Inicio Críticas de Discos WEEZER – ‘SZNZ: SUMMER’

WEEZER – ‘SZNZ: SUMMER’

Las canciones más metálicas y oscuras que han grabado desde 'Maladroit'.

Crítica disco Weezer SZNZ Summer

Como un reloj, coincidiendo con el solsticio de verano, Weezer han lanzado el segundo capítulo de SZNZ, su colección dedicada a las cuatro estaciones con la que nos tienen entretenidos este año. A priori, uno esperaba que hacer un buen disco veraniego iba a ser pan comido para una banda que ha parido canciones como ‘Island In The Sun’, ‘Surf Wax America’ o ‘Go Away’, pero parece que Rivers Cuomo tenía otros planes…

Crítica del disco SZNZ: Summer de WeezerPara empezar, el primer tema ‘Lawn Chair’ no está inspirado en el concerto ‘L’Estate’ de Vivaldi como correspondería, e hizo en ‘Opening Night’ de SZNZ: Spring con ‘La Primavera’, sino que, por algún motivo que se nos escapa, Cuomo ha tomado como referencia el segundo movimiento de ‘L’Inverno’ dándole un toque muy solemne.

En él, recupera los personajes del disco anterior, los arcángeles Michael y Gabriel, dispuestos a torturar a los humanos porque el Cielo les parece un lugar demasiado aburrido. Es un concepto que ya quedó comprobado en el primer capítulo de SZNZ que no iba a ninguna parte, y que solo sirve para que Cuomo meta algunas referencias religiosas de manera bastante gratuita.

De hecho, él mismo no parece muy convencido de la historia que quiere contar y se olvida de ella en el segundo corte, ‘Records’. Se trata del típico single de los Weezer de la última década -pegadizo, pero sin sustancia- en la que canta sobre la obsesión por la música; lástima que para expresarlo no se le haya ocurrido nada mejor que el lastimoso puente «I feel Rihanna, I’m feeling Lana, I feel Nirvana, So you can fuck off». Podría haber estado en el Black Album, lo cual no dice mucho en su favor.

A partir de aquí el disco da un giro importante y la banda nos sorprende con las canciones más metálicas y oscuras que han grabado desde Maladroit. Quizá la portada, en la que vemos un bosque en llamas en lugar de una playa, es el reflejo de lo que Cuomo tenía en la cabeza, asociando el calor al infierno.

El medio tiempo ‘Blue Like Jazz’ presenta un riff de inspiración neo clásica a lo Yngwie Malmsteem, y una ambientación dramática, en la que las guitarras adquieren mucho protagonismo. Por contraste ‘The Opposite Of Me’ parece mucho más animada, con un estribillo super efectivo y chisposo marca de la casa. Sin embargo, a media canción se corta con un riff metalero pesado y unos ‘pirubirus’ de fondo a lo Van Weezer, antes de retomar de manera eufórica el estribillo y acabar desembocando en una parte acústica más bucólica. Gran tema.

El buen nivel sigue con ‘What’s The Good Of Being Good’ que por su estructura recuerda a  ‘Pardon Me’ de Make Believe, pero con una letra en sentido inverso, planteándose cuál es el sentido de ser buena persona si «tu mejor amigo te apuñala por la espalda y cuenta mentiras sobre ti». No sabemos a quién va dirigida, pero resulta curioso encontrarse a un Cuomo tan dolido y sobreactuado. Escucharle soltar un «Let’s go» antes de marcarse un gran solo de guitarra final es uno de los puntos álgidos.

La más ligera ‘Cuomoville’ cuenta con otro buen juego de guitarras y una melodía inocentona que te alivia como una brisa, antes de que el Cuomo más retorcido vuelva para la final ‘Thank You And Good Night’. Es otra pieza de riff metálico, con distintas partes a modo de rompecabezas y un clímax desbocado que recuerda a ‘The Futurescope Trilogy’ de Everything Will Be Alright In The End.

En conjunto SZNZ: Summer resulta bastante desconcertante, pero melódica y musicalmente se nota más elaborado que Spring. Aunque no fuera lo que esperábamos de su disco estival, estos Weezer más guitarreros y barrocos ofrecen varios momentos excitantes.

JORDI MEYA

Reseña
Weezer
6
Artículo anteriorCOHEED AND CAMBRIA – ‘Vaxis – Act II: A Window Of The Waking Mind’
Artículo siguienteAvantasia sustituyen a Manowar en el Barcelona Rock Fest