Inicio Críticas de Discos PESTILENGTH – ‘Eilatik’

PESTILENGTH – ‘Eilatik’

Ataques frontales en tromba de los de cagarse en los calzones.

A un ritmo que ni Agathocles, imposible seguirles la estela a los impetuosos Pestilength. Haremos como si nada, como si en este 2020 no llevaran cuatro lanzamientos, y nos centraremos en Eilatik, su único álbum hasta la fecha.

Esta obra vuelve a mostrarnos algunos temas ya aparecidos el pasado año, así que no podemos decir que sea un descubrimiento total pese a observar novedades, sobre todo en las voces. M, que también actúa como guitarrista y bajista, nos ensucia los oídos con un sarpullido grimoso que te descoloca al inicio, con ‘Filthmonolith’. Mucho más viscoso, lo disfrutas a la que te acostumbras.

Sin demasiados guturales, no estamos ante el chorrazo grave de la mayoría de bandas black death. Lo suyo más bien es una agonía eructada desde una cuadra hasta los topes de lodo. Y con nosotros conformando la piara que se revuelca en el barro, claro.

Los graves los dejan para su afinación, que como bien indica la nota de prensa, remite a combos como Temple Nightside o Grave Upheaval, sin hacerle ascos a composiciones largas a lo Vassafor. Falta rematar la jugada con un neandertal tras los parches, pero tranquilos, que por ahí anda N para maltratar su batería con fémures en vez de baquetas.

Es curiosa la forma que Pestilength tienen de amargarte el día… Como en ‘Unmaga’, ‘Layering Continuum Unfleshing’ o las aplastantes ‘Crypt’ y ‘Demend Befylan’, el dúo vasco suele intercalar partes simples y obesas, doom, no demasiado elaboradas, con ataques frontales en tromba de los de cagarse en los calzones. Por supuesto hay variantes, caso de ‘Witnere’, un corte que como ya destacamos en su momento, aporta un carácter más experimental e igualmente retorcido.

Este conjunto de laceraciones va a contribuir a hacer más visible el daño cerebral de cualquier seguidor de Chthe’ilist, Mitochondrion, Abyssal, Antediluvian, Altarage, Heresiarch… pese a que habríamos agradecido enfrentarnos a material 100% inédito. Parece que para ello tendremos que echar mano de su nuevo EP Apore Flesh… en cuanto Pestilength nos den un respiro. Que nunca pare el horror.

PAU NAVARRA