Inicio Críticas de Discos PAPA ROACH – ‘Ego Trip’

PAPA ROACH – ‘Ego Trip’

Todavía les quedan unos cuantos cartuchos en la recámara.

De todas las bandas surgidas de la era del nu metal, Papa Roach dan la sensación de ser los más currantes y dispuestos a adaptarse al siempre cambiante mundo de la música.

Sea por inquietud artística o por necesidad  comercial, la banda californiana no ha tenido reparos en ir incorporando a su rap metal nuevas influencias, desde la electrónica al pop, para intentar conectar con las nuevas generaciones. Tampoco le han hecho ascos a trabajar a fondo sus redes sociales, juntarse con un TikToker como Jeris Johnson, o ir sacando múltiples singles entre disco y disco para que el algoritmo no se olvide de ellos. Pero a su favor hay que decir que siempre han respaldado todas estas estrategias entregándose al máximo cada vez que se subían a un escenario. A fin de cuentas, por mucho equipo de marketing que tengan detrás, saben que, para una banda de rock, la mejor manera para sobrevivir es tener un directo potente. Y ellos lo tienen.

Desde esa perspectiva que Ego Trip, su decimoprimer disco, sea mejor o peor es casi irrelevante. Simplemente es un vehículo para que la banda pueda seguir girando, y si tienen la suerte de que suene la flauta y alguno de sus temas se convierta en un hit, pues bienvenido sea. Desde luego, aquí hay varios candidatos. La inmediatez de ‘Kill The Noise’, ‘Unglued’ o ‘Dying To Believe’ con estribillos melódicos gigantescos y adornados con una producción radiofónica cumplen todos los requisitos. Al igual que ‘No Apologies’ en el que vuelven a inspirarse en el rock noventero para ofrecernos un corte que se te queda grabado a la primera.

En ‘Stand Up’, ‘Bloodline’, ‘Liar’ o ‘Swerve’, la banda nos recuerda su amor por el hip hop, con Jacoby Shadixx rapeando a gusto, y experimentando con otro tipo de frecuencias en las que las guitarras pasan a ser una textura más. Tampoco falta una balada, ‘Leave A Light On’, con acústica y arreglos de cuerda, para mostrarnos su lado más sensible.

Sin ser un disco brillante, ni mucho menos, Ego Trip ofrece suficientes argumentos como para pensar que a Papa Roach todavía le quedan unos cuantos cartuchos en la recámara. Entre adaptarse o morir, está claro que ellos han tirado por la primera opción.

MARTA PUIG

Reseña
Papa Roach
6
Artículo anteriorÁRIDA – ‘La Vorágine’
Artículo siguienteWET LEG – ‘Wet Leg’