Hasta hace unos meses no sabía ni de la existencia de esta banda de Kentucky, pero fue escuchar su single ‘Might Be Right’ y empezar a ver su nombre aquí y allá: Billie Joe de Green Day les citó como uno de sus grupos actuales favoritos, hace nada Pearl Jam les confirmaba como teloneros de su próxima gira europea y, en general, las críticas de este You Deserve Love, su tercer álbum y con el que debutan con la multinacional Elektra, están siendo más que positivas.

Sin que podamos hablar de hype, lo que está claro es que el grupo ha subido un peldaño en su carrera. Y me alegro porque White Reaper son, por encima de todo, una banda de canciones. Con un sonido con influencias del power pop, la new wave, el classic rock, y hasta un puntito AOR, el nuevo repertorio del quinteto es perfecto para canturrear y pasar un buen rato. Como si fuera una banda de garaje jugara a ser una que llena estadios, el grupo ofrece hits para dar y tomar. Se hace realmente complicado no sentirse arrastrado por el riff ochentero a lo Rick Springfield de ‘Headwind’, el irresistible estribillo de ‘Really Long Time’, la más danzarina ‘Saturday’, o la citada ‘Might Be Right’ entre otros.

La dulzona pero vacilona voz de Tony Esposito, las armonías de guitarras dobladas en plan Thin Lizzy y unos teclados 80’s son algunos de los elementos que les dan carácter. Y aunque no sean como decían jocosamente en el título de su anterior disco The World’s Best American Band, si siguen sacando discos así, se convertirán en una a tener en cuenta.

JORDI MEYA