Inicio Críticas de Discos NOFX, FRANK TURNER – ‘West Coast Vs. Wessex’

NOFX, FRANK TURNER – ‘West Coast Vs. Wessex’

Un entretenido combate que Frank Turner gana por puntos.

Quién sabe si inspirados por el disco compartido que en 2002 grabaron para las BYO Split Series, en el que NoFx y Rancid se versionaban mútuamente, Fat Mike y los suyos han decidido repetir la fórmula 18 años después con Frank Turner. Si entonces fue una gozada escuchar a dos de las mejores bandas de punk rock dándole su propio toque a las canciones de la otra, en esta ocasión el aliciente estaba en comprobar cómo lo harían con un material más alejado estilísticamente.

Cierto es que a estas alturas ya estamos acostumbrados a escuchar versiones punk rockeras de cualquier estilo, y lo mismo pasa con las versiones acústicas. Pero tratándose de un proyecto hecho a conciencia por las dos partes cabía esperar que se hubieran estrujado un poco la cabeza. Y así es. Empezando porque la selección del repertorio no se limita a coger los temas más conocidos del otro artista -aunque alguno hay- sino que han escogido aquellos que tienen un significado especial para ellos.

Y también, porque, cada uno a su manera, se ha esforzado en impregnar su propia personalidad intentado escapar de los clichés dentro de lo posible. Desde esa perspectiva podría decirse que Frank Turner es quien gana por puntos este entretenido combate.

Los primeros en saltar al ring son NoFx. La banda impregna de un aire ska a ‘Substitute’ y ‘Thatcher Fucked The Kids’, aprieta el acelerador con ‘Worse Things Happen At Sea’ y ‘Ballad Of Me And My Friends’ y se muestra bastante fiel a la original en la hímnica ‘Glory Hallelujah’ hasta que acelera en su parte final como diciendo ‘eh, que somos NoFx’.

Por su parte, Turner sale con fuerza ‘Scavenger Type’ sacando chispas de las guitarras acústicas, antes de transformar ‘Bob’ en una balada irlandesa con armónica y todo. Aunque la mayor sorpresa llega con ‘Eat The Meek’, presentada aquí sobre una línea de bajo a lo kraut-rock y unas guitarras atmosféricas, pese a conservar intacta la melodía de voz del estribillo. Arriesgada y brillante. ‘Perfect Goverment’ podría colar como un tema propio de ese folk pop que tan bien se le da, mientras que ‘Falling In Love’ llega aquí como un lamento folk que nada tiene que ver con cómo la escuchamos en So Long & Thanks For All The Shoes.

Lo que también pone de relieve el disco es que a pesar de que tengamos a Fat Mike por un descerebrado interesado en las drogas y el S&M, y a Turner por un tipo más intelectual y sensible, ambos comparten el aprecio por ofrecer unas letras trabajadas e inteligentes con un toque de humor negro y conciencia política. Y que al final, una buena canción lo es se toque como se toque siempre que se haga con la actitud adecuada.

JORDI MEYA