Sería redundante hablar sobre la importancia de Nirvana en la historia del rock o del talento de Kurt Cobain como compositor. Pero que artistas tan distintos como Post Malone y Thou hayan coincidido en reivindicarles durante esta pandemia es un poderoso recordatorio del impacto que tuvieron a pesar de su corta existencia.

En el caso de la banda de Louisiana lo ha hecho a través del lanzamiento por sorpresa de un álbum en el que recopilan 16 versiones que han ido grabando o interpretando en directo a lo largo de los años. No sé de dónde procede esta obsesión por ir acudiendo regularmente al cancionero de Cobain, más allá de que sus miembros crecieron en los 90, pero desde luego se les da muy bien.

A pesar de que Thou son una banda mucho más dura que Nirvana, existen varios puntos en común que facilitan las adaptaciones: el gusto por el feedback y el ruido, la oscuridad de las letras, los riffs pesados… Y además cuando la materia prima es tan buena…

Como era de esperar, Thou se han especializado en repescar los temas más ‘extremos’ y menos sobados de la banda (no esperes encontrar aquí ‘Smells Like Teen Spirit’, ‘Come As You Are’ o ‘Lithium’), pero pese a las capas extras de suciedad y distorsión, la crudeza del sonido y la voz tirando a blackie de Bryan Funck, canciones como ‘Aneurysm’, ‘School’ o ‘Something In The Way’ siguen siendo reconocibles.

El álbum lo cierra la versión de ‘Where Did You Sleep Last Night’ de Lead Belly que Nirvana grabaron para su MTV Unplugged, aquí rebautizada como ‘My Girl’. Casi nueve minutos agónicos que, como el resto de Blessings Of The Highest Order, nos permite imaginar cómo hubieran sonado Nirvana de ser una banda de sludge metal. Aunque, bien pensado, para eso ya teníamos a los Melvins.

JORDI MEYA