Creo no equivocarme si digo que ‘Try Honesty’ fue la primera canción que escuché en mi vida de los canadienses Billy Talent. ¡De eso hace ya 16 años! Y quizá por eso siempre le he tenido un cariño especial.

Recuerdo que lo que más me enganchó fue la combinación de la voz nasal y arrastrada de Benjamin Kowalewicz, a lo Johnny Rotten, con unas guitarras más alternativas. Pero en la vida hubiera imaginado que llegarían tan, tan lejos como para poder llegar arenas en su país. Eso sí, a la que cruzan la frontera, en Estados Unidos no les hacen ni caso.

Artículo anteriorCrónica – John Garcia & The Band Of Gold (Barcelona)
Artículo siguienteFechas de Propagandhi a la vista