Inicio Críticas de Discos WHITE STONES – ‘Dancing Into Oblivion’

WHITE STONES – ‘Dancing Into Oblivion’

Mucha habilidad, pero poca garra.

Antes de empezar debo confesar que nunca he podido con Opeth. Ni siquiera en su periodo más metalero. Conozco mucha gente que es ultrafán y he tenido largas y apasionadas discusiones con muchos de ellos, pero nunca he roto esa barrera invisible que me aleja irremediablemente de su música. El talento de los suecos es innegable, y no seré yo quien diga lo contrario, pero siempre me han parecido tediosos y aburridos.

Sirva esta aclaración para contextualizar que me acerqué con mucho escepticismo White Stones, el proyecto liderado por Martín Méndez, a pesar de contar en sus filas con la presencia del gran Eloi Boucherie. Y si ya el año pasado su debut Kuarahy me dejó bastante frío, era evidente que mis ánimos a la hora de afrontar este Dancing Into Oblivion eran ya más bien escasos. A pesar de ello, después de la breve  introducción instrumental de ‘La Menace’, dos trallazos como ‘New Age Of Dark’ y ‘Chain Of Command’ me levantaron las ganas e hicieron que mi atención creciese con entusiasmo. Dos temas donde toda la banda brilla con luz propia y la voz de Eloi suena contundente y potente como si estuviésemos ante cualquier canción de los grandes Vidres A La Sang.

Pero sorprendentemente, a partir de ahí el disco empieza flojear con temas como ‘Iron Titans’ o ‘To Lie Or To Die’, que a pesar del virtuosismo instrumental de Méndez al bajo, nunca logran engancharme ni conectar con ellos por parecerme demasiado grises y poco convincentes. 

Sintiéndolo mucho, porque a priori me parecía un proyecto muy interesante unir el talento y la capacidad musical de estos grandes artistas, he de decir que el resultado final me ha dejado igual de indiferente que su predecesor. Demasiado progresivo y poco death para mi gusto. Mucha habilidad, pero poca garra más allá de unos breves momentos.

KARLES SASTRE