¿Lo escuchan? No, no es el silencio, sino el rugido de los amplificadores que anuncian la inminente llegada de una nueva edición del Kristonfest. En este caso será la octava edición de su historia, la tercera desde que se lleva celebrando en Madrid con La Riviera como sede. La cita tendrá lugar el próximo sábado 11 de mayo.

Si en anteriores entregas el festival siempre se había caracterizado por mimar los sonidos más pesados dentro del stoner, el sludge, el doom y la psicodelia, este año ha adquirido una orientación más rockera que a buen seguro agradará igualmente a los ya habituales del evento.

Parte de culpa la tienen The Hellacopters, que se postulan como la gran atracción de este Kristonfest. Son ya varios años los que venimos disfrutando en festivales como el Azkena o el Download del regreso de la banda de Nicke Andersson, pero será la primera vez que les veamos desde su vuelta en el marco de una sala donde podrán desplegar todo su cancionero (la banda actuará el día antes en Barcelona). Otros viejos conocidos de nuestros escenarios como son los alemanes Kadavar completan la cabecera.

El resto del line-up se compone por una cuidada selección de bandas para el público más especializado en estos sonidos. Los recomendables Church Of The Cosmic Skull tienen todas las papeletas para sorprender a más de uno con su peculiar mezcla de hard, progresivo y melodías corales propias de ABBA. Por su parte, Dozer pondrán su veteranía y buen a hacer al servicio de aquellos que anden sedientos de un chupito extra de decibelios. Los británicos Turbowolf serán los encargados de poner el fin de fiesta con su macarra mezcla de punk, rock y metal.

Pero si todo esto os parece poco, tranquilos porque el día antes tendréis un aperitivo de lujo en la sala Caracol. El viernes 10 estarán descargando Årabrot, quienes vendrán a presentar su aclamado Who Do You Love, junto a los Mondo Generator de todo un ex-Queens Of The Stone Age como Nick Oliveri y el rock psicodélico instrumental sin fin de Earthless.

Para haceros con vuestros tickets contáis con varias opciones. Entrada única para el sábado (50 euros más gastos), solo para la warm-up party del viernes (30 euros más gastos), o adquirir el abono para ambos días (70 euros más gastos). Para ello os podéis dirigir a la página web del festival o bien acudir a Escridiscos si sois de los que os gusta coleccionar entradas de taco.

En cualquiera de los casos, estamos convencidos de que el Kristonfest volverá a confirmarse como uno de los festivales indoor más agradables a los que asistir dentro de nuestro país.

Artículo anteriorLa joya del día: ‘Tribute’
Artículo siguienteEstrenamos el nuevo disco de Gambardella: ‘Sant Andreu’