Inicio Críticas de Discos PYLAR – ‘HORROR CÓSMYCO’

PYLAR – ‘HORROR CÓSMYCO’

Hechizos perdidos, realidades prehistóricas y magia ancestral.

Un tentáculo recio como una columna del Templo de Set emerge del océano y te agarra el tobillo con una fuerza hercúlea. Es tu único punto de sujeción con la realidad antes de que contemples esas enormes fauces multidentadas. Estás ante HORROR CÓSMYCO, una nueva criatura que se puede enmarcar dentro de la criptozoología, y gracias al influjo de autores como Lovecraft, Ligotti o Spengler, PYLAR van a lograr que contemples el verdadero rostro de lo desconocido.

Vibraciones que casi respiran, temblores interdimensionales, crepitaciones que abren portales para que ‘Tinieblas Y Fulgor’ despliegue su drone doom experimental durante más de un cuarto de hora. Fases de ruidera escandalosa para alcanzar cotas de conocimiento arcano poco recomendables, Gamaheo introduciéndote en el lapso con pegada marcial. Sí, los sevillanos ya te han hipnotizado.

‘La Nada (Se Cierne Sobre Todo)’ es el segundo movimiento de esta obra, una apertura a territorios ignotos que abarcan más allá de la conciencia para adentrarse en lo simbólico. En aquello que no está, pero que existe. En aquello que no ves, pero percibes. Invocaciones, murmullos encriptados de LenguaDeCarpa. Lenguajes que ningún mortal debería volver a mascullar jamás.

Bar-Gal y su guitarra velada nos recuerdan que algo de humano sigue perviviendo en este culto, y ese puntual destello de velocidad, que incluso es sangre lo que corre por sus venas. Estamos ante ‘Negros Abismos Sueñan Mi Muerte’, seguramente el corte más terrenal y asequible de este trabajo. Aunque al estilo de PYLAR, por supuesto, porque en estos casi 13 minutos nada es lo que parece, y los seres de nombre impronunciable también acaban saliendo en tu busca.

El camino de la mano izquierda nos conduce finalmente a ‘Tenebrosa Armonía’, una deconstrucción algo más vívida y poderosa, casi colorista, pero que no por rebuscada ha acabado por mostrarme tantos secretos como los demás temas.

Sombras reptantes y Primigenios aguardando el momento de volver. Hechizos perdidos, realidades prehistóricas y magia ancestral en el nuevo largo de PYLAR, la prolífica secta andaluza que aspira a religión organizada.

PAU NAVARRA