Inicio Críticas de Discos SAD EYES – ‘vIVo’

SAD EYES – ‘vIVo’

Velocidad vertiginosa y exuberancia musical.

Con dos conceptos básicos describiría vIVo, la cuarta criatura de Sad Eyes: el primero, velocidad vertiginosa. El segundo, exuberancia musical. ¿Si es mi preferido de los que ha editado Santi Gzlez con su proyecto personal? Vaya que sí.

Desde que ‘C0’ arranca asistimos a una sucesión imponente de blast beats y riffs que evidencian el gran salto de calidad que ha dado respecto a su anterior trabajo, Ad Dicti On. El soriano siempre ha mostrado un notable dominio tras los parches, pero es que ahora te pasa por encima literalmente, mientras las guitarras siguen igual de afiladas, echando chispas a cada nueva curva. A su personalísimo y a saco death melódico se le debe sumar una nueva mutación, una que en gran medida proviene de ese death técnico que tanto le atrae últimamente. Sin duda, ésta es una de las razones principales por las que vIVo te arrolla de principio a fin.

A ‘SangVIs’ ese momento Amon Amarth le sienta de rechupete, y cuando se empalma con la laberíntica ‘RIgescVnt’ te pone las pilas que no veas. Qué virguería de canción. No más sencilla es ‘AsphyxIa’, otro toro que enviste todo lo que pilla, pero es justo en ella donde más evidente se hace lo poco que le reprocharía a este álbum, y lo mismo en la mareante y excelente ‘IctV’…

Y es que, una vez más, debo dirigirme hacia las voces. No por su ejecución ni por su nivel de calidad, sino, en primer lugar, por su posición en la mezcla, demasiado alta para mi gusto, y luego, por lo que en mi banda solemos identificar como el ‘síndrome Dani Filth’. Lo de esos vocalistas que no se callan ni bajo el agua, vamos… De verdad, aunque aquí sólo obedezcan órdenes: creo que con menos presencia suya todo habría respirado mejor e incluso habríamos disfrutado más del contenido de estos cortes. ¡Sí, más todavía!

Prueba de ello es la final ‘PharmacVm’, donde sí se logra ese equilibrio entre instrumentos y berridos que demando. Exceptuando eso, en serio, nada más que echarle en cara a este vIVo. Ni una coma del libreto tocaría, ni una sola colaboración criticaría. Santi, esta vez sí que me has dejado flipando.

PAU NAVARRA