Lo que debería haber sido un fin de semana de celebración para The Ghost Inside, después de que el viernes publicaran su nuevo álbum, ha tomado un rumbo inesperado. Anoche la banda anunciaba la salida del bajista Jim Riley, por un comentario racista que habría hecho en 2015.

El incidente fue denunciado por Rashod Jackson del grupo Bracewar a través de Twitter en  el que acusaba a Riley de haber llamado ‘nigger’ a uno de los conductores de su autobús.

El propio Riley reconoció la acusación y pedía perdón por su comportamiento. “Es vergonzoso y jodidamente embarazoso”, escribió en un tweet. “Me presento como alguien a quien le importan los movimientos y las ideas progresistas, pero no me comportaba de esa manera”.

Pese a pesar de este reconocimiento público, unas horas después la banda emitía el siguiente comunicado:

“The Ghost Inside nación en una escena de mentalidad abierta, tolerante y progresista”, escribió la banda en un mensaje en sus redes. “Nuestra música y mensaje siempre ha sido uno de esperanza, encontrando la luz al final del túnel. El racismo y el fanatismo de cualquier tipo sofocan ese viaje hacia la luz. Cierra y barra las puertas que necesitan ser abiertas”

“Hemos decidido separarnos del bajista Jim Riley. Aunque no escuchamos esas palabras directamente de su boca, si oímos murmullos del incidente. En ese momento pensamos que se trataba de un simple rumor, pero ofendió e hirió a una comunidad. Un comunidad a la que queremos unir”.

“Deberíamos haber dicho algo y no lo hicimos, deberíamos haber mirado más profundamente. Reconocemos que estuvimos en silencio. Nos estamos educando y creciendo y aprendiendo como individuos. Estamos aquí para decir que como banda condenamos totalmente el racismo y apoyamos a la comunidad negra en la lucha contra el racismo sistémico”.

Jim Riley entró en la banda en 2009, y al igual que sus compañeros estuvo involucrado en el accidente de autobús que les ha mantenido fuera de circulación en los últimos cinco años.