Inicio Críticas de Discos SAME FIRE – ‘As Humans’

SAME FIRE – ‘As Humans’

Un debut para enmarcar en la estantería.

Si hay algo que ha caracterizado a Juan Blas desde que inició su carrera como productor ha sido el saber apostar por la cantera nacional. Por sus Westline Studios han desfilado nombres que ahora son referentes como los de La Maravillosa Orquesta Del Alcohol o Viva Belgrado entre muchos otros. Y ahí sigue, dispuesto a ayudar en los primeros pasos de bandas con sangre fresca y cosas que decir.

El último (y probablemente mejor) ejemplo de ello sean Same Fire. En 2018 recibimos su primer EP, The Roots, y ya se intuía que estos cuatro jóvenes cordobeses se traían algo muy bueno entre manos. Referencias al rock clásico, al soul, el folk americano… y un deje en la voz que recordaba a la melancolía cautivadora de Jeff Buckley. Todo ello interpretado con un buen gusto tremendo que hacía pensar que lo mejor estaba todavía por llegar.

Y así ha sido. Con As Humans, su opera prima, han doblado la apuesta sin guardarse nada en la recámara. Todo lo que nos enamoró de ellos sigue aquí, solo que ahora los recursos en cuanto a producción se han multiplicado. Los arreglos que han introducido tanto Luis López Pinto con cuerdas y metales, como Sergio Valdehita (Sidecars, Iván Ferreiro) a los teclados, dan una idea del mimo y cuidado por el detalle que se ha puesto en estas diez canciones.

Porque sobre todo si algo saben hacer muy bien Same Fire son temas que van directos a alterar tu fibra sensible. Pueden hacerlo de forma minimalista (‘Strangers’, ‘Nana’) o desplegando sobre la mesa todas las armas a su disposición. A veces de manera más directa como en la bienvenida que nos dan en ‘Backyards’ y la completísima ‘Everything’, o en medios tiempos tan bien resueltos como ‘This Is Not A Farewell’ y ‘Fading Away’.

Sería injusto destacar a un miembro por encima de otro, pero no puedo dejar de subrayar el trabajo de su cantante Edu. Es alucinante comprobar cómo por momentos es capaz de clavar registros como el del anteriormente mencionado Buckely, Dallas Green e incluso del propio Juan Blas, y aún así tener una voz propia. 

Para el final se guardan probablemente la mejor dupla de cortes de todo el álbum. ‘Sparks’, que resume todo lo bueno que Same Fire son capaces de ofrecer en apenas tres minutos, y esa ‘Tell Me Now’ donde deciden subir los amplis, marcar músculo y demostrar que, si quisieran, también podrían competir con formaciones más duras. Un modo contundente de rematar un debut para enmarcar en la estantería.

GONZALO PUEBLA