Bob Mould compartió ayer mismo una versión de ‘I Don’t Mind’, uno de lo singles más celebrados que los Buzzcocks lanzaran en 1978, para anunciar una nueva gira en solitario por Estados Unidos.

La canción venía acompañada de un vídeo en el que se lee un mensaje en el que explicaba el gran impacto que tuvo en él ver a los Buzzcocks en directo durante su segundo en la universidad. “Dice la leyenda que esa noche toda la banda estaba alucinando de LSD; no lo sé, pero muchas veces durante el set Pet (Shelley) se inclinó hacia mí, y fuera del micro, me gritó los cambios de acordes. Me causó una gran impresión y me volví incluso un estudiante más atento de su trabajo”. 

Como podéis escuchar la combinación Mould/Buzzcocks funciona a la perfección.