Tras una grave dolencia y ciertas complicaciones en el quirófano que casi le cuestan la vida, Mike Scheidt, guitarra, cantante y alma de YOB, ha encontrado la fuerza para firmar, junto a sus dos compañeros de grupo, el que seguramente sea su álbum más especial y expuesto hasta la fecha.

Y es que después de semejante calvario, dos espíritus bien distintos conviven con naturalidad en Our Raw Heart: por un lado, la esperanza, la alegría de seguir entre nosotros, algo que ya denota ‘Ablaze’ e incluso su primera canción de amor, ‘Beauty In Falling Leaves’. Pero por el otro, uno no puede negar lo que es, y la lúgubre aspereza del doom más ortodoxo sigue presente en el disco, por mucho que la voz exprese sentimientos más amables. Es por eso que pronto ‘The Screen’ te golpe con su dura reiteración, ‘In Reverie’ te arrincona contra un muro y ‘Lungs Reach’ te abraza con un manto de oscuridad difícil de sortear.

Cuando aparece ‘Beauty In Falling Leaves’, tampoco caigamos en el equívoco: sincerarse con lo que uno siente no quiere decir caer en la cursilería, en la sensiblería comercial, y así, en este extenso oasis seguimos contando con toda la clase de unos YOB que han logrado un gran tema.

A la poco corriente voz de Scheidt le han dado mucho mayor espacio y protagonismo, se acerca al señorío de Saint Vitus, Pentagram o Goatsnake, por lo que lo único criticable aquí es ‘Original Face’, que no es tan inspirada, y una ‘Our Raw Heart’ que, con sus más de 14 minutos, igual se te atraganta un poco al principio, pero que luego demuestra con su crescendo instrumental por qué debía bajar el telón.

PAU NAVARRA

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here