Inicio Críticas de Discos THE ARMED – ‘Ultrapop’

THE ARMED – ‘Ultrapop’

¿Cómo de ruidoso puede ser un disco de pop?

Como demuestran las fake news, que vivamos en la época en la que los humanos tenemos más acceso que nunca a la información, no significa que lleguemos a estar más cerca de la verdad. Y con esa idea es justo con la que juega este colectivo artístico de Detroit llamado The Armed.

Nadie sabe exactamente quién forma parte de él, y cualquier cosa que digan, o muestren, hay que ponerla en precaución. A estos hombres y mujeres les encantan jugar al despiste, utilizando figurantes para sus fotos de promoción y videoclips o nombres falsos en las entrevistas, y también trolear a otros músicos (Stone Temple Pilots o Frank Turner han sido algunas de sus víctimas). Quien parece ser el cerebro detrás de todo esto es un tipo llamado Dan Greene, aunque también se ha especulado con que Andrew W.K. (otro artista sobre el que han corrido todo tipo de rumores sobre su verdadera identidad) estaría metido en el ajo.

Lo que estaría confirmado es que en Ultrapop, su tercer álbum, habrían participado, entre un total de 19 músicos, Kurt Ballou y Ben Koller de Converge, Chris Slorach de METZ, Tony Wolski, batería y actual vocalista de Genghis Tron (aunque aquí usando el nombre Adam Vallely), Troy Van Leeuwen de Queens Of The Stone Age y Mark Lanegan, quien aparece acreditado en el último tema, ‘The Music Becomes A Skull’. Un variopinto elenco que parecen intentar responder a la pregunta: ¿cómo de ruidoso puede ser un disco de pop?

Pues mucho.

A lo largo de casi 39 minutos, este ejército de terroristas se dedican a contraponer estilos y sonoridades aparentemente antagónicas. No tengo ni idea de cuántas pistas se habrán utilizado en cada tema, pero la cantidad de capas que hay aquí hace que suene como si estuvieses escuchando cinco o seis discos de los músicos implicados al mismo tiempo.

Aunque como deja intuir el título, éste sea su trabajo más melódico, las voces quedan enterradas bajo mantos de guitarras, sintetizadores, baterías sin compasión, y todo tipo de efectos disonantes, con una densidad parecida a la del último disco de Code Orange, pero con un espíritu más punk que metal. Pese a buscada intención de sabotear cualquier intento de que esto pueda entrarte a la primera, en pocas escuchas ese lado pop logra salir a la superficie haciendo que temas como ‘A Life So Wonderful’, ‘An Interation’ o incluso una cafrada como ‘Faith In Medication’ tomen sentido.

No lo ponen fácil, pero si eres de los que disfrutan montando en una de esas montañas rusas que dan mil vueltas, Ultrapop te proporcionará suficientes emociones fuertes para dejarte jadeando.

JORDI MEYA