Inicio Críticas de Discos TEENAGE FANCLUB – ‘Endless Arcade’

TEENAGE FANCLUB – ‘Endless Arcade’

Si buscas un álbum para alejarte del mundanal ruido, aquí lo encontrarás.

Qué lejos quedan esos 90 en los que Teenage Fanclub pellizcaron el éxito. Pero desde que nos alegraran la existencia con discos como Bandwagonesque o Grand Prix, desfasaran un poquito girando junto a Nirvana, e incluso consiguieran que Liam Gallagher los calificara como “la segunda mejor banda del mundo” –detrás de Oasis, claro-, el combo escocés entró prematuramente en una etapa de madurez en la parecieron optar por una vida sin sobresaltos a la típica de una estrella del rock.

Sin embargo, por mucho que busques el sosiego, la vida se ocupa de chafarte los planes, y en 2018, el bajista y gran compositor Gerard Love decidía dejar el grupo, y el cantante y guitarrista Norman Blake se separaba después de 20 años de matrimonio, y regresaba a Glasgow después de haber vivido una década en Canadá. Así que si su décimo disco suena algo más tristón y nostálgico de lo habitual, tampoco debería sorprendernos; más teniendo en cuenta que su música siempre ha tenido un componente melancólico.

Desde luego, si buscas un álbum para alejarte del mundanal ruido, aquí lo encontrarás. Con Blake y su compañero Raymond McGinley monopolizando ahora las tareas compositivas, Endless Arcade presenta una mayor uniformidad de canción a canción, lo cual te lleva a disfrutarlo más por el estado de ánimo en el que te induce, que por los temas en sí.

Eso no significa que no sobresalgan algunas perlas como la inicial ‘Home’, con un inusitado desarrollo de guitarras en su parte final, la sesentera y animada ‘Warm Embrace’, la intimista ‘Come With Me’; ‘I’m More Inclined’, donde hacen de la sencillez una virtud, o ‘Living With You’, en la que por un instante pensé que iba a entrar su paisano Mark Knopfler con el punteo de ‘Sultans Of Swing’.

Los teclados de su nuevo miembro -Euros Childs de aquellos locuelos Gorky’s Zygotic Mynci- aportan sutiles matices a su sonido característico sonido de voces dobladas y guitarras rasgadas con mimo, pero por lo demás Endless Arcade es simplemente otro buen disco de Teenage Fanclub, incluso diría que por encima de sus últimas entregas, pero que no evita que sigamos echando de menos esa chispa (y distorsión) de sus primeras obras.

JORDI MEYA