Inicio Opinión No vuelvas por aquí

No vuelvas por aquí

ESCALERA HACIA EL SÓTANO - La columna de Gonzalo Puebla

No es nada nuevo que no veamos cada año, pero en las últimas semanas se han anunciado los regresos de My Chemical Romance, Rage Against The Machine, The Black Crowes y Mötley Crüe. Como es obvio, los numerosos seguidores de todas estas bandas han recibido la noticia con alegría. Personalmente, lamento decir que no la comparto en su totalidad.

Porque es cierto que cada grupo es un mundo y tienen sus motivos personales para volver. Pero si quieren que les diga la verdad, a mi todo este asunto de los eternos retornos me empieza a cansar. Sobre todo cuando se hace bastante evidente que el único motivo para ello no es otro que la pasta.

Supongo que estaréis pensando: “bueno, es que todos vuelven por el dinero”. En el 99,9% de los casos es así, cierto. Y no necesariamente me parece algo malo. Cada cual se tiene que ganar el sueldo (o sueldazo) como buenamente pueda y/o quiera. Tratándose de súper estrellas del rock, comprendo que tienen divorcios que pagar e hipotecas de mansiones que saldar. Pero, desde mi punto de vista de humilde plumilla, creo que toda vuelta debería estar respaldada por ‘algo más’.

Soy el primero en reconocer que he disfrutado muchísimo con la posibilidad de ver de nuevo a algunos de mis grupos favoritos u otros que incluso no tuve la oportunidad de hacerlo cuando estaban en activo. Pero pasado ese efecto primerizo de euforia, creo que la bandas deberían plantearse qué es lo que realmente pueden ofrecer al público más allá de un mero ejercicio de nostalgia continua. 

Pongamos de ejemplo mismamente a System Of A Down. Desde que en 2010 anunciaran su regreso no han dejado de girar intermitentemente cada cierto tiempo. Hace unos años les tuvimos en el Download de Madrid y el próximo verano pisarán Viveiro para una nueva edición del Resurrection Fest que ya ha agotado los abonos con su anuncio. Eso sí, sin canciones nuevas de por medio. Y ahí está a mi juicio el principal problema. El no justificar artísticamente de algún modo que el grupo sigue vivo. Los armenios vienen jugando al gato y al ratón con la posibilidad de un nuevo disco que según va pasando el tiempo parece cada vez más improbable. Mientras tanto, siguen haciendo caja interpretando sus viejos clásicos.

En el lado contrario tendríamos a Refused, precisamente uno de los comebacks más criticados de los últimos tiempos. Pero independientemente de la controversia que desataron en su momento, los suecos han demostrado que siguen siendo una banda creativamente viva. Con dos nuevas obras en el mercado (mejores o peores, eso ya es otro debate), que además se atreven a defender en directo con uñas y dientes, han dejado claro que no quieren vivir únicamente de las rentas del pasado.

En mi opinión, creo que todo aquel que quisiese regresar a la palestra debería estar obligado a hacer algo similar. Veremos si los mencionados anteriormente al comienzo de este artículo tomarán el mismo camino o se dedicarán a pasar religiosamente el cepillo. Sinceramente, dudo que lo primero pueda llegar a suceder. 

A los miembros en activo de Rage Against The Machine no les iba nada mal con Prophets Of Rage, pero en cuanto Zack De La Rocha ha decidido que quería su trozo del pastel, no han tardado en poner la maquinaría (del dinero, la de la rabia ya se verá…) en funcionamiento. Los casos de los Crowes y los Crüe tienen todavía más guasa si cabe. Con cruces de declaraciones durísimas entre los hermanos Robinson (quienes al final han prescindido de los antiguos miembros de la formación), y hasta contratos firmados asegurando que no volverían jamás en el caso de los reyes de Sunset Strip, quienes fieles a su estilo no han dudo ni un segundo en pasárselo por el arco del triunfo.

Curiosamente, creo que My Chemical Romance serán los únicos que en un futuro próximo podrían entregarnos nueva música. Aún son jóvenes y ninguna de sus carreras en solitario ha acabado de despegar, así que puede que la química entre ellos (nunca mejor dicho) resurja tras una primera gira. El tiempo dirá si los demás hacen lo propio, pero de no ser así, les cantaría a todos ellos lo mismo que Tom Petty a Alicia en el genial videoclip de ‘Don’t Come Around Here No More’: “sea lo que sea que estés buscando, no vuelvas más por aquí”.