Inicio Críticas de Discos SUGUS – ‘Tolai!’

SUGUS – ‘Tolai!’

Su ADN permanece, pero prueban cosas nuevas.

El dato suena desgarrador, especialmente para aquellos que los descubrimos en sus primeros días, pero Sugus ya han pasado del cuarto de siglo. Su anterior trabajo, 1995, hacia referencia al año de nacimiento de la banda por lo que empiezan a encarar ya su 30 aniversario. Una efeméride que hubiese sido imposible imaginar en sus inicios.

A estas alturas de la película el cuarteto se toma las cosas con calma y sin la presión de tener que sacar un disco cada cierto tiempo o tener que hacer al año una cantidad mínima de conciertos. De hecho, la propia banda comentó en una entrevista que les hicimos para su último trabajo, que no esperáramos un álbum antes de cinco o seis años, así que afortunadamente no han cumplido su promesa. Es más, en Tolai!, pese a que el ADN Sugus está presente del primer al último segundo, hay una intención de probar o hacer cosas diferentes.

Para empezar Juan Blas, ha sido el encargado de la producción y esas cosas se acaban notando. Hilando un poco fino, una canción como ‘Nada Puede Salir Mal’ si le pusiésemos la voz de Juan, no estaría tan lejos de algunas cosas que hacían Nothink. Tolai! suena como un cañón y el paso de los años no hace más que afianzar en lo que Sugus son excelentes. Desde mezclar temas en castellano e ingles sin que apenas ya te llame la atención, a ser los más rápidos del lugar cuando se lo proponen -la propia ‘Tolai’ o ‘La Luz’- seguir sacando melodías redondas de la chistera -‘Siempre Tengo La Razón’ Wonderful World’- o, facturar temas redondos como ‘Hoja De Ruta’, que puede parecer sencillo, pero no lo es. En definitiva, otro gran álbum a añadir a sus discografía.

Quizás sería el momento, que en vez de alabar a tanta banda nueva que viene de fuera, girásemos la mirada a otras como Sugus que llevan haciendo las cosas mejor que muchos hypes del momento. A veces las grandes bandas están mucho más cerca de lo que creemos.

RICHARD ROYUELA

Reseña
Sugus
8
Artículo anteriorCrónica – Derby Motoreta’s Burrito Kachimba (Madrid)
Artículo siguienteLa joya del día – ‘Narcissus’