Inicio Críticas de Discos VIO-LENCE – ‘Let The World Burn’

VIO-LENCE – ‘Let The World Burn’

Poco más de 24 minutos para demostrar que quien tuvo, retuvo.

Costaría encontrar trayectorias tan erráticas y poco productivas como la de los californianos Vio-Lence. Formados en los 80 al calor del thrash de la Bay Area y a la sombra de tótems y mastodontes como Metallica, Exodus, Testament, Slayer o Suicidal Tendencies, por citar a algunos, nunca han tenido un gran reconocimiento a pesar de contar en su discografía con trabajos notables como Eternal Nightmare u Oppressing The Masses.

Pero a partir de mediados de los 90 empiezan los cambios en la formación y los abandonos de la actividad, con bajas tan sensibles como la de Robb Flynn, que les han llevado hasta este 2022 con muy pocas noticias o nuevo material más allá de algunos temas aislados. Buena culpa de ello será la prolífica carrera del gran Phil Demmel, miembro fundador, en bandas como los mismos Machine Head y, en directo, con Slayer, Exodus, Lamb Of God u Overkill (por cierto, ¡menudo currículum, el colega!).

Sea por la razón que sea, lo cierto es que encontrarse en este año pospandémico con nuevos temas es un regalazo inesperado y sorprendente. El resultado es, como no podía ser de otra forma, absolutamente fantástico. Un EP de cinco canciones que lo único que pretenden es dejarte noqueado desde el primer minuto que empieza a sonar ‘Flesh From Bone’. Thrash old school sin aditivos ni conservantes.

Directos a la encía siguen con ‘Screaming Always’ y, sin que te dé tiempo a reaccionar, un puñetazo en todo el estómago con ‘Upon Their Cross’ (¡Qué temazo!). Ya con tu cuerpo doblado por el dolor aprovechan para soltar un gancho como ‘Gato Negro’ y finalmente un directo llamado como el disco que te tumbará en el suelo sangrando y dolorido, pero feliz. Porque eso es lo que son Vio-Lence: una suerte de tornado que pasa cada cierto tiempo por delante de tu casa, arrasa con todo y ‘¡Hasta la próxima, amigo!’. Ya puedes protegerla con tablones y esconderte en el sótano, que no hay escapatoria. 

Vio-Lence han vuelto a hacerlo. Poco más de 24 minutos para demostrar que quien tuvo, retuvo. La lástima es que se prodiguen tan poco, joder, porque aquí los esperamos gustosos aunque lleguen para quemarlo todo. Esperemos no tener que esperar tanto tiempo entre tormenta y tormenta.

KARLES SASTRE

Reseña
Vio-lence
8
Artículo anteriorEntrevista a PUP – El sueño no ha terminado
Artículo siguienteEl Can’t Keep Us Down se celebrará los días 15 y 16 de julio