Inicio Críticas de Discos TODOMAL – ‘Ultracrepidarian’

TODOMAL – ‘Ultracrepidarian’

Nos encontramos unos recursos compositivos inabarcables.

Tras TodoMal se esconden Mile y Wildman, dos multiinstrumentistas con un bagaje musical extensísimo en formaciones como, por ejemplo, Asgaroth, Dejadeth, Nexus 6, The Heretic o Chucho. Así pues, no es de extrañar que este disco debut, Ultracrepidarian, rezume técnica y calidad a raudales.

Grabado en los Montseny Studios y los Trinitat Studios, y masterizado por Greg Chandler de Esoteric en sus Priory Recording, ya dan signos de las capas sonoras que nos aguardan aquí. Dicho y hecho. Tras la plácida guitarra española inicial de ‘Prelude’ arranca ‘Wraith’ con la majestuosidad y épica propias del doom metal clásico. Voces celestiales se alzan para dar comienzo a un viaje de penitencia por la España vacía, rural y mística. Los teclados ceremoniosos potencian el aura eclesiástico barroco que aquí emana. Guitarras enérgicas y poderosas perfectamente ensambladas con una contundente base rítmica.

La psicodelia del space rock también tiene sus momentos. Ondas de radio viajan por el espacio para atraer al oyente en ‘The Growing Pain’, un tema tan etéreo que parece que podamos levitar. Repicar de campanas y órganos de iglesia, y como si la misa del pueblo fuera a empezar, acudimos los feligreses a por nuestra ración de expiación. Si con ‘Wraith’ teníamos la sensación de escuchar por momentos a Messiah de Candlemass, en este segundo corte Anathema me vienen a la cabeza. Las voces limpias, angelicales y melancólicas se apoderarán de nosotros durante todo Ultracrepidarian.

Para más inri, la dulzura vocal vendrá remarcada por Theodora Gosheva, que en ‘Horror Vacui’ dotará de fragilidad y belleza una pieza con arreglos de piano que resulta una mezcla entre soul y góspel en su eclosión final altamente emotiva. Me hincha el lagrimal. ‘Gods Fucking In The Sky’ alude a la tecnología y al espacio. Olvidándonos por momentos del doom, entramos en terrenos más progresivos en el que sería el tema menos remarcable del álbum.

Llegamos al corte que da nombre al disco, ‘Ultracrepidarian’, que transcurre entre un riff de guitarra continuo y machacón para dar paso a un estribillo donde nuevamente voces y teclados elevan el alma y te permite vislumbrar dorados rayos de luz entre tanto gris desesperanzador. ‘Born Of The Earth’ termina con los decadentes e hipnóticos teclados eclesiásticos que acompañan el recital sacerdotal. El ritmo se va acelerando, tornándose más heavylón hasta llegar al final.

En definitiva, nos encontramos ante una excelente banda de gran veteranía, larguísima trayectoria y unos recursos compositivos inabarcables, y que en este debut ha plasmado con creces en algunas de sus canciones, pero dejando otras relegadas a un segundo plano.

Y hasta aquí el sermón de hoy.

SANTA

Reseña
TodoMal
8
Artículo anteriorLa joya del día – ‘The Hand That Feeds’
Artículo siguienteLa joya del día – ‘Free In The Knowledge’