Inicio Críticas de Discos PALLBEARER – ‘Forgotten Days’

PALLBEARER – ‘Forgotten Days’

El cielo y el infierno nunca habían estado tan cerca como en este templo sónico.

Después de tres discos con los que Pallbearer cautivaron a la escena doom, con su elegante enfoque del estilo, no era descabellado pensar que la banda hubiera sucumbido a la tentación de hacer un disco más accesible para aumentar su número de seguidores. Desde luego, Forgotten Days no es ese disco.

Hasta cierto punto es admirable que el cuarteto de Arkansas siga en sus trece. Sin hacer ni una sola concesión -a lo más, algunas armonías en las voces- sus canciones piden, exigen, que les prestes toda tu atención. No es la suya una música que vaya a atraparte si estás haciendo otras cosas, pero amigo, si decides concentrarte en ella comprobarás la cantidad de matices y emociones que esconde. Los tempos se mueven entre lentos y muy lentos, aunque la excelente ‘The Quicksand Of Existing’ rompe el molde con un ritmo más trotón y un envoltorio más heavy metal. Es también el más ‘fácil’ del lote, con 4 minutos justos de duración.

Pero la contención y paciencia con la que ejecutan sus temas, permiten que los graves riffs de Devin Holt suenen más amenazantes, mientras la melódica y arcana voz de Brett Campbell, con una inflexiones que tanto pueden recordar a Ozzy, Dio o Geddy Lee, intenta elevarte el espíritu.

Compás tras compás, sus composiciones te sumergen en una especie de trance convirtiendo los más de 12 minutos de ‘Silver Wings’ o los casi ocho de la soberbia ‘Caledonia’, donde aparece un colchón inédito de sintetizador, en experiencias casi místicas. El cielo y el infierno nunca habían estado tan cerca como en este templo sónico.

JORDI MEYA