Inicio Críticas de Discos THE HIGHWOMEN – ‘The Highwomen’

THE HIGHWOMEN – ‘The Highwomen’

La superbanda country debuta por todo lo alto.

Dicen sus componentes que de The Highwomen no es un grupo, sino un movimiento. ¿Su misión? Romper con el papel todavía secundario de las mujeres en el mundo del country. A pesar de que el género cuenta con superestrellas como Carrie Underwood o Faith Hill -en Estados Unidos, claro- cuentan que las artistas femeninas siguen teniendo menos oportunidades que sus colegas hombres, sobre todo a la hora de sonar en la radio.

De ahí que tres mujeres que han conseguido bastante repercusión en los últimos años como Brandie Carlile (super recomendable su último trabajo By The Way, I Forgive You del año pasado), Amanda Shires y Maren Morris hayan unido fuerzas para formar una superbanda (Natalie Hemby es la cuarta en discordia) que viene a ser la contrapartida de aquellos The Highwaymen que en los 80 juntó a Johnny Cash, Willie Nelson, Kris Kristofferson y Waylon Jennings.

De hecho, su debut se abre con una versión adaptada de su tema ‘The Highwaymen’, aquí rebautizada naturalmente como ‘The Highwomen’, en la que han contado con la colaboración de su compositor original, el mítico Jimmy Web. La punzante canción, en la que cada estrofa da voz a una mujer muerta por su condición, y que cuenta también con Sheryl Crow y Yola Carter, es la invitación perfecta a un disco que combina su mensaje social y reivindicativo con la alegría de escuchar estas voces trabajando juntas.

El álbum, producido con clase por Dave Cobb, alterna momentos más ligeros como la pegadiza y divertida ‘Redesigning Women’, ‘Loose Change’, ‘Don’t Call Me’ o el honky tonk de ‘My Name Can’t Be Mama’, con otros más solemnes como ‘Old Soul’ y ‘My Only Child’, preciosas canciones que llaman a la unidad como ‘Crowded Table’ o grandes baladas como ‘Wheels Of Laredo’ o ‘If She Ever Leaves Me’, co-escrita por Jason Isbell (esposo de Amanda Shires) y cantada por Carlile; posiblemente la primera canción en la historia del country en la que una lesbiana le gana la partida a un cowboy.

Veremos si The Highwomen consiguen su objetivo, pero pase lo que pase nadie podrá negarles que lo han intentado grabando un debut tan fantástico como éste.

JORDI MEYA