Inicio Críticas de Discos SIX FEET UNDER – ‘Nightmares Of The Decomposed’

SIX FEET UNDER – ‘Nightmares Of The Decomposed’

La ‘nightmare’ es este disco, y lo ‘decomposed’ son las cuerdas vocales de Chris Barnes.

¿Alguna vez habéis escuchado un perro afónico? Pobrecitos, dan mucha penita… Lo intentan, ellos ladran, pero sólo les sale un gruñido sordo, metálico, muy difuso, casi imperceptible si hay mucho barullo. Pues bien, ni en un solo instante de Nightmares Of The Decomposed, el álbum número 17 de Six Feet Under, he conseguido olvidarme de esa estampa.

Pero dejémonos de bromitas, porque lo cierto es que no hay ni un puto gutural en este disco. Chris Barnes, sepultado en una mezcla que merece una colleja como mínimo, parece que se haya tragado una china de alguno de esos canutazos que se merienda a diario y así, entre ataques de tos, decidiera tirar adelante con unas labores al micro indignas, indefendibles, carentes de toda potencia y brutalidad.

Ahora entiendo que se pase media vida escribiendo desvaríos en las redes… de alguna forma tiene que disimular que en 2020 estemos casi ante un exvocalista.

‘Amputator’ abre la lata con brío, pero ya intuyes que algo va mal. Y no sólo del líder de los estadounidenses hablo, porque durante todo el trabajo los solos están a un volumen muy por encima del resto de instrumentación, sonando además tan agudos que parecen ese jodido mosquito que te arruina las noches de verano al pasearse por tu oreja.

Todas las alarmas encendidas con la segunda ‘Zodiac’. Esos parones tan bien paridos que siempre les hemos disfrutado aquí se tornan más vulgares que los twits de Carmen Lomana, y con ‘The Rotting’ constatamos que la cosa va de riffs de saldo. Baratijas que cualquier banda ramplona compondría en media hora. ¿De verdad Jack Owen está en la formación desde 2017? Pues chico, igual también se pasa fumado gran parte de su tiempo, porque nadie lo diría.

A ‘Migraine’ su título le viene que ni pintado, porque tela, y se les disparó el bajo en ‘The Noose’ pensando que sería algo molón, rompedor… pero no colegas, no… es un espantoso canteo, queda como el culo, y el batera Marco Pitruzzella comete incluso errores.

‘Self Imposed Death Sentence’ es maquetera a todos los niveles, y la finalidad de esos molestos platos en ‘Without Your Life’ ya me la explicarán también… ¿Acaso son para tocar los ovarios gratuitamente? Este plástico ha sido registrado en varios estudios, incluidos los Criteria de Miami, por donde han pasado AC/DC, Black Sabbath o Aerosmith, y fue producido y mezclado por Chris Carroll para que lo masterizara Chaz Najjar en los Badlands Recording de Denver.

¿Mi diagnóstico? Pues que estos tíos no tenían ni pajolera idea de lo que hacían tras los mandos, y mucho menos de qué carajo es el death metal. Cierto es que Six Feet Under se han ido aficionando cada vez más al death’n’roll, que les molaría ser los mencionados AC/DC del estilo, pero la verdad es que, como demuestra este disco, ni de mondadientes les servirían a los hermanos Young.

La ‘nightmare’ es este disco, y lo ‘decomposed’ son las cuerdas vocales de Chris Barnes.

PAU NAVARRA