a pesar de permanecer ‘en la sombra’.

Así nos fuimos con un sabor algo agridulce por la brevedad de un repertorio de sólo 13 canciones, pero satisfechos por su intensidad. Al menos, no fue un lunes cualquiera.

BLANCA GEMMA FUERTE

Artículo anteriorLa joya del día: ‘I Don’t Mind’
Artículo siguienteYa están disponibles los horarios del Resurrection Fest