Inicio Críticas de Discos SEBADOH – ‘Act Surprised’

SEBADOH – ‘Act Surprised’

Si algo saben hacer bien es integrar disonancia y melodías.

Quizá sí deberíamos sorprendernos ante el noveno álbum de Sebadoh, tal como sugiere su título. Y no sólo porque hayan reaparecido tras seis años de silencio, sino sobre todo porque se trata de su mejor trabajo en mucho tiempo.

Si el intento fallido de dar el salto a una multinacional, The Sebadoh en 1999 no acabó de funcionar, y el disco de retorno Defend Yourself de 2013 dejó un regusto agridulce, en Act Surprised nos encontramos a una banda capaz de producir música que, por fin, fluye con toda naturalidad. Como si le hubiesen quitado el tapón. No es un disco que te apabulle de entrada, pero a medida que vas conviviendo con él, las melodías y los detalles que dejan la interacción entre los músicos te va ganando.

Si algo saben hacer bien es integrar disonancia y melodías y aquí ese aspecto se materializa en canciones con un fuerte aroma a los 90, e incluso del college rock de finales de los 80. Tampoco cuesta imaginar que en un universo paralelo en el que Eddie Vedder no hubiera llegado a ser nunca el cantante de Pearl Jam, un día hubiese grabado canciones como ‘Medicate’ o ‘Sunshine’.

Como es habitual Lou Barlow y Jason Loewenstein se reparten las tareas compositivas, y van alternado temas en los que el peso recae en el groove, con otros donde es la voz la que lleva la batuta. Si bien los 15 que incluye no están todos a la misma altura, los más prescindibles son minoría ante los momentos álgidos. Entre ellos podríamos citar ‘Celebrate The Void’, que empieza reposada, no muy lejos de Dinosaur Jr, para ir cogiendo velocidad, ‘Follow The Breath’, la agitada pero delicada ‘See-Saw’, la sigilosa ‘Raging River’ o las melódicas ‘Vacation’, ‘Belief’ y ‘Fool’ no muy lejos de la estética de los primeros R.E.M..

Ya que este octubre los tendremos por aquí realizando una extensa gira, será una buena manera de comprobar que las buenas sensaciones que deja este disco no son una casualidad. 

BONUS TRACK CON… LOU BARLOW

Algunos músicos están empezando a plantearse si realmente merece la pena seguir grabando álbumes. ¿Para ti sigue siendo algo importante?
“Desde luego. Me gusta hacerlos y aún más terminarlos (risas). Para mí sacar un disco nuevo sigue siendo emocionante. Es lo que hago y no me canso de ello”.

Aun así, habéis tardado seis años desde que sacasteis Defend Yourself.
“Sí. Cuando sacamos ese disco vivía en Los Angeles y luego me mudé cerca de Boston, muy cerca de donde crecí”.

El disco suena muy orgánico, alejado totalmente del sonido superproducido que domina hoy en día. ¿Os sentís un poco como los ultimos de una especie en extinción?
“No (risas). Bill Calahan acaba de sacar un disco. Guided By Voices, Pixies, Breeders, ninguno de estos grupos ha desaparecido. Incluso bandas más desconocidas de aquella época se han reunido. Creo que siempre hemos sido un poco más oscuros que todos ellos, pero aquí seguimos. Y creo que no hay que buscar mucho para encontrar bandas de chavales con guitarras que suenan a los 90. Tienes bandas como Car Seat Headrest o Cloud Nothings que les va muy bien. Todo eso me recuerda bastante a los 80, y me parece interesante porque eso quiere decir que se está haciendo música como reacción a lo que es popular. No quiero ser el típico viejo que se queja de que las cosas antes eran mejores, porque las cosas siempre han sido igual”.

¿Es Sebadoh la banda que más te ha ayudado a crecer como músico?
“Sí, sobre todo al principio. Me echaron de Dinosaur Jr. y estaba muy deprimido porque pensaba que nunca más tocaría en un grupo. Pensaba que nunca más volvería a viajar en avión (risas). Tenía 20 años y pensaba que todo eso había terminado. Pero luego, montamos Sebadoh y recuperé la confianza. Cuando hicimos Sebadoh III sentí realmente que había una conexión emocional con la gente, cosa que no había sentido antes. Y también fue cuando pude volver de nuevo a ganarme la vida como músico”.

¿Qué relación tienes hoy en día con J Mascis?
“La misma de siempre. No ha cambiado demasiado, no lo suficiente (risas). Pero antes me resultaba más difícil trabajar con él. Hemos pasado tanto tiempo juntos que ahora me trata bien. Estuvo bien poder volver al grupo”.

JORDI MEYA